Doblete de Loeb, punta de Al-Attiyah

9

LIMA, 11 ENE
Sebastian Loeb se adjudicó hoy la quinta etapa del Rally Dakar, segunda para el piloto francés en esta undécima edición en Sudamérica que se desarrolla totalmente en suelo peruano.
Loeb impuso el ritmo a bordo de su Red Bull-PH-Sport, cruzó la meta con un tiempo de cuatro horas, 56 minutos y 34 segundos y superó por 10’22» al qatarí Nasser Al-Attiyah, que manda en la general de autos con Toyota.
El ganador del Dakar en 2011 y 2015 se había adjudicado la primera y la cuarta etapas, entre las cuales festejaron Loeb (segunda) y Stephan Peterhansel, que festejó en la tercera con Mini y lo escolta en la clasificación a 24’42 de distancia.
El «Señor del Dakar», así bautizado por ser el más laureado en la historia de esta agotadora competencia con 13 coronas (seis con motos y siete en autos), no tuvo un buen comienzo en esta edición, pero recuperó terreno y va por más.
Hoy, el francés finalizó cuarto, a 26′ 09″ de su compatriota y ganador de una etapa que acortó su recorrido original de 345 kilómetros de especial (sobre un total de 776 kilómetros) entre Moquegua y Arequipa por precaución debido a la niebla.
Delante de Peterhansel completó el podio de la jornada el español Nani Roma (Mini), que terminó a 24’04» del vencedor y ocupa también el tercer puesto en la general, pero a 34’33» del líder qatarí.
En motos, el británico Sam Sunderland conquistó la etapa a bordo de su KTM con un crono de cuatro horas, 11 minutos y 48 segundos gracias a la bonificación de 10 minutos que recibió por haber socorrido al portugués Paulo Goncalves.
El piloto de Honda sufrió una durísima caída en el kilómetro 155 de la especial y debió abandonar la competencia con un golpe en la cabeza y una supuesta fractura en la mano derecha, aunque sin riesgo para su vida.
El gesto de Sunderland, que había finalizado en el decimocuarto puesto, le permitió desplazar de la cima en esta etapa al francés Xavier de Soultrait, de Yamaha, que debió conformarse con el segundo puesto al cerrar a 3’23» del inglés.
Sunderland está ahora a sólo dos minutos de la punta que ocupa el estadounidense Ricky Brabec (Honda), quien cerró la jornada en el undécimo puesto, y por delante del chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna), tercero en la general a 2’52».
«Goncalves tuvo la mala suerte de caerse y yo me quedé con él para acompañarlo durante un largo rato. No sabía cuánto tiempo había estado parado y por eso ataqué a fondo en el final del tramo», explicó Sunderland, ganador del Dakar en 2017.
«Este es apenas el quinto día de competencia y hasta ahora todo fue realmente duro, pero creo que nos esperan etapas tan complicadas como esta», agregó el británico, que había cerrado detrás de su compañero austríaco Matthias Walkner.
El estadounidense sabe que es escasa su ventaja en la general, donde el argentino Kevin Benavides marcha sexto también con Honda y a 9’01» del líder, pero mañana disfrutará de su condición en la primera jornada de descanso de este Dakar.
Lo mismo podrá decir el argentino Nicolás Cavigliasso, quien tras adjudicarse su tercera etapa en esta edición se afirmó en la punta de la general en cuatriciclos, con casi 50 minutos de ventaja sobre su compatriota Jeremías González Ferioli.
Tercero en la clasificación del Dakar marcha el también argentino Gustavo Gallego, a una hora, cinco minutos y 26 segundos de distancia del líder, repitiendo en el podio de la general los mismos puestos que ocuparon en la etapa.
En camiones, el ruso Eduard Nikolaev, ganador de las últimas dos ediciones tras su primera victoria en 2013, se adjudicó con Kamaz la tercera etapa en este Rally con un registro de cinco horas, 53 minutos y 33 segundos.
A sus espaldas cerró la jornada con la misma marca su compatriota Dmitry Sotnikov al que aventaja por 11’54» en la clasificación general, donde el también ruso Andrey Karginov, ganador del Dakar en 2014 marcha tercero a 16’45» del líder.