MAR
ENE
16
Opinion

CUANTO  QUEREMOS A “TARIJA”

 

Es común escuchar a los políticos y autoridades de nuestro departamento, decir “Queremos a Tarija”, “todo lo que hacemos es por Tarija”, y uno se pregunta dónde está tanto  cariño que ellos expresan por “Tarija”, los  tarijeños y no tarijeños que vivimos en este hermoso suelo sentimos que tanto desborde de cariño  está siendo desviado a alguna otra parte y no precisamente a nuestro terruño, porque cuando uno quiere a una “persona”, hace todo lo posible para que sea feliz y viva contenta. Los políticos y autoridades de nuestro departamento estarán poniendo de su parte  todo su accionar para que  en “Tarija” estemos todos contentos y felices?

El sentimiento de muchos es que, los políticos y autoridades  departamentales, no quieren tomar  decisiones por el temor a equivocarse, se están cuidando para no perder votos y poder llegar con alguna posibilidad al 2019 y 2020 y los vemos en permanente campaña, como si mañana fueran las elecciones, lo que les importa es su figura y el de su partido, por lo tanto los intereses del departamento estarán inexorablemente postergados hasta esas fechas.

“Ellos” no van a asumir ninguna responsabilidad trascendental para solucionar todos los temas pendientes, porque saben que las soluciones irremediablemente  tienen que venir vía gobierno central y temen que ese acercamiento les signifique pagar facturas en sus repostulaciones, porque en Tarija una manera fácil de ganar elecciones y descalificar al oponente, es tildarle de  “Masista” o “traidor a Tarija”.

A “ellos” no les interesa la corrupción, el cierre de empresas, la falta de pago a las empresas constructoras y comerciales por parte de las entidades públicas, el desempleo, la escasez de oportunidades para nuestros jóvenes y la pobreza en general en la cual se desenvuelve nuestra gente, “ellos” están preocupados más por su futuro que el futuro de “Tarija” y se contentan con echarle la culpa al gobierno central (que también tiene su responsabilidad) y para justificar su inoperancia “ellos” han encontrado una buena fórmula, atacar y responsabilizar de todos los males tarijeños al gobierno central. “LA OPOSICIÓN CUIDA SIEMPRE DE PEDIR LO QUE ESTÁ SEGURA DE NO OBTENER, PORQUE SI LO OBTUVIESE DEJARÍA DE SER OPOSICIÓN” ALPHONSE KARR

Y uno se pregunta porque no se realiza un acercamiento sincero, honesto y de respeto con el Gobierno Central (sin hipotecar nuestros principios ni claudicar en nuestros valores democráticos que nacen del sentimiento del pueblo tarijeño)  para lograr la cooperación que todos estamos esperando, y poder  salir de la crisis en la cual vivimos, será que ese camino no le conviene a los políticos de turno para sus futuras aspiraciones?. “EL POLÍTICO PIENSA EN LA PRÓXIMA ELECCIÓN, EL ESTADISTA, EN LA PRÓXIMA GENERACIÓN”.

¿Porque  uno siente la necesidad de postularse a un cargo político?, acaso no es para servir  al pueblo antes que a su partido político, entiendo que para postularse a un cargo el medio es hacerlo a través de un partido político, pero quien lo vota, es el pueblo, entonces la autoridad debe responder a ese pueblo con prioridad, buscando solucionar sus problemas y si para ello hay que hacer concesiones que puedan afectar el futuro político de uno, hay que hacerlo. ¿ ACASO NO VALE LA PENA HACERLO “POR EL CARIÑO Y  ENGRANDECIMIENTO DE  NUESTRA QUERIDA  TARIJA”?.

No entendemos el enfrentamiento y confrontación que se da entre los políticos y autoridades, sus apetitos personales sobresalen a los intereses de Tarija, muchos carecen de principios morales, ya que si no consiguen prebendas de sus partidos, cambian rápidamente de camiseta y no solo eso, sino que arremeten con furia contra quienes fueron sus correligionarios y  aliados, sin importarles el caos político que están generando, donde desgraciadamente el gran perdedor es el pueblo tarijeño.. A NUESTROS POLÍTICOS LES FALTA HUMILDAD Y LES SOBRA SOBERBIA.

Han propiciado “ellos” una gran brecha entre los partidos políticos y la ciudadanía, ese desencuentro y el no comprometerse con los intereses de Tarija a provocado un total desaliento de la clase política, irrita y molesta escucharlos todos los días, con un discurso de confrontación y odio entre ellos, no quieren reconocer sus errores ni perdonar el de los demás, no han tenido la capacidad ni la generosidad de renunciar a sus posiciones personales y partidarias, para dar lugar a un proyecto “TARIJEÑISTA”, que todos estamos anhelando para salir de esta terrible crisis. Nunca más apropiadas las palabras de NELSON MANDELA cuando expresaba “EL PERDONAR NO ES UN REGALO QUE DAMOS A LOS DEMÁS, ES UN REGALO QUE NOS DAMOS A NOSOTROS MISMOS, EL PERDONAR LIBERA EL ALMA. ELIMINA EL MIEDO. EL RESENTIMIENTO ES COMO TOMAR VENENO Y ESPERAR QUE ESTO MATE A TUS ENEMIGOS. MIENTRAS SALÍA DE MI CELDA Y CAMINABA HACIA LA PUERTA QUE ME LLEVARÍA A LA LIBERTAD, SUPE QUE SI NO DEJABA MI AMARGURA Y MI ODIO DETRÁS, AUN SEGUIRÍA EN PRESIÓN”

Solo nos queda la esperanza que nuestros políticos y autoridades cambien de parecer para darle a Tarija una ilusión,  Parafraseando a MARTIN LUTHER KING diríamos “TENGO UN SUEÑO, UN SOLO SUEÑO, SEGUIR SOÑANDO, SOÑAR CON UNA TARIJA SIN CONFRONTACIÓN, SOÑAR CON UNA TARIJA UNIDA, SOÑAR CON UNA TARIJA PRÓSPERA, SOÑAR CON UNA TARIJA CON IGUALDAD PARA TODOS, SOÑAR CON UNA TARIJA CON FUTURO PARA TODOS SUS HABITANTES  Y OJALÁ YA NO TUVIERA NECESIDAD DE SOÑARLOS”.

 

Carlos Cabrera Iñiguez

Docente universitario

 

 

Opinion

MIL PALABRAS (102)

 

LIBERANDO A LARRY

Lo he conseguido. Primero me di de baja de Twitter-tampoco era de los tuiteros compulsivos, ni mucho menos-y ayer fue el turno de Facebook; conservo WhatsApp por la comodidad que supone contar con un sistema de comunicación telefónica y mensajería vía internet de carácter global y mucho más barato. En resumidas cuentas, me he alejado definitivamente de las redes sociales y de algún modo, que ahora resulta gratificante reconocer, soy libre.

Atrás queda el impulso matutino de repasar las redes, ese territorio acotado por millones de personas interesadas en decir algo de sí mismas y, naturalmente, recibir el premio del reconocimiento de otras en forma de “me gusta” a cualquier publicación, desde la foto de la mascota recién comprada, pasando por un plato favorito en un restaurante de moda o aquel viaje a las playas de arena blanca de Punta Cana para que conste en el inventario de una vida que sólo se justifica a partir de un post. Eso es lo que han conseguido Zuckerberg y compañía: simplificar la existencia de las personas. Y eso son las redes sociales, un aparentemente simple entramado de relaciones interpersonales, amigos y amigas que fueron, son, y sólo la Providencia sabe si serán, pero que en el fondo del asunto es el mayor registro global de la historia de seres humanos en un mismo espacio etéreo, a saber la denominada nube digital.

Por eso decidí dar un paso al costado. A nadie le importa si me he comprado un gato gordo y de pelambre roja llamado Garfield o almorcé capelletis con carne estofada en Papa John’s o pasé la Navidad pasada en Barcelona con mis parientes; tampoco es asunto mío que un amigo o amiga, o lo que sea, estrene un apartamento en Kensington Gardens o el alcalde de Tarija registre el mayor número de tuits del departamento. Nada de eso es noticia, pertenece al ámbito privado y es ahí donde debe quedarse sin que nadie tenga el derecho de entrometerse opinando, insultando o simplemente agradando. Tampoco me importa si usted lee esta columna en la edición impresa de El Periódico o en la digital donde le puede dar “like” o no; me interesa que me lea, simple y llanamente y de ser así, que quien suscribe haya conseguido hacerle pensar o generar algún tipo de reacción sea favorable o no. Pero no pierda su tiempo rastreándome en la red social porque no pienso volver.

Más difícil será convencer a mi hijo adolescente. Aunque en reiteradas ocasiones he tratado de explicarle la importancia de la intimidad, él cree-como su generación de “millenials”-que el conocimiento está concentrado en ese universo digital y que cualquier persona que sepa leer y escribir tiene, puede y debe expresarse en libertad diciendo lo que le venga en gana. No seré yo quien le niegue ese derecho; pero como padre es mi obligación recordarle que la vida es muy corta y que no hay don más preciado que ésta. No hace falta, por lo tanto, que la divulgue y comparta con millones de usuarios en busca de una justificación para llenar un vacío interno. Pero eso son cosas mías. Muy mías. De momento, ya dejé libre a Larry, el pajarito.

 

Opinion

MIL PALABRAS

UN PUENTE LEJANO

Es posible que el puente 4 de Julio sea necesario; ello justificaría el precio de la consultoría de 250 mil bolivianos. Probablemente la obra tenga cierto parecido con el puente Sagasta, en Logroño, La Rioja, España. Es necesario, por supuesto, que todo esto sea motivo de debate en el Concejo y que alguien le pregunte al alcalde, Rodrigo Paz, los alcances de sus proyectos urbanísticos empezando por el mástil de la bandera y terminando con el puente. De ser así, todos los tarijeños y tarijeñas sabrán de qué se trata todo este embrollo que tanta polémica causa y que quizás (siempre hay un “quizás”) no responde más que a ese defecto tan nuestro de ser el perro del hortelano.

  Tarija, es así. Criticamos por exceso o por defecto, buscando la paja en el ojo ajeno en vez de proponer con la suficiente claridad alternativas de solución a los problemas que nos aquejan. Esto me recuerda un proverbio árabe, palestino para más señas que reza: “Quien quiere hacer algo, encuentra el medio; quien no quiere hacer nada encuentra una excusa”. Tal cual. 
  Eso no quiere decir que el burgomaestre cuente con una patente de corso. Paz tiene la obligación de, insisto en ello, explicar, ser preciso y ante todo transparente. Para ello debe convocar al pueblo a través de sus instituciones vivas (juntas vecinales y Comité Cívico) y exponer cuál es su concepción de la Tarija de hoy, un municipio que pretende ser “inteligente” pero que antes, si se me permite decirlo, debe afrontar problemas mucho más acuciantes como el crecimiento desordenado de la mancha urbana, el acceso a servicios básicos, el caótico transporte público y la alarmante inseguridad ciudadana. Resuelta esta realidad tocará, ahora sí, pensar en puentes, jardineras y espacios verdes que son tan necesarios como imprescindibles. 

 La cuestión, me pregunto, es si Rodrigo Paz y su Gobierno municipal están aplicando un plan maestro para una ciudad que ha dejado de ser con el paso del tiempo un remanso de paz y tranquilidad. Lejos quedan aquellos días de subdesarrollo y felicidad cuando sus habitantes están alarmados por las señales inequívocas de evidente desconexión entre Alcaldía y ciudadanos. El hijo del expresidente de la República se enfoca en soluciones cosméticas que quedan muy bien en los videos institucionales, pero de momento no ataca los asuntos de fondo. No es un tema de capacidad, ni mucho menos. Se trata saber rodearse de profesionales que entiendan que el concepto de desarrollo no se circunscribe a una obra, sino a un plan trazado desde una perspectiva técnica y humana sostenible en el tiempo. 

  Pero los tarijeños también debemos entender que la inacción es sinónimo de lasitud y nadie en su sano juicio quiere que la casa se quede sin barrer; atacar al alcalde de forma sistemática por deporte es injusto hacia alguien que asume la responsabilidad de llevar las riendas de un municipio que históricamente ha servido a terceros. La gestión de Rodrigo Paz no es modélica, pero es la que hay y a día de hoy es la que triunfó en las urnas, detalle que lejos de ser una garantía de solvencia al menos supone un merecido voto de confianza hasta que culmine.     

Opinion

​4 cosas que Evo tomó de la democracia y que ahora no quiere soltar

Por Raúl Peñaranda U

Ya es común ver como el presidente Evo Morales, y sus principales asistentes, critican las bases de la “democracia neoliberal”. Morales llegó a decir, por ejemplo, que la separación de poderes es un “invento del imperialismo”, para “favorecer a la derecha”.

Pero ese “sistema neoliberal” y ese “invento del imperialismo” le dio por lo menos cuatro importantes derechos al Presidente y al MAS, que ahora no le quiere devolver a los bolivianos. Veamos:

1.- Libertad de prensa: durante años, antes de su Gobierno, Evo Morales gozaba de una gran presencia en los medios privados. Sus protestas, bloqueos y otras formas de acción política eran difundidas por los periodistas sin mayores inconvenientes. No había marcha, huelga de hambre o discurso parlamentario de Morales que los medios no difundieran. El caso de Álvaro García Linera es igual de claro: participaba dos veces por semana en el programa El Pentágono, en un canal dirigido por los hoy “neoliberales” Carlos Mesa y Mario Espinoza. García Linera, además, era invitado frecuente de muchos otros canales y radios.

Esa libertad de prensa, de la que se aprovecharon Morales, García Linera, y muchos de sus más cercanos servidores, hoy está en riesgo. La han puesto contra la pared mediante acoso verbal y judicial, asfixia económica y la creación de un poderoso entramado de medios paraestatales.

2.- Separación de poderes: Mal que mal, la justicia funcionaba. Con todas sus fallas, la separación de poderes era una realidad. El hecho de que Eduardo Rodríguez hubiera sido presidente de la Suprema demuestra que el sistema de partidos tenía una mejor intención que los masistas para conducir a la justicia. En ese marco, el Parlamento elegía también a los miembros del Consejo de la Judicatura y al Tribunal Constitucional. Este último, mostrando su independencia y no su sumisión, como la ostenta ahora, emitió un fallo en el que le devolvió sus sueldos devengados a Morales como parlamentario (después de su errada expulsión) y lo repuso en el cargo.

Esa separación de poderes, de la que se aprovechó el Presidente, es ahora negada al resto de los bolivianos. El Gobierno controla en realidad tres órganos del Estado: el propio Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial. Solo el poder electoral mantiene todavía su autonomía (lo que no es poco).

3.- La alternancia en el poder: Calificada como una “creación de la derecha”, la alternancia en el poder les permitió a Morales y García Linera, precisamente, llegar al poder. Sin “alternancia en el poder” estos dos personajes hubieran seguido uno como líder sindical y el otro como académico (hasta que se hubiera descubierto que mintió sobre su título académico). O sea que esa “creación de la derecha” en realidad les sirvió como escalera para llegar al poder.

Actualmente esa característica democrática está en riesgo. El fallo del TCP que autoriza la reelección indefinida, más el control de casi todas las entidades estatales, el acceso a recursos públicos ilimitados para uso político propio, el control de los medios y la coacción política, están poniendo en riesgo la alternancia en el poder. Eso, además del rasgo antidemocrático intrínseco de Morales. Muy poca gente cree que, por las buenas, entregue la banda presidencial.

4.- El voto popular: Gracias a importantes victorias electorales, Morales y sus asalariados se encaramaron en el poder. Tenía que ser así. El voto popular es sagrado, debe respetarse cuando se da en igualdad de condiciones y bajo el estado de derecho (no al estilo de los Castro, los Obiang o los Mugabe). Las victorias de Morales fueron incuestionables. Tenía que llegar a la presidencia.

Pero el voto popular que encumbró a Morales y su entorno ya no vale. El MAS, nada menos, anuló todo un evento electoral, el del referéndum del 21 de febrero, en el que votaron cinco millones de personas. ¿Cómo se puede simplemente eliminar una votación? ¿Se imaginan que Rodríguez Veltzé hubiera anulado los comicios de 2005 para evitar la llegada de Morales al poder? El voto del 21F decidió que Morales y sus subalternos debían dejar el poder en 2020, que ya no podría candidatear para un cuarto mandato. Pero, sin chistar, eliminaron esos cinco millones de votos. Como ya dije en otra ocasión, es lo mismo que el “Mamertazo” de 1951, cuando Mamerto Urriolagoitia anuló las elecciones de ese año. Y ya se sabe que ese evento aceleró la revolución de 1952.

Nos equivocamos todos quienes creíamos que el MAS jugaría siempre con las reglas de la democracia, como se equivocaron los que creyeron que Hugo Chávez y Nicolás Maduro aceptaría esas normas. Existen nomás ideologías que se sirven de las libertades democráticas para luego violarlas para eternizar en el poder a sus agentes.

Todavía es pronto para saber si la fortaleza cívica de los bolivianos les permitirán a Morales y sus adjuntos salirse con la suya. Para volver al ejemplo de Urriolagoitia, se debe recordar que, tras anular el voto de 1951, pasó de inmediato al exilio. Se fue en tren hasta Puno y, de ahí, a Europa. En ese tiempo no había helicópteros en Bolivia…

Extraído de Erbol. 

Opinion

​Reordenamiento comercial: Santa cruz lleva la posta, Tarija se aplaza

A principios de 2017, la concejal Angélica Sosa, lanzó una frase temeraria en santa cruz. “A partir de 2018 no existirá un solo comerciante ambulante”. Quienes conocemos Santa cruz sabemos que uno de los puntos flacos de la ciudad es el creciente comercio informal, sumado el caos vehicular y la inseguridad. Existen calles que fueron completamente cerradas y aceras sepultadas, a favor de la vorágine del informalismo. Dicha frase, en ese entonces, no la creía ni el más optimista de los cruceños. Hoy varios podemos tragarnos nuestras palabras y aplaudir sus acciones.

Todo cambio este último bimestre y las promesas se hicieron realidad. Se construyeron enormes infraestructuras comerciales, de enorme inversión, exclusivas para el comercio informal. Se construyeron mercados mayoristas. Mercados minoristas, que no solo tomaron en cuenta a los antiguos comerciantes, sino con la capacidad de albergar a los informales y darles un puesto con estabilidad. Se mejoró los accesos viales a los mercados para que no existan trancaderas (muy habituales en la ciudad). Se invirtió en seguridad, iluminación y parqueos. Se firmó acuerdos con las principales cadenas de supermercados y restaurantes para que solo adquieran productos de los mercados mayoristas. Todo con la finalidad de que una vez concluidos los mercados, los comerciantes ambulantes, no tengan ningún pretexto para no querer ir hasta los mercados.
Por el contrario en Tarija fue diferente. Se construyeron mercados nada funcionales. Con espacios pequeños y solo para los locatarios actuales del mercado, sin tomar en cuenta el crecimiento de comerciantes. La mayoría de mercados se encuentran vacíos por no contar con una política de promoción. Los mercados no contribuyen a fomentar el turismo gastronómico. El municipio no cuenta con un mercado mayorista, donde se pueda adquirir productos al por mayor y directo del proveedor, sin intermediarios. Se ha dejado esa tarea a CRAMA, una institución que solo se ha dedicado a crear un mercado de intermediarios, arrojando  a la calle a los productores, creando inseguridad, insalubridad y malestar en el barrio defensores del Chaco. En Tarija existen 3000 comerciantes informales (palabras textuales del alcalde) esperando por un puesto y mercados vacíos en casi todos los barrios.

Pero cuál es la fórmula del éxito en Santa Cruz? Si bien todavía falta mucho por hacer, la clave es la elaboración de un “plan de ordenamiento de mercados”. Ordenamiento que antes nadie se había atrevido a llevar para despejar las calles. Luego de inaugurar en días pasados su mercado mayorista, hasta la fecha no permitió el ingreso de minoristas, menos informales. Recuperó cientos de hectáreas, donde se habían asentado mercados ilegales. La intendencia, guardia municipal y a policía procedieron a despejar las calles y destruir las precarias infraestructuras ubicadas en terrenos municipales y al decomiso de mercancía de quienes no respetaban las leyes. Bajo la lógica de, ¿Qué pretexto puedes tener para permanecer en la calle, si tienes un mercado al cual ir a vender?

En Tarija por el contrario se hicieron los mercados solo para quienes ya tenían un puesto. No se pensó en el crecimiento del comercio. Se denuncian, desde las sombras, a clanes que no permiten que nuevos vendedores ingresen al mercado. Se construyeron campos feriales para la venta, pero en una absurda decisión se siguen autorizando las ferias en todos los barrios. El mayor de los retrocesos se dio estos últimos días cuando se autorizó tres ferias navideñas en las calles tarijeñas, como si no existiera ningún mercado, ni mucho menos un campo ferial adecuado para estas actividades. 
Para recapitular un poco, opino, al igual que toda la población, que es momento de crear un plan municipal de ordenamiento de mercados y comercio en la ciudad de Tarija. Un plan que permita fomentar los mercados existentes y crear nuevos donde realmente haga falta. Un plan  que permita vender al comerciante de manera digna dentro de un mercado, evitando quedarse en la calle. Despejar las calles y aceras en beneficio del peatón. Recuperar espacios invadidos por comerciantes en beneficio de la población.  Estos son procesos que vale la pena observar y copiar para la mejora de nuestra ciudad.  
Jhonny Fernández

Activista, escritor, maestro

Opinion

​Gran campaña “Corresponsabilidad en la planificación de la familia, vasectomía sin bisturí” 

Esta campaña tiene como propósito  promover la igualdad de derechos  y la equidad porque la planificación  familiar  es una responsabilidad compartida entre la pareja.

CIES  ofrece nuevas alternativas para los hombres la VASECTOMÍA SIN BISTURÍ es un método de planificación familiar  definitivo, sencillo y seguro. Esta campaña tiene como objetivo central hablar de equidad y justicia de género, que los hombres asuman la responsabilidad de la planificación familiar y que no sean las mujeres solamente las responsables de planificar cuántos hijos queremos tener y si queremos tener hijos o no”.

La vasectomía es un procedimiento medico ambulatorio  se la realiza en 15 minutos  es indoloro (anestesia local), no causa efectos secundarios  es un procedimiento rápido, sencillo y seguro    consiste en seccionar o ligar los conductos deferentes a nivel escrotal de manera tal de impedir el paso de los espermatozoides. 
Una vez realizada la vasectomía el líquido que se expulsa en la eyaculación (semen) conserva su aspecto habitual y sus mismas características pero no contiene espermatozoides. La vasectomía no afecta los testículos, ni la producción de hormonas, por lo que tampoco afecta la capacidad de erección, no interfiere en  las relaciones sexuales ni en  el placer. 
 El optar por esta  cirugía es formar parte  de la  responsabilidad en la anticoncepción, convirtiéndose  es un acto de amor, de respeto y de solidaridad para con las mujeres.

La eficacia de este método es aproximadamente entre 98 y 99 % 

Los criterios de elegibilidad para el uso del método: 

– No desear tener más hijos en el futuro

–  Tú y tu pareja están de acuerdo en que su familia está completa y no desean tener más hijos.
–  Desear disfrutar del sexo sin provocar un embarazo.

–  La salud de tu pareja se vería amenazada por un futuro embarazo.

– Tú y tu pareja tienen inquietudes acerca de los efectos secundarios de otros métodos.

– Deseas evitar la cirugía de esterilización tubárica y el costo de esta cirugía a tu pareja (la esterilización femenina es más complicada y costosa).

Cuidados posterior a la cirugía 

Usar preservativo durante  las siguientes   30 eyaculaciones  o por  3 meses luego del procedimiento debido a que existe la posibilidad  de que haya espermatozoides en la vía seminal  lo que puede derivar  en un embarazo en la mujer.

Realizar un control a la semana del procedimiento.

Dentro de los 2 o 3 días  de realizado el procedimiento el paciente puede tener relaciones sexuales  con uso del preservativo.

La campaña  se realiza el  7, 8 y 9 de Diciembre, en la Clínica  Modelo CIES  Salud  Sexual y Salud Reproductiva  ubicada en la  Calle Bolívar entre Santa Cruz y Méndez Nº476 el horario de atención es de 8:00 a 12:00 y 14:30 a 18:30, las personas  interesadas deben presentarse en la Clínica al área de consejería.

El personal les inscribirá y les dará la información correspondiente sobre el procedimiento médico. Si está interesado pasar a la consulta donde se hace un examen físico y el médico le asigna exámenes de laboratorio, en el marco de las políticas sanitarias de salud vigentes en el país. Luego se programa la fecha para someterse a la técnica de vasectomía sin bisturí.

A las primeras 25  personas  se les realizará  gratuitamente  la cirugía.
Lic. Giovanka Carla Lizón Navarro

Orientadora CIES TARIJA 

Opinion

En nombre del progreso

 

Por Ramón Grimalt

En una ocasión el filósofo francés Pierre Joseph Proudhon escribió “La demagogia es la hipocresía del progreso”, refiriéndose con absoluta claridad al ejercicio de la política relacionada con el crecimiento económico o más bien a quienes se vanaglorian de que un sistema político sustente los fundamentos del desarrollo económico cuando en realidad es a la inversa. Esto se desprende del reciente Foro de Países Exportadores de Gas celebrado en Santa Cruz y que acabó convirtiéndose en una cumbre de estados con un interés común, a saber, liberarse de una buena vez del dogal de la dictadura de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) que marca el precio del gas en función al precio del crudo, hecho que a todas luces condiciona sus decisiones energéticas a corto plazo.

Por supuesto desde el Gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS) se ha vendido el relato del “carácter trascendental del encuentro”, recordándose que gracias a la adecuada política y gestión de nuestros recursos naturales el país atraviesa por un periodo de estabilidad económica que permite mirar al futuro con esperanza. Ciertamente el mérito del presidente Evo Morales y compañía ha sido saber leer adecuadamente el contexto económico regional-crisis y recesión- y administrar las arcas del Estado con eficiencia y eficacia a través de medidas que poco o nada tienen que ver con el socialismo que pregonan sus amplificadores mediáticos. En otras palabras, el MAS  es socialista y antiimperialista en los papeles que soportan su discurso pero neoliberal en la gestión de la economía, lo que, dados los resultados evidentes, no puede considerarse un reproche sino todo lo contrario.

Es ahí, precisamente, donde se ingresa en el siempre pedregoso terreno de la demagogia como sinónimo de política, en particular porque desde la nacionalización de los hidrocarburos el Gobierno siempre ha concentrado su atención en ampliar la frontera de la exploración sin tomar en cuenta una de las aristas de la Constitución que es la protección y preservación de sus recursos naturales.

Partamos del concepto extractivista preconizado por el Estado boliviano desde sus orígenes hasta la fecha para comprender que la lógica de la economía pasa, inevitablemente, por la explotación de la tierra hasta que no dé más como sucedió con el Cerro Rico de Potosí o esas minas saturadas de socavones donde se consume la voluntad de cientos de bolivianos y bolivianas. Pero además, Bolivia es un país que no ha sabido-ni pretendido-diversificar su matriz económica. Primero fueron el oro y la plata, luego el estaño y ahora el gas, verdadera panacea del desarrollo que vivió su auge y por consiguiente bonanza en la década 2006-2016 y que ahora atraviesa por un momento de incertidumbre e indefinición debido a esa indexación al volátil precio del petróleo.  Ante esta situación queda claro que la estabilidad del país reside en la capacidad que el Gobierno tenga para desarrollar su política energética sin tomar en consideración  factores colaterales como el medio ambiente y los derechos de los pueblos originarios, justificándola de “necesaria para el progreso”. Claro que hay tantas definiciones de “progreso” que es muy difícil quedarse con una que no violente los derechos del otro, sobre todo cuando quien ejerce el poder sabe que la clave de este negocio es no mirar al costado ni por un momento. El resto dependerá, naturalmente, de quien pague la factura.