SAB
JUL
21
Opinion

Hiperlíderes: El exceso en la política

Vivimos tiempos confusos y convulsos, un espacio para estadistas y, también, para deformaciones y excesos en la manera de entender el poder.
Por Antoni Gutiérrez-Rubí
El maestro y referente Peter Drucker afirmaba: «Administrar es hacer las cosas bien; liderar es hacer las cosas correctas». El líder se autolimita, el hiperlíder ejerce su poder sin −casi− contrapesos y, en muchos casos, en sociedades poco vigilantes, o fuertemente condicionadas, donde la denuncia pública del exceso acarrea incluso un riesgo personal.
La política democrática corre el riesgo de sucumbir a la irrupción y la consolidación de líderes, pontífices o monarcas, como Vladímir Putin, que administran su poder con una potencia autorreferencial que hace imposible la concepción de un poder compartido, condicionado o limitado. Esta deriva debilita nuestra cultura democrática y la sustituye por la de la audiencia, el mercado o el dominio. La democracia, así, se convierte en un ritual hegemónico del poder, no en una construcción democrática del poder.
Estas serían algunas de las características del hiperlíder:
1. La simplificación del pensamiento.
«Si la única herramienta que se tiene es un martillo, se pensará que cada problema que surge es un clavo», Mark Twain. Simplificar lo complejo es una tentación constante de estos modelos de liderazgo, para ofrecer la solución −su solución− como única alternativa. Reducir lo complejo a binario impone un marco mental de «a favor o en contra» (del líder), sin matices, sin gama de grises. Tan binario como falso, tan binario como autoritario.
2. La emocionalidad política.
«Ignorar las emociones es un problema, sublimarlas hasta el paroxismo es explosivo en política»
«Lo importante es transformar la pasión en carácter», Kafka. El hiperlíder canaliza las emociones en marca personal, en estilo. Las propias y las del humor social. Esta tentación pasional inhibe un modelo de liderazgo argumentado y sereno. Donald Trump es un exponente de esta característica. Todo se convierte en químico y agitado, en pasión política, no en razón política. Ignorar las emociones es un problema, sublimarlas hasta el paroxismo es explosivo en política.
3. La política como genialidad.
«Un hombre de genio toma sus fallas como errores y, voluntariamente, los transforma en portales de descubrimiento», James Joyce. La tentación hacia la pulsión genial, al instinto, al trazo…, reduce la política al gesto, invalida la ponderación equilibrada. La evaluación es sustituida por la inspiración acrítica. El follow me se convierte en la consigna, la orden y el argumento de poder.
4. La política esteticista.
El hiperlíder convierte la política en efecto, en destello que lo ilumine. El culto por el ritual, la liturgia, la escenificación, es una condición escénica para su ejercicio. Lo vimos, por ejemplo, en la toma de posesión de Emmanuel Macron. Dominio visual y ambiental, como parte de una seducción de las voluntades o una dominación de las discrepancias. La escena convertida en espacio sacro, en iglesia. Esta obsesión estética y visual esconde una fascinación por el poder icónico, marmóreo. El poder deviene escenario con espectadores, en lugar de ciudadanos.
El liderazgo es una virtud, el hiperliderazgo un problema.

Opinion

Revolución y tecnología en el compromiso de la fundación policial

Por CNL DESP Gustavo Félix Garnica Peñarrieta
Director Nacional de Interpol Bolivia

Gracias a la tecnología, la policía tiene ante sí un brillante futuro, y no sólo porque pueda buscar sospechosos en Google. Hay otras dos tendencias, menos visibles, que tratan de hacer todavía más fácil y efectivo su trabajo, pero a costa de suscitar unos espinosos interrogantes a propósito de la privacidad y las libertades civiles.
La primera es que la actividad de la policía, como tantas otras en esta época de “big data”, está siendo repensada sobre la expectativa de que un mayor y más profundo análisis de información acerca de delitos del pasado, combinado con sofisticados algoritmos, puede predecir los del futuro. Esta es una práctica conocida como “patrullaje por predicción” y, aunque sólo tiene unos pocos años de antigüedad, muchos profesionales la ven como toda una revolución del trabajo policial. La policía boliviana se encuentra entusiasmada con ella
Lo que atrae de la idea del “patrullaje por predicción” es que es mucho mejor prevenir un delito antes de que se produzca que llegar después y ponerse a investigarlo. De manera que, aunque los policías puedan no sorprender a un delincuente en acción, su presencia en el lugar adecuado y en el momento oportuno ayude al menos a disuadirle que actúe. Esa lógica parece tener solidez.
Luego está el problema de los delitos no denunciados. Mientras que la mayoría de los homicidios son denunciados, muchas violaciones y acosos domésticos no lo son. A pesar de la ausencia de esas denuncias, la policía sigue desarrollando maneras de informarse cuando algo extraño ocurre en los vecindarios de su jurisdicción.
Si para predecir delitos futuros y guiar el trabajo policial solamente se utilizan datos sobre delitos que han sido denunciados, algunos tipos de delitos pueden quedar completamente fuera de estudio, y por lo tanto sin perseguir.
Por supuesto que la policía ya está estudiando las redes sociales en busca de señales de malestar. Pero, a diferencia de Facebook, no ven el panorama en su conjunto: las comunicaciones privadas y las acciones “silenciosas”, sobre qué vínculos se hace clic o qué páginas web se abren, son invisibles para ellos. Además, si bien la policía necesita una orden para evaluar los datos privados de alguien, Facebook puede buscar los datos de sus usuarios cuando quiera hacerlo. Desde la perspectiva de la policía, podría ser realmente ventajoso tener a Facebook haciéndole todo ese trabajo, ya que las investigaciones que realiza Facebook no tienen que pasar por el juez.
La propuesta de una actuación policial por predicción podría ser real, pero también peligroso. La policía necesita someter sus algoritmos al escrutinio externo y corregir sus sesgos. Las redes sociales necesitan establecer unos estándares claros de cuánto hay de actuación policial predictiva en lo que realmente hacen y hasta dónde quieren llegar en la reproducción del perfil de usuarios.
Aunque Facebook pueda ser más efectivo que la policía en la predicción del delito no se le puede permitir que asuma esas funciones policiales sin que observe también las mismas reglas que dejan claro lo que la policía puede y no puede hacer en una democracia. No podemos sortear los procedimientos legales y subvertir las normas democráticas en nombre de la eficiencia.

Opinion

La Habana-Cuba: XXIV Foro de Sao Paulo

Por: Nelson Aguilar Rodríguez, de Izquierda ex dirigente MAS Cercado.
Resumen: Con la presencia de los presidentes de Cuba, Miguel Díaz-Canel; Venezuela, Nicolás Maduro; Bolivia, Evo Morales; y El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, asistieron al Palacio de Convenciones de La Habana a la sesión final de la vigésimo cuarta edición del Foro de Sao Paulo , que duro tres días (15-16 de Julio/2018), con la asistencia de más de 625 delegados de partidos, movimientos políticos de izquierda y 168 organizaciones populares de toda América Latina y la presencia de 51 países (América Latina, Asia, África y Europa).En este contexto, los delegados y delgadas e invitados e invitadas al XXIV Encuentro del Foro de Sao Paulo, desde La Habana, Cuba, en representación de América Latina y el Caribe, de Asia, África, de Europa y América del Norte.
1. Convocamos a fortalecer el movimiento mundial en defensa de la Paz. La realidad impone sumar fuerzas para presionar, por todos los medios posibles.
2. Advertimos que los representantes del gran capital transnacional – gubernamentales y privados, militares y económicos, mediáticos e ideológicos – están operando con niveles de concertación superiores a los que conocemos. Concluimos, por tanto, que se impone un ejercicio práctico del internacionalismo mutuo entre todas las fuerzas de izquierda de América Latina y el Caribe, Asia, África, Europa y América del Norte.
3. Observamos con preocupación cómo la derecha imperial opera de forma concertada en el Consejo de Seguridad de la ONU; a favor del sionismo en Medio Oriente; para cercar militarmente a Rusia en Eurasia; para impedir que la República Popular China, en Asia, continúe su avance como potencia económica mundial con propuestas de paz y cooperación; para destruir, en América Latina, los proyecto de justicia social, democráticos y de internacionalismo latinoamericano y caribeño que impulsan nuestras fuerzas políticas; y para fragmentar el Caribe mediante distintas fórmulas, incluidas las coloniales como Puerto Rico.
4. Ratificamos la vigencia de las siguientes causas y líneas de actuación reivindicadas por el XXIII Encuentro del Foro de Sao Paulo, efectuado en Managua el pasado año:
– Convertir la defensa de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), mayor acontecimiento unitario de los últimos 200 años, en objetivo político prioritario a promover por todos nuestros partidos, movimientos sociales y populares, desde cada escuela, universidad o espacio de creación intelectual. Sembrar la idea integracionista en la conciencia de nuestros pueblos, ya de por sí será un avance frente a la política divisionista impulsada por los Estados Unidos y sus aliados. Confiamos en el valor de las ideas justas: aseguremos que ellas sean escuchadas por cada uno de los gobiernos de Nuestra América.
– Transformar en objetivo de toda la izquierda y de los sectores patriotas y demócratas de América Latina y el Caribe, la defensa intransigente de los presupuestos de la Proclama de América Latina como Zona de Paz.
– Repudiar el militarismo nacido de las entrañas del Imperialismo, que carece de límites y de escrúpulos, es una necesidad política, ligada a la sobrevivencia de nuestros pueblos. Dar forma concreta a este repudio, en cada acción política cotidiana, es una cuestión de principios que ratificamos.
– Rechazar de forma enérgica, la idea absurda e inadmisible de que esta región del mundo pertenece a las élites de poder de los Estados Unidos o de cualquier país del mundo. Que cada día sea para la Casa Blanca un recuerdo concreto de lo afirmado por la II Declaración de La Habana: “… esta gran humanidad ha dicho ¡Basta! y ha echado a andar. Y su marcha de gigantes ya no se detendrá hasta conquistar la verdadera independencia…”.
– Concertar en cada espacio internacional que lo permita, por encima de diferencias subalternas de tipo nacional o sectorial, toda acción que debilite los niveles de dominación y hegemonía de los Estados Unidos en nuestros países, es esencial y posible. El Imperio ha optado por priorizar los componentes de la guerra cultural y de símbolos. Rescatemos, como respuesta ofensiva, las tradiciones de libertad de cada uno de nuestros países. Honremos a los que las forjaron. Impidamos que la banalidad cultural del Norte que nos desprecia, se imponga sobre la rica historia de los países que representamos.
– Conocer con rigor cómo está desarrollando la derecha internacional sus planes de desestabilización, contra las experiencias de gobierno y populares de carácter emancipatorio en América Latina y el Caribe, constituye una necesidad de primer orden. Ello será más eficaz si creamos un sólido sistema de intercambio de informaciones y experiencias colectivas. El Foro de Sao Paulo puede jugar en este campo un papel central, en particular haciendo esfuerzos en la formación política.
– Al igual que los delegados al XXIII Encuentro de Managua, por entender que se trata de causas vigentes:
– Reafirmamos la importancia del acercamiento y la acción concertada entre la izquierda de Europa y la de América Latina y el Caribe. Nos comprometemos en esta nueva etapa a tornar más sistemático y eficaz la acción antiimperialista unitaria entre ambas regiones. El PIE y el Foro de Sao Paulo están en condiciones de posibilitar este objetivo.
– Denunciamos, esta vez con razones adicionales, el papel injerencista de la OEA, que sigue siendo utilizada por el gobierno de los Estados Unidos como su Ministerio de Colonias. La actuación de su secretaría general, marcada por una despreciable supeditación a los intereses de la Casa Blanca, así lo prueba todos los días. La OEA, junto al Grupo de Lima, constituyen los Caballos de Troya actuales contra la unidad latinoamericana y caribeña. Hagamos todo lo posible para impedir que continúen su avance destructor.
– Condenamos la guerra no convencional y de amplio espectro, aplicada por el imperialismo yanqui y sus aliados europeos, latinoamericanos y caribeños contra la Revolución Bolivariana. Esta se ha convertido para la Casa Blanca en el objetivo estratégico inmediato a derrotar. Sea para nosotros, por tanto, el objetivo mayor de solidaridad en estas circunstancias. Como hace un año atrás, en Managua, el Foro de Sao Paulo se mantiene en estado de alerta y en sesión permanente de solidaridad internacionalista contra la intervención internacional hacia Venezuela.
– Mantenemos intacta la solidaridad con lo(as) argentinas(os) y brasileñas(os), hondureñas(os) y paraguayas(os) que se resisten a aceptar el retroceso al neoliberalismo en sus respectivos países, luego de experiencias de gobierno que, por caminos propios, buscaron el crecimiento económico, la mejor redistribución de la riqueza, la garantía de derechos sociales, la ampliación de la participación popular y la democracia, asegurar la soberanía nacional y fortalecer la integración regional en el ámbito de los BRICS, todo para combatir las desigualdades sociales, regionales y de género, el racismo, o que, simplemente, retaron por su política exterior la lógica hegemonista de la política exterior de los Estados Unidos.
– Reafirmamos nuestra absoluta convicción de apostar por la paz, en concordancia con la Declaración de la CELAC, que en enero de 2014 declaró América Latina como zona de paz. Por eso, respaldamos el pedido de las fuerzas políticas y sociales de Colombia para que el gobierno colombiano cumpla con la implementación de los Acuerdos de la Habana, mantenga abierto el proceso de diálogo con el ELN y de pasos certeros para acabar con el asesinato de ex combatientes y líderes sociales, políticos, ambientales y defensores de DDHH. Denunciamos las acciones de la ultraderecha nacional e internacional para boicotear la Paz. Es evidente que la Casa Blanca, el sionismo internacional y las fuerzas más retrógradas del continente, persisten en lograr que los grupos oligárquicos de Colombia sigan siendo tropa de choque a favor de los intereses transnacionales en América del Sur. Es vital la lucha contra esta estrategia, que ya colocó a uno de los países de la CELAC como miembro de la agresiva OTAN.
– Rechazamos de forma enérgica la política intervencionista de los Estados Unidos en los asuntos internos de la Nicaragua sandinista, país en el que se está implementando la fórmula que viene siendo aplicada por el imperialismo norteamericano a los países que no responden a sus intereses hegemónicos, causando violencia, destrucción y muerte mediante la manipulación y la acción desestabilizadora de los grupos terroristas de la derecha golpista, que boicotean la búsqueda del diálogo, el cual constituye el mejor camino para superar la actual crisis y alcanzar la paz, lo que es indispensable para la continuación del proceso de transformaciones sociales impulsado por el FSLN desde el gobierno presidido por el Comandante Daniel Ortega y que ha reducido de manera notable la pobreza y la desigualdad social en ese hermano país.
– Nos solidarizamos con el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional y con el gobierno del compañero presidente Salvador Sánchez Cerén, que enfrentan con energía la guerra mediática, la guerra jurídica, el boicot económico y otras formas de desestabilización, y nos comprometemos a acompañarlos como observadores internacionales en la elección presidencial del 3 de febrero de 2018.
– El XXIV Encuentro del Foro de Sao Paulo convoca y alienta a Bolivia y Chile a encontrar, cuidando las sensibilidades de ambos países, una salida al enclaustramiento marítimo boliviano en base al diálogo y el derecho internacional, y que contribuya a una verdadera integración de nuestros pueblos.
– Renovamos el rechazo del Foro de Sao Paulo a la política de la Casa Blanca, que criminaliza a los emigrantes latinoamericanos y caribeños y, de manera particular, a los hermanos centroamericanos. Un mundo sin fronteras y con ciudadanía universal es el norte de nuestra lucha emancipadora.
– Rechazamos cualquier forma de racismo, intolerancia y discriminación. Impulsamos el ejercicio pleno de los derechos económicos, culturales, sociales y políticos de las mujeres, y la eliminación de la cultura patriarcal.
– Demandamos la retirada de las fuerzas de la MINUSTAH que, siguiendo un mandato del antidemocrático Consejo de Seguridad de la ONU, mantienen ocupado Haití desde hace más de una década.
– Condenamos el narcotráfico, el tráfico de personas y el terrorismo, y denunciamos la doble moral de un sistema que dice combatir al crimen organizado, mientras protege a sus grandes promotores y principales responsables. Defendemos el cultivo legal y el uso tradicional benéfico de la hoja de coca.
– Proclamamos el acceso al agua como derecho humano y los demás bienes comunes (tierra, aire puro, energía etc.,) luchamos contra la depredación del medio ambiente, la amenaza a la biodiversidad y al ecosistema en general.
– Apoyamos las exigencias de los pequeños Estados insulares del Caribe a ser resarcidos por los daños humanos de la esclavitud y a acceder a recursos que permitan su resiliencia frente al cambio climático.
– Demandamos el levantamiento incondicional, total y definitivo del bloqueo económico, financiero y comercial del gobierno de Estados Unidos contra Cuba, y la indemnización al pueblo cubano por los daños y perjuicios causados por más de medio siglo de agresiones de todo tipo.
– Exigimos la devolución al pueblo de Cuba del territorio ocupado por la ilegal base naval estadounidense en Guantánamo.
– Apoyamos el reclamo histórico de Argentina sobre la soberanía de las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur.
– Exigimos la eliminación de todas las bases militares estadounidenses que existen en la región (77en total, que junto a la IV Flota, cubren todo el espacio regional), y de todas las bases militares extranjeras de cualquier país, dondequiera que se encuentren.
– Defendemos los derechos y las culturas de los pueblos originarios y afrodescendientes, y asumimos sus luchas para la restitución y ejercicio pleno de sus derechos históricos.
– Demandamos la descolonización total del Caribe y apoyamos de manera particular la independencia de Puerto Rico, al conmemorarse el 25 de julio de 2017, ciento veinte años de la invasión militar estadounidense contra esta nación caribeña. Asimismo, nos pronunciamos por la eliminación de toda forma de coloniaje y neocoloniaje.
– Respaldamos, en apego a la autodeterminación de los pueblos, la postulación del presidente Evo Morales para las elecciones de 2019, y rechazamos los planes desestabilizadores impulsados por la derecha de ese país, la OEA y la embajada de Estados Unidos.
– Exigimos la libertad inmediata de Lula, después de una condena y prisión sin pruebas y el derecho a ser candidato presidencial en las elecciones de octubre en Brasil, respetándose la voluntad de la mayoría del pueblo brasilero. Lula Live! Lula Inocente! Lula Presidente!
5. Como hace un año atrás, ratificamos que América Latina y el Caribe siguen en pie de lucha!. Y mantienen la decisión de actuar con optimismo, decisión y mayor sentido unitario.
¡Hasta la Victoria Siempre!,….Venceremos.

Opinion

Revolución y tecnología en el compromiso de la fundación policial

Por CNL DESP Gustavo Félix Garnica Peñarrieta
Director Nacional de Interpol Bolivia

Gracias a la tecnología, la policía tiene ante sí un brillante futuro, y no sólo porque pueda buscar sospechosos en Google. Hay otras dos tendencias, menos visibles, que tratan de hacer todavía más fácil y efectivo su trabajo, pero a costa de suscitar unos espinosos interrogantes a propósito de la privacidad y las libertades civiles.
La primera es que la actividad de la policía, como tantas otras en esta época de “big data”, está siendo repensada sobre la expectativa de que un mayor y más profundo análisis de información acerca de delitos del pasado, combinado con sofisticados algoritmos, puede predecir los del futuro. Esta es una práctica conocida como “patrullaje por predicción” y, aunque sólo tiene unos pocos años de antigüedad, muchos profesionales la ven como toda una revolución del trabajo policial. La policía boliviana se encuentra entusiasmada con ella
Lo que atrae de la idea del “patrullaje por predicción” es que es mucho mejor prevenir un delito antes de que se produzca que llegar después y ponerse a investigarlo. De manera que, aunque los policías puedan no sorprender a un delincuente en acción, su presencia en el lugar adecuado y en el momento oportuno ayude al menos a disuadirle que actúe. Esa lógica parece tener solidez.
Luego está el problema de los delitos no denunciados. Mientras que la mayoría de los homicidios son denunciados, muchas violaciones y acosos domésticos no lo son. A pesar de la ausencia de esas denuncias, la policía sigue desarrollando maneras de informarse cuando algo extraño ocurre en los vecindarios de su jurisdicción.
Si para predecir delitos futuros y guiar el trabajo policial solamente se utilizan datos sobre delitos que han sido denunciados, algunos tipos de delitos pueden quedar completamente fuera de estudio, y por lo tanto sin perseguir.
Por supuesto que la policía ya está estudiando las redes sociales en busca de señales de malestar. Pero, a diferencia de Facebook, no ven el panorama en su conjunto: las comunicaciones privadas y las acciones “silenciosas”, sobre qué vínculos se hace clic o qué páginas web se abren, son invisibles para ellos. Además, si bien la policía necesita una orden para evaluar los datos privados de alguien, Facebook puede buscar los datos de sus usuarios cuando quiera hacerlo. Desde la perspectiva de la policía, podría ser realmente ventajoso tener a Facebook haciéndole todo ese trabajo, ya que las investigaciones que realiza Facebook no tienen que pasar por el juez.
La propuesta de una actuación policial por predicción podría ser real, pero también peligroso. La policía necesita someter sus algoritmos al escrutinio externo y corregir sus sesgos. Las redes sociales necesitan establecer unos estándares claros de cuánto hay de actuación policial predictiva en lo que realmente hacen y hasta dónde quieren llegar en la reproducción del perfil de usuarios.
Aunque Facebook pueda ser más efectivo que la policía en la predicción del delito no se le puede permitir que asuma esas funciones policiales sin que observe también las mismas reglas que dejan claro lo que la policía puede y no puede hacer en una democracia. No podemos sortear los procedimientos legales y subvertir las normas democráticas en nombre de la eficiencia.

Opinion

Entre justos y pecadores

Por Ramón Grimalt
Acabo de llegar de Cochabamba. Fui a producir un documental sobre la campaña ME IMPORTAN de Aldeas Infantiles SOS que, por cierto, tiene que ver con el tratamiento que los periodistas y medios de comunicación realizamos sobre las niñas, niños y adolescentes en diferentes situaciones de vulnerabilidad, que algún día le contaré con más detalle. En fin, visité la zona sur, el distrito nueve, uno de los bolsones de pobreza estructural del país, donde la mayoría de las viviendas no está registrada en el catastro, falta agua potable y alcantarillado y la violencia intrafamiliar es moneda corriente. Para hacerlo corto y preciso: se trata de un retrato de esa Bolivia invisible que sólo es noticia cuando un golpe mal dado, al influjo de una tutuma rebosante de chicha, acaba en un cementerio o en un hospital en el mejor de los casos.
Lo cierto es que uno no es de piedra y, la verdad, quedé muy impresionado. En medio del infierno, allá donde el exalcalde José María Leyes sólo llega con una gigantografía que no cabe ni por asomo en una mochila china, me encontré con historias de superación personal que consiguieron sensibilizarme aún más con la problemática de cientos de niñas, niños y adolescentes con un pasado turbulento, un presente complicado y un futuro incierto. Ellos, de algún modo, son conscientes de ello; sin embargo, mire usted por dónde, alguno tiene la voluntad de salir del arroyo y luchar a brazo partido contra viento y marea. No daré nombres, por supuesto, pero conocí una joven de dieciséis años que atiende a seis hermanos trabajando a destajo; una mujer de veinte que se levanta a las cuatro de la mañana para cocinar platos típicos que vende en un puesto callejero y que en su momento le permitieron pagar la deuda contraída por un rufián que la abandonó y un hombre, viudo de una mujer alcohólica, que se enfrentó a su propia desgracia para recuperar a dos de sus hijos después de diez años en un hospicio. Cada uno de ellos, es la prueba fehaciente de que es posible creer en una segunda oportunidad.
A ver, esto no se trata de un discurso motivacional, de esos de Paulo Coelho y esa vaina de tener fe en la humanidad. Usted como yo sabemos que estamos rodeados de verdaderos hijos de puta dispuestos a saltar a la yugular por el simple placer de ver desangrar a su presa lentamente, como suelen hacer las hienas, sólo que a estos bichos los disculpo porque son irracionales, salvo que se demuestre lo contrario, por supuesto. Personalmente he perdido la fe en el ser humano después de pasarme más de veinte años en la trinchera, revolcándome en todo tipo de lodo y materia fecal (los políticos medran aparte, comprenderá usted) para luego contarlo en la tercera edición de un noticiero y así pagar las cuentas pendientes. Pero de vez en cuando me topo de narices con oasis de esperanza, esa gente que llegado el día del Juicio Final, se salvará de la hoguera. Desafortunadamente son un puñado de justos, aquellos que se desmarcan de los pecadores, o sea el común denominador de una sociedad individualista, egoísta y materialista donde el único patrón para mesurar es el volumen de la billetera. La clave está, siempre lo digo y lo escribo, en el olfato para detectar a uno de otro o una de otra, porque la mujer no se salva de la quema. Es muy difícil, se necesita mucho oficio, calle, piedra, lluvia, calor y frío; es preciso conocer la condición humana y tener siempre presente que todos, cada uno de nosotros, venimos de la estirpe de Caín, ese tipo que se cargó a su hermano por envidia y desde entonces cargamos esa culpa que sólo nosotros podemos redimir. Si nos importa hacerlo, claro está.

Opinion

Outsiders II: Pastores y políticos

Por Antoni Gutiérrez-Rubí / Santiago Castelo
Recientemente, en México, se desató una polémica por la aparición de unos panfletos que difaman a la Virgen de Guadalupe, ícono de los católicos mexicanos, y acusan a la Iglesia de ser parte de la «mafia del poder».
Los volantes, que van firmados por la coalición que impulsa a Andrés Manuel López Obrador, ocasionaron un importante revuelo, incluso un comunicado del Episcopado Mexicano. AMLO y su equipo de campaña salieron, rápidamente, a manifestar que desconocían los materiales y acusaron a sus rivales de hacer campaña sucia. «En nuestro movimiento hay católicos, evangélicos y librepensadores», explicó el candidato. La religión se ha colado, definitivamente, en la campaña mexicana. Ya había dado un primer paso en diciembre, cuando el Partido Encuentro Social (PES) —el partido evangélico más importante del país— se sumó a la coalición de AMLO y puso a la religión en el centro del debate público.
Sucede que, en México, la población evangélica ha crecido mucho en los últimos años y ya son más de 10 millones de personas las que se identifican con alguna iglesia protestante. México no es la excepción, sino la regla. En Latinoamérica, según un estudio del Pew Research, la identificación con el catolicismo disminuyó durante las últimas cuatro décadas, pasando del 92% al 69%, mientras que el porcentaje de evangélicos aumentó del 4% al 19%. Se estima que uno de cada cinco latinoamericanos es evangelista.
Otro informe, en este caso de Latinobarómetro, mostraba que la diferencia entre unos y otros se redujo un 22% en poco más de 15 años.
La influencia política del evangelismo se ha puesto en evidencia en el último tiempo: Fabricio Alvarado en Costa Rica, Jimmy Morales en Guatemala, Marcelo Crivella y el creciente poder de la bancada evangélica en Brasil, Gerardo Amarilla en Uruguay o el papel del voto evangélico en el plebiscito colombiano, entre otros tantos ejemplos.
Veamos, a continuación, algunos de sus rasgos característicos y ventajas comparativas:
1. Una agenda conservadora. Los evangélicos, por lo general, defienden el statu quo y se amparan en valores conservadores y en modelos tradicionales de familia. Por ello,suelen oponerse al matrimonio igualitario, a la legalización del aborto, a las leyes de identidad de género, entre otras reformas progresistas. Su incidencia —directa o indirecta— en la política pone a sus causas (o contra causas) en el centro del debate. Por ejemplo, durante la campaña costarricense, Fabricio Alvarado, el predicador que sorprendió a todos al ganar la primera vuelta y poner en jaque al candidato oficialista, no dudó en expresar su absolutorechazo al dictamen de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que exigía a sus miembros reconocer y garantizar el matrimonio igualitario. En Colombia, los movimientos evangélicos levantaron la bandera de la «ideología de género» para oponerse a la distribución de unos manuales sobre diversidad sexual y, después, rechazar el proceso de paz por considerar innecesario y excesivo su enfoque de género.
2. Pragmatismo. No se guían por el eje ideológico tradicional izquierda-derecha, sino que son más bien pragmáticos: votan, apoyan y acompañan a quienes siguen o, al menos, no ponen en peligro su agenda. Así, en Colombia, su voto fue clave en la victoria del «no» en el plebiscito y ahora apoyarán a Iván Duque, el candidato de Uribe; pero en México, como vimos, impulsan a AMLO. En Brasil, solían apoyar a Lula, pero, luego, la bancada evangelista fue decisiva en el impeachment a Dilma Rousseff y hoy están más cerca de Jair Bolsonaro, el candidato de extrema derecha que está segundo en las encuestas.
3. El rol de la familia en campaña. Para reafirmarse en la defensa de estos valores tradicionales, los candidatos evangelistas suelen recurrir a su familia. Por ejemplo, la hija de Alvarado, con tan solo 6 años, se convirtió en un personaje clave de la última campaña costarricense. El vídeo de su canción «Papito» ya ha superado los 24 millones de reproducciones en YouTube (esto es, cuatro veces la población del país). «Mi papi es fuerte, para mí un héroe, me da sin reservas todo su amor. Él es mi maestro, mi más grande ejemplo, me ha enseñado a amar a mi Dios», dice la letra. La música es un elemento esencial en las experiencias espirituales evangélicas.
4. Infuencers pre-Instagram Los pastores son verdaderos influencers en sus comunidades. Son líderes de opinión reconocidos, creíbles, carismáticos y con una notable capacidad de persuasión. Por ello, cada vez más, los políticos —cualquiera sea su religión— se reúnen con ellos para pedirles su apoyo. En Chile, por ejemplo, Sebastián Piñera y Alejandro Guillierdirectamente sumaron pastores a sus comandos de campaña. Años atrás, los candidatos llegaban al público evangélico a través de otro tipo de influencers: estrellas de fútbol, como Bebeto y João Leite, que luego se transformaron en políticos.
5. Competencias mediáticas. La figura del telepredicador nace en Estados Unidos en la década de los años cincuenta y llega a Latinoamérica algunas décadas después de la mano de Edir Macedo, fundador de la Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD). Macedo, en menos de veinte años, construyó un verdadero imperio mediático, con dos periódicos, treinta emisoras de radio y la cadena TV Récord, la segunda red de televisión más importante de Brasil. Los programas de la IURD, pese a su contenido religioso, siguen la receta —estética, dinámica, código— de cualquier show de entretenimiento y se hacen con una audiencia nada despreciable. La consigna «Pare de Sufrir» —que es el título que lleva su programa de televisión más popular— ya está instalada en el imaginario colectivo latinoamericano.
6. Liderazgo carismático. Las iglesias evangélicas son, de alguna manera, escuelas de liderazgo para sus pastores y predicadores, quienes siempre han destacado por su capacidad de oratoria, por sus cualidades carismáticas y por un singular talento para atraer y conectar emocionalmente con sus fieles y discípulos. El movimiento evangélico ha desarrollado, a lo largo de los años, nuevas estrategias proselitistas y una especial capacidad de adaptación y aculturación.
7. Conexión con sectores populares. Las iglesias evangélicas tienen una fuerte presencia en los barrios y sectores populares. Ocupan espacios (físicos y simbólicos) que están desatendidos por los Gobiernos y tejen redes de solidaridad entre la comunidad. Ofrecen un amplio abanico de servicios, desde acceso a la salud y a la educación hasta bolsas de trabajo. Esta llegada a los sectores populares es una de sus grandes ventajas comparativas. Javier Corrales, profesor de Ciencia Política en el Amherst College y columnista en The New York Times, destaca que los evangélicos «están consiguiendo votantes entre gente de todas las clases sociales, pero principalmente entre los menos favorecidos» y así «están logrando convertir a los partidos de derecha en partidos del pueblo».
La influencia de las iglesias evangélicas en la política latinoamericana actual es innegable. También es lógica y justa. Uno de cada cinco latinoamericanos se identifica como evangélico. Sus representantes tienen aptitudes, experiencia y contactos. Un currículum nada despreciable para una política carente de líderes e inmersa en una profunda crisis de confianza y representación. Seguramente, en un futuro no muy lejano, veremos más pastores políticos.

Opinion

MIL PALABRAS

Entre justos y pecadores
Por Ramón Grimalt
Acabo de llegar de Cochabamba. Fui a producir un documental sobre la campaña ME IMPORTAN de Aldeas Infantiles SOS que, por cierto, tiene que ver con el tratamiento que los periodistas y medios de comunicación realizamos sobre las niñas, niños y adolescentes en diferentes situaciones de vulnerabilidad, que algún día le contaré con más detalle. En fin, visité la zona sur, el distrito nueve, uno de los bolsones de pobreza estructural del país, donde la mayoría de las viviendas no está registrada en el catastro, falta agua potable y alcantarillado y la violencia intrafamiliar es moneda corriente. Para hacerlo corto y preciso: se trata de un retrato de esa Bolivia invisible que sólo es noticia cuando un golpe mal dado, al influjo de una tutuma rebosante de chicha, acaba en un cementerio o en un hospital en el mejor de los casos.
Lo cierto es que uno no es de piedra y, la verdad, quedé muy impresionado. En medio del infierno, allá donde el exalcalde José María Leyes sólo llega con una gigantografía que no cabe ni por asomo en una mochila china, me encontré con historias de superación personal que consiguieron sensibilizarme aún más con la problemática de cientos de niñas, niños y adolescentes con un pasado turbulento, un presente complicado y un futuro incierto. Ellos, de algún modo, son conscientes de ello; sin embargo, mire usted por dónde, alguno tiene la voluntad de salir del arroyo y luchar a brazo partido contra viento y marea. No daré nombres, por supuesto, pero conocí una joven de dieciséis años que atiende a seis hermanos trabajando a destajo; una mujer de veinte que se levanta a las cuatro de la mañana para cocinar platos típicos que vende en un puesto callejero y que en su momento le permitieron pagar la deuda contraída por un rufián que la abandonó y un hombre, viudo de una mujer alcohólica, que se enfrentó a su propia desgracia para recuperar a dos de sus hijos después de diez años en un hospicio. Cada uno de ellos, es la prueba fehaciente de que es posible creer en una segunda oportunidad.
A ver, esto no se trata de un discurso motivacional, de esos de Paulo Coelho y esa vaina de tener fe en la humanidad. Usted como yo sabemos que estamos rodeados de verdaderos hijos de puta dispuestos a saltar a la yugular por el simple placer de ver desangrar a su presa lentamente, como suelen hacer las hienas, sólo que a estos bichos los disculpo porque son irracionales, salvo que se demuestre lo contrario, por supuesto. Personalmente he perdido la fe en el ser humano después de pasarme más de veinte años en la trinchera, revolcándome en todo tipo de lodo y materia fecal (los políticos medran aparte, comprenderá usted) para luego contarlo en la tercera edición de un noticiero y así pagar las cuentas pendientes. Pero de vez en cuando me topo de narices con oasis de esperanza, esa gente que llegado el día del Juicio Final, se salvará de la hoguera. Desafortunadamente son un puñado de justos, aquellos que se desmarcan de los pecadores, o sea el común denominador de una sociedad individualista, egoísta y materialista donde el único patrón para mesurar es el volumen de la billetera. La clave está, siempre lo digo y lo escribo, en el olfato para detectar a uno de otro o una de otra, porque la mujer no se salva de la quema. Es muy difícil, se necesita mucho oficio, calle, piedra, lluvia, calor y frío; es preciso conocer la condición humana y tener siempre presente que todos, cada uno de nosotros, venimos de la estirpe de Caín, ese tipo que se cargó a su hermano por envidia y desde entonces cargamos esa culpa que sólo nosotros podemos redimir. Si nos importa hacerlo, claro está.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

Con el fin de proporcionar mayor seguridad, calidad y una mejor experiencia para los usuarios que consumen los productos que comercializan en el mercado San Martín, los comerciantes fueron parte de un taller para mejorar el proceso de preparación de sus productos alimenticios.

RESTA

Los establecimientos educativos son considerados por los padres de familia, como un segundo hogar para sus hijos; sin embargo, en esta semana, dos profesores  fueron acusados por realizar toques impúdicos a sus estudiantes.