MIE
NOV
21
MIE
NOV
21
Editorial

SEGUIMOS COMIENDO Y BEBIENDO NUESTRAS AGUAS NEGRAS

Pasó demasiado tiempo para que se comience a tomar conciencia sobre el tratamiento que se debe dar a los desechos que generamos los seres humanos y el impacto en nuestro entorno, ese mismo que nos sirve de casa. Venimos más de una década hablando de las lagunas de oxidación de San Luis en la ciudad de Tarija, de las decenas de barrios que no arrojan sus aguas negras en ellas sino en cualquier lado, entiéndase quebradas, rios, cárcavas, etc, etc. Casi lo mismo sucede en ciudades intermedias y pueblos del Departamento, Yacuiba no trata bien sus aguas servidas ni su basura, Bermejo está en lo mismo, Villamontes ni que decir y mejor no hablamos de Entre Rios, el Valle o San Lorenzo.

Existen normas que obligan a los gobiernos municipales a definir el manejo de sus residuos sólidos con plazos máximos que, sabemos, no se están cumpliendo. En la ciudad capital, nos dijeron hace tres años que se iniciaría el abandono del botadero de basura en Pampa Galana en doce meses y aún no pasa nada, por lo menos conseguimos que miles de cerdos dejen de alimentarse ahí para luego ser vendidos a la población, asquerosa realidad de alto riesgo para la salud humana. Tan mal estamos que hasta nuestro matadero municipal ha estado arrojando aguas mezcladas con sangre y otros desechos a una quebrada décadas enteras, contaminándola totalmente por la degradación y descomposición natural. Pero como siempre, esas quebradas desembocan en el río Guadalquivir que es el que carga el peso mayor, con sus aguas regamos cultivos de productos que después nos sirven de alimento, terrible círculo vicioso que nos está matando. En este caso también nos dijeron que se estaba implementando una planta de tratamiento pero hasta ahora tampoco hay noticias y la debacle ambiental continúa, silenciosa pero letal, oculta por la inacción de las autoridades y esa extraña complicidad con la negligencia y la postergación. En todos estos ejemplos tangibles y actuales, seguimos preguntándonos…¿ hasta cuándo lo permitiremos?

Editorial

NUESTROS GRANDES BASUREROS

La manera en la que usamos mucho de lo que nos rodea habla por nosotros, dice de nosotros… y no dice bien. El hacer caso omiso a lo que sabemos que está mal nos conduce a tomar decisiones equivocadas. Nuestras quebradas no solo son vivienda para cientos o miles de indigentes afectados por el alcohol, sino también enormes botaderos de escombros que complican la calidad de vida de las personas y dan un muy mal aspecto de la ciudad y sus ciudadanos. Todos estos elementos contribuyen a que cuando el cauce del agua sube, en verano especialmente, las consecuencias sean mayores al arrastrar consigo lo que encuentran trata su paso.

Al no tener donde arrojar los desechos de nuestra vida diaria, elegimos hacerlo en las quebradas que cruzan la urbe, una señal de falta de compromiso con su cuidado y desarrollo. La gran mayoría de ellas no cuentan con avisos prohibiendo depositar basura, aunque no debería ser necesario ante la evidencia de la mala acción. De seguro existen buenos ciudadanos que se preocupan y luchan contra estos malos hábitos pero poco pueden hacer para impedir que sucedan. Es el municipio el que debe ejercer mayor control, en lugares como estos sí se precisan cámaras de vigilancia que identifiquen a las personas o vehículos que transportan los escombros y la aplicación de fuertes multas, además de la exposición pública como una especie de sanción civil. De hecho que es preciso encarar una campaña de concientización, destacando los valores que deben regir el buen funcionamiento de una ciudad y el comportamiento de sus habitantes… en otros lugares no sería necesario, en Tarija lastimosamente si.

Editorial

MÁS PREOCUPADOS POR EL MENSAJERO QUE POR EL MENSAJE

Nos quedamos con sabor a poco cuando escuchamos al alcalde Rodrigo Paz como que responderle al concejal Alberto Valdés sobre sus cuestionamientos a los trabajos de micro asfaltado en diferentes calles de la ciudad de Tarija. Para dejarlo claro, siempre observamos que Rodrigo Paz no de la cara y muestre quién está a la cabeza del municipio en un sin número de oportunidades, ahora no vemos mal que por fin lo haga, por el contrario, saludamos el giro pero si preocupa la forma en que se lo está haciendo.

Es cierto que Valdés planteó sus críticas y que es opositor a Paz, este último en su intervención pareció más preocupado en Valdés como un actor político que en realmente despejar las dudas que este dejó sembradas con sus palabras en el pueblo. Es decir, creemos que el alcalde se preocupó más por el mensajero que por el mensaje, un error al intentar comunicar su gestión, ya que siempre recalca que no está haciendo política y solo se dedica a la gestión… pues bien, más habló como político que como una autoridad concentrada en sus funciones. Rodrigo Paz, en su intento por restarle credibilidad a Alberto Valdés, dijo que la empresa que hace el re asfaltado no es de Tarija pero no aclaró cuál es esa empresa. Mencionó que se ahorra dinero con este sistema que se usa en Buenos Aires y Sao Paolo pero no dijo cuánto. Acotó que se harían más cuadras pero no puntualizó cuantas. Explicó que se hizo una licitación pero no aclaró cuándo y por cuánto fue adjudicada. Los Bs. 4 millones de los que habló el concejal siguen flotando en el ambiente, dando la impresión de que se los está echando a la basura por la supuesta poca durabilidad de este trabajo ya que la capa que se imprime es de solo pocos milímetros. El alcalde, casi a tono de justificación, mencionó que ya antes se contrató una empresa de otro lugar para realizar estas labores, dejando ver entre líneas que en la gestión de Oscar Montes también se lo hizo y no hay nada de malo en eso, mensaje dirigido a Valdés que es justamente de esa línea política. Pero lo peor fue que sugirió que el concejal no entiende de licitaciones y que debería fijarse en cómo se trabajaba hace nueves años atrás en la comuna, una vez más aludiendo a la gestión de Montes y descuidando un pequeño gran detalle… hace más de ocho años y medio atrás, Rodrigo Paz ya era aliado y amigo de Montes, no solo eso, era su concejal, el presidente del Concejo Municipal y por cinco años seguidos… fue la bancada de Montes la que lo eligió en este cargo y le garantizó ocuparlo durante un lustro entero… lo curioso es que Paz también tenía la obligación de fiscalizar al alcalde Montes igual que sus colegas, ¿ lo hizo… lo hicieron?. Entonces, una alusión innecesaria que sabe a faltarle el respeto a la inteligencia de la gente y subestimar su sentido común… no va por ahí.

Editorial

LA MEDIDA ES EL 45%… NADA MENOS

Difícil tarea tienen ahora los asambleístas departamentales porque se insiste por el 45% de regalías de la producción de cada provincia, lo dicen Arce y O’Connor que no se rinden ante la dilatación que les han impuesto en diferentes instancias. Es que para cualquier politico es un tema complicado porque puede hacerle perder votos, dependiendo de su proyección y como nadie sabe dónde terminará mañana, prefieren no ser claros y contundentes al opinar sobre la exigencia de estas dos regiones.

Basta solo usar el sentido común para entender que cada quien debe tener derecho a un beneficio adicional, a una compensación, por la explotación de sus recursos naturales, esa es la base que sostiene el 11% de regalías para los departamentos productores de hidrocarburos… pero lo cierto es que ninguno de ellos, por más pionero o de muchos campos, ha pretendido recibir el mismo porcentaje también del resto, nadie lo hubiera aceptado y si se hubiera planteado habría generado gran convulsión nacional. Es lo lógico, pero en Tarija eso quedó atrás hace mucho, una ley sustenta ese 45% del que goza el Gran Chaco echando mano hasta de lo que no se produce en sus pozos, ese es el meollo del problema, nadie quiere que eso siga pasando porque no se acepta que de lo que se extraiga en otra provincia, el Chaco tenga derecho a semejante participación. Autoridades de esta región esgrimen una serie de argumentos para justificar, desde la postergación y olvido de parte de la capital hasta las luchas cívicas que costaron sangre y sudor a los chaqueños. Solo basta imaginar qué pasaría si algún departamento del país hubiera expuesto lo mismo.

La preocupación de las autoridades departamentales, que solo administran el 55% de los recursos por razones obvias, radica en que si se da vía libre a la pretensión de O’Connor y Arce… pueden quedarse con muy poco que hacer, ni siquiera como simples cajeros distribuidores de los recursos. Es muy cierto que no se puede jugar a que cada quien se lleve lo suyo olvidando el interés general y el bien mayor pero el daño ya está hecho, la medida es el 45% y nadie querrá menos y si se sigue encontrando gas en otras provincias, el fenómeno se amplificará amenazando seriamente no tanto con el desmembramiento Departamental, pero si con la desunión y la distancia entre hermanos.

Editorial

¿ PUEBLO SIN LUZ… PUEBLO SIN AGUA?

La vieja historia de la mala calidad de los servicios básicos en Tarija sigue vigente, en pleno siglo XXI padecemos problemas de hace décadas atrás y aún nadie ha podido responder por qué, claro que la salida fácil es decir que quienes administran empresas y cooperativas no están capacitados para cumplir con sus responsabilidades pero ese no es el camino, han pasado alcaldes, prefectos y gobernadores y continuamos con el lío a cuestas y ni siquiera el que ha escogido la explicación más sencilla se ha convertido en jugador para dejar de ser un mero espectador que solo critica y no contribuye pro activamente.

En el caso del agua potable, si bien las quejas por racionamientos han disminuido, aún continúa la disconformidad en diferentes barrios porque no gozan del servicio las 24 horas del día, tienen agua más horas pero… es en la época de estiaje que más se siente y claro que afecta la calidad de vida de la gente. Navegando en las medias verdades de los políticos de turno, por no decir otra cosa, la población sigue soportando estas limitaciones. Hoy se escucha que el proveedor del servicio de agua potable responsabiliza al que distribuye la energía eléctrica, en otras palabras, Cosaalt a Setar, el argumento dice que si esta última corta la electricidad, la primera no tiene como dar agua ya que las bombas son eléctricas. Hasta ahí se entiende, más si sabemos que se obtiene de pozos subterráneos que no están ligados a un sistema central, pero ya es tiempo de que se rompa esa dependencia tan perjudicial en la que el único que pierde es el usuario. Lo que no significa que no sigamos exigiendo a Setar mejorar su servicio. Cosaalt debe pensar en adquirir algún sistema que le permita generar su propia electricidad temporalmente, no existe razón alguna para no analizar una opción vinculada a la energía solar u otra, debe existir un plan B cuando falla el proveedor, no hacerlo pasa por una actitud negligente. Así dejamos de pasar la “papa caliente” a otro, cuando lo que le importa al pueblo no es quien tiene la culpa sino simplemente no soportar problemas así o sencillamente que la solución sea rápida y oportuna.

Editorial

CUIDADO CON LOS ÁRBOLES DE MUCHOS AÑOS

Es indudable que se trata de una tarea de cuidado que no pasa únicamente por saber por donde comenzar. Se debe identificar las zonas donde estamos más expuestos a sufrir un accidente. En especial todo lo que es la playa de la avenida costanera de la ciudad de Tarija, está llena de vetustos eucaliptos, de raíces no muy profundas y gajos quebradizos que ante el menor ventarrón, se quiebran y pueden dañar seriamente a alguien.También se debe considerar lo que pasa en las plazas, en especial las primeras en ser construidas que también tienen árboles antiguos. Las palmeras de la Luis de Fuentes y los ceibos de la Uriondo, así como los frondosos especímenes de la Sucre.

No se puede olvidar el hermoso ceibo que había en el ex hotel prefectural, que se cayó solo de un momento a otro. La presencia de árboles viejos, de muchos años, si representa un riesgo para la población ya que se vuelven tan frágiles que dejan caer sus ramas y caen hasta ellos mismos sobre las personas y vehículos.

También se debe considerar lo que pasa en las plazas, en especial las primeras en ser construidas que también tienen árboles antiguos. Las palmeras de la Luis de Fuentes y los ceibos de la Uriondo, así como los frondosos especímenes de la Sucre.

No se puede olvidar el hermoso ceibo que había en el ex hotel prefectural, que se cayó solo de un momento a otro. La presencia de árboles viejos, de muchos años, si representa un riesgo para la población ya que se vuelven tan frágiles que dejan caer sus ramas y caen hasta ellos mismos sobre las personas y vehículos.
Es tiempo que el municipio desarrolle una especie de censo de árboles para tener criterios claros respecto a lo que se debe hacer. No se trata solo de derribar un árbol sino que se debe saber cómo hacerlo de la manera más segura. Posiblemente cualquier actividad como la descrita ocasionará la reacción de los medio ambientalistas que, con justa razón, protegen la naturaleza que nos envuelve. Con la eliminación de un árbol se rompe el equilibro ecológico del lugar, por eso se debe entender qué es lo que pretenden quienes están permanentemente cuidando de la naturaleza. Sin embargo, es preciso tomar cartas en el asunto y actuar para no tener que lamentar.

Más bien se podría solicitar la ayuda de los ecologistas para elaborar un plan de retiro de árboles viejos, plantando en su lugar dos o más por cada uno. Sería una interesante manera de reforestar nuestra ciudad y rejuveneces su población arbórea.

Editorial

CRÉDITOS Y MÁS CRÉDITOS, DEUDAS Y MÁS DEUDAS PARA LA CIUDAD

Hemos venido insistiendo sobre la distancia que existe entre la gestión municipal en la ciudad de Tarija y las auténticas prioridades, lo decimos con la mayor buena fe y para nada llevados por malos sentimientos, nuestro apego a la objetividad y el equilibrio nos empuja a tratar todos los temas informativos de igual manera, sin desconocer ni negar que al ser personas, seres humanos y ostentar una individualidad que no se puede esconder, nuestra opinión es eso… “nuestra” y no pretendemos que nadie piense igual.

Hace unos días el Concejo Municipal aprobó un crédito tramitado por el alcalde Rodrigo Paz para construir seis puentes, dimos nuestro criterio y hoy que se pide aprobar otro crédito para construir centros de salud, lo ratificamos… no se está haciendo lo correcto y se está agrediendo la inteligencia de la gente… es sencillo, no se puede entender que se usen recursos propios de la comuna para el mástil millonario (Bs. 5 millones) y se diga a los vecinos de los barrios IV Centenario y San Bernardo que no hay dinero para construirles su postas de salud, ya con estudio a diseño final, por la misma cantidad… creemos que no se puede endeudar a la ciudad para hacer puentes y querer hacer solo uno por casi Bs. 100 millones con recursos propios, según los arquitectos. No se puede tramitar otro crédito para construir centros de salud y seguir adelante con “Ciudad Inteligente”, un muy cuestionado proyecto del que hasta la Gobernación marcó distancia. La contraparte municipal sería aproximadamente de Bs. 45 millones y se quiere seguir adelante aunque sea así. Nosotros nos preguntamos lo que se pregunta la gente… ¿ por qué no usamos los millones que tenemos en nuestras arcas para hacer lo más necesario, lo prioritario?, ¿ por qué no dejamos de lado los Bs. 100 millones del puente 4 de julio y hacemos seis puentes más incluyendo este último pero reduciendo costos, así no nos endeudamos. ¿ Por qué no dejamos lo Bs. 45 millones de Ciudad Inteligente y con eso construimos los centros de salud y así no nos endeudamos?…¿quién le dice a su hijo que no tiene para pagarle la universidad y se compra un auto cero km y saca un crédito para los estudios del hijo?… esa inversión de criterios en las prioridades dejan mucho que desear y permiten sentir la distancia entre lo que precisa la gente y lo que quieren en la alcaldía. Aún hay tiempo de replantear tanta incoherencia, desde el ejecutivo o desde el concejo….

SACA PUNTAS

mas
SUMA

El Gobierno Municipal de Tarija firmó un convenio de cooperación con Word Wildlife Fund (WWF), para fortalecer la gestión ambiental en Tarija.

RESTA

18 estudiantes de la Facultad Técnica Policial denunciaron ser agredidos físicamente por uno de sus instructores.