VIE
ENE
18
VIE
ENE
18
Editorial

CAMINANDO POR LA CIUDAD

A las ideas “brillantes” de algunas autoridades se suma nuestro “maravilloso” aporte de respeto a la ley y al derecho del prójimo, nuestra falta de consideración hacia terceros y el desconocimiento total de las reglas elementales de tránsito ya sea como conductores o peatones. Como hombres de a pie no tenemos el más mínimo problema de cruzar la calle a media cuadra, entre vehículos andando, poniendonos en riesgo y a otros también, el paso de cebra lo vemos más bien como el lugar que “no se debe” usar para llegar a la otra vereda. Detenemos un taxi donde nos conviene ya sea para subir o para bajar, sin considerar que ocasionamos que todo el tráfico se detenga y se genere un efecto multiplicador que “tranca” el área circundante. Lo mismo cuando queremos tomar o bajarnos del micro, tiene que ser donde nosotros queremos y no donde debe ser, en las paradas. Y claro que quien es chofer de estos o de taxis no tiene empacho alguno en romper las reglas instantáneamente, deteniéndose donde le parece sin poner sus luces de estacionamiento, girando inesperadamente sin encender el guiñador anticipadamente, circulando por media calle sin conservar la derecha, en fin, una interminable seguidilla de barbaridades que logran convertir a la ciudad en una olla a presión a punto de reventar.

Quién iba a pensar que llegaría el día en que salir a la calle conduciendo un vehículo sería como introducirse en la mismísima selva, no es exageración, el desorden en el que vivimos es alarmante, por un lado la inexistencia de normas claras que regulen el tráfico vehicular más allá de las básicas que pocos respetan y menos las hacen cumplir. Además, las decisiones que se toman o se dejan de tomar desde el municipio contribuyen a que el caos crezca, el ensanchar las aceras en desmedro del ancho de las calles de manera inconsulta ha producido cuellos de botella no sólo en las intersecciones sino también en cada arteria, una ciudad de cuadras muy cortas sin espacios para parqueos y menos estacionamientos públicos o privados que sirvan para sacar de circulación a motorizados que ante esa falencia no tienen otra alternativa que seguir rodando sin parar ocasionado saturación, ruido, contaminación y sobre calentamiento por mencionar sólo algunos efectos. Decisión bien intencionada diremos que no mereció el aporte de arquitectos, transporte ni nadie que pudiera verse involucrado. Nos queda la preocupación de que a pesar de que sabemos que somos parte importante del caos poco hacemos para vencerlo y cambiar así una realidad que no es la más amable para una ciudad que quiere ser atractiva para el turismo.

Editorial

OTRO FIN DE SEMANA Y EL ALCOHOL PRESENTE

Bolivia ocupa un lugar importante en el ranking de consumo de alcohol en América latina y claro que no debemos sentirnos orgullosos por esos puestos de privilegio ya que sólo reflejan como más bolivianos dependemos del alcohol en diversas situaciones. Los índices de violencia intrafamiliar, de violaciones y abusos contra la mujer, accidentes de tránsito, muertes violentas, suicidios, etc. se elevan y están muy vinculados a la ingesta de bebidas alcohólicas.

Más allá de la claridad de las normas sobre lo permitido y prohibido, lo preocupante es que nadie se ocupa de su cumplimiento, las autoridades encargadas de hacerlo caen en la garras de la corrupción. La educación y conciencia sobre este tema en la población es casi inexistente, el no beber cuando se va a conducir por ejemplo es algo que en Bolivia no se practica y que sólo sucede en países del primer mundo según piensan muchos. Lo que se revela nos obliga a un replanteo urgente de este tema para tener control sobre el y no al revés, como sucede hoy.

El consumo de alcohol esta muy ligado a la vinculación social en nuestro medio, a través del alcohol interactúamos de manera más fluida, podríamos decir entonces que es una especie de facilitador. Casi es impensable en una reunión o fiesta… sin bebidas de por medio, no tiene sentido para muchos, sirve para romper el hielo , para alegrarse, para entrar en calor. Nuestras costumbres son muy fuertes y muchas están ligadas al consumo social, el famoso “te invito” es parte del folclore local reconocido a nivel nacional.

Lo preocupante es que la juventud ha entendido muy bien el rol del alcohol y se inicia en su consumo cada vez a edades más tempranas a pesar de la prohibición legal existente en la venta a este segmento social, cada fin de semana somos testigos de la manera en que se divierten los jóvenes a través del consumo de bebidas espirituosas en exceso, no sólo es preciso ver esta realidad en locales bailables sino tambien en las calles que se han convertido en bares abiertos exponiendo la seriedad del problema.

Editorial

CRECEN LAS DISTANCIAS ENTRE GENERACIONES

Hoy en día, el teléfono celular se ha vuelto casi parte indispensable de nosotros mismos, dejar el celular en casa o en el escritorio del trabajo nos hace sentir incompletos, como que algo importante nos falta, esa conciencia de incomunicación desespera y plantea la dependencia ya instalada. La tecnología avanza imparable con una fuerza incontrolable, imaginar hace sólo diez años atrás que en un teléfono celular podríamos tener acceso a millones de datos de información, a poder utilizarlo como una computadora, como un GPS, como una radio satelital, como un pequeño televisor y como varias otras formas de ayuda y entretenimiento era imposible.

Hay quienes que ya por costumbre están revisando el celular pero no para ver si los llamaron sino para verificar si no tienen mensajes escritos o de voz, para conocer las ultimas noticias o los más recientes chismes a través de las redes sociales que literalmente nos han engullido. ¿Debemos preocuparnos por esa dependencia?, seguro que si, pues en las familias de hoy su influencia es devastadora, disgregadora, se ha roto la comunicacion fluida, se ha quebrado el contacto intimo que fortalece esos vínculos, cada quien esta en su mundillo personal y privado, con la mirada clavada en una pantalla, con el cuello torcido y los dedos ágiles enviando mensajes en una conversación que no tiene nada que ver con la que debería haber en la mesa de un hogar.

Quienes todavía fuimos parte de familias en las que se hablaba, en las que la sobremesa era el mejor momento del día, en las que casi no había nada que nos distraiga, también estamos cayendo en este agujero negro cuando deberíamos ser quienes enseñemos el uso medido y responsable de la tecnología. Hoy en día ya podemos ver que entre los jóvenes se comunican mejor de celular a celular que de boca a oído. Tal vez es un proceso irreversible que también nos consume a nosotros, al que no combatimos y con el que nos dejamos cautivar sin medir las consecuencias. Las nuevas generaciones están creciendo sin esa noción de lo que es conversar y compartir en familia, por tanto jamás la extrañarán y menos valorarán esos espacios, no los conocen, eso es lo que les transmitirán a su vez a sus propios hijos, lo que nos hace prever un futuro donde nadie hable entre si.

Editorial

CARENCIAS EN TIEMPO DE TURISTAS

En otro artículo dijimos que Tarija ciudad y Departamento no ha avanzado en la implementación de condiciones básicas en materia turística porque este tema siempre ha sido utilizado como discurso y nunca definido como una “política de desarrollo”. Si en vez de solo hablar y discursear durante décadas hubiéramos comenzado a actuar no sólo movidos por buenas intenciones y de manera desordenada, sino por el contrario con una base técnica que identifique elementos que nos conduzcan en pos de un objetivo y que estructuremos un plan que respetemos y ejecutemos rigurosamente.

A nuestra ciudad llegan profesionales en diferentes áreas para participar de congresos organizados por los diferentes colegios o sociedades, al parecer nunca nadie investigo porque se decidió que este o aquel encuentro tenga como sede Tarija. Nos sorprenderíamos con las respuestas y eso permitiría tener determinados parámetros para orientar la actividad turística. De igual manera consolidar infraestructura en relación a las actividades más frecuentes que se desarrollan en nuestro medio por parte de los visitantes. En otras palabras, saber que necesitan para que se les provea. En una ciudad de 200 mil habitantes no existe un centro de convenciones con lineamientos internacionales que pueda albergar a conferencistas y oyentes o asistentes. Que cuente con servicios de internet de alta velocidad, video conferencias, telefonia, salas de prensa equipadas, sistemas de audio e iluminación, parqueos, vías de ingreso y descongestion, helipuerto, etc. Es decir, en un país como el nuestro si queremos que gente de otros lados valoren lo que ofrecemos y tenemos, debemos estar preparados para brindarles condiciones similares o mejores que las que tienen en el suyo u otros. Seguir pensando que Tarija será una capital del turismo solo por su clima y su linda campiña es mentirnos, este tema debe ser afrontado seriamente, con verdadero compromiso y de acuerdo a una estrategia establecida.

Editorial

DE CIUDADANO” A POLÍTICO

No es fácil saber que tan sincera es la tan mentada “vocación de servicio público”, estar seguros que quienes se involucran no sólo en política sino en organizaciones o sectores sociales en niveles dirigenciales lo hacen porque sienten que pueden hacer una diferencia y aportar efectivamente a darle rumbo y sentido a esa entidad. O existe cantidad increíble de personas con esa vocación desinteresada o de quienes buscan más que servir llegando a ciertas instancias. Pues la gente se sorprende cuando escucha de las peleas y pugnas internas en partidos y agrupaciones políticas cuando se trata de candidaturas, todos quieren ser candidatos y hacen lo que sea para lograrlo. Pero que difícil es que alguien desconocido se convierta en alguien visible como para ser tomado en cuenta, su nombre y título profesional no sirven de mucho si es que no figuro o figura en algo, como que el sistema obliga a llegar a cierta vitrina para que nos vean y nos tomen en cuenta, siendo un simple ciudadano de a pie casi es imposible que nos consideren por lo menos en espacios comprendidos en una “franja de seguridad”.

Aunque siempre fue así, hoy más que nunca vemos como dirigentes de organizaciones e instituciones se involucran en la política, dejan esas entidades que les sirvieron de plataforma para insertarse en círculos que en apariencia pueden ser más lucrativos si todo sale bien. La Federación de Juntas Vecinales es uno de esos escenarios desde donde se da el salto a la actividad político partidaria, no por nada los dos últimos presidentes han sido tomados en cuenta en las listas del partido del Alcalde, irónicamente la autoridad a la que debían fiscalizar y exigir obras y proyectos en beneficio de los barrios. El comité cívico también es una tarima de la que han surgido políticos influyentes en nuestro medio, para darle sólo unos ejemplos tenemos a Mario Cossio, concejal, diputado, prefecto y gobernador. Óscar Montes, Alcalde durante los últimos 15 años, ambos past presidentes de la casa civica y así podemos ver a otros que llegaron a ser senadores, prefectos, secretarios de la gobernación, etc.

Entonces, sin hurgar más la memoria de la gente, surge la interrogante sobre porqué se lo hace y porqué hay tanta desesperación por ingresar en política cuando se escucha tanto que es tan sucia y donde los principios no existen. Queremos creer que el servicio público viene antecedido de una ola de buenas intenciones tan fuerte que empuja a nobles ciudadanos a lanzarse a arenas movedizas sin la menor previsión ni cuidado.

Editorial

EL ESPEJO RETROVISOR

Mirar atrás no es tan fácil, en especial cuando se trata de nuestras vidas y de como las hemos vivido, cuanto hemos aprovechado y si utilizamos el tiempo para construir mas que para destruir. El medir nuestros logros por la casa o el terreno nuevo, el auto 0 km o una cuenta bancaria más abultada es producto de la tergiversación sobre la que caminamos dejando de lado principios y valores. Lo material se impone hasta en nuestras más íntimas relaciones, esa que debería ser profunda y auténtica…con nuestras familias, lo malo es que somos nosotros los que “materializamos” ese nexo cuando debería ser cultivado íntegramente en el plano espiritual.

Estas fechas por ciertas características son altamente emotivas, uno de los factores que contribuye es aquel que se vincula a esa inevitable necesidad de evaluar lo que se hizo a lo largo de todo un año. El percibir que el tiempo pasa más rápido, que los meses “vuelan”, que lo que nos proponemos se atropella por esa dinámica, nos obliga al replanteo de varios temas y actitudes.

No hemos encontrado todavía la regla con la que podemos medir el éxito que perseguimos, eso depende de qué es el éxito para cada uno de nosotros, en esa medida descubriremos que unos lo lograron y otros no. Puede que nos encontremos con ” exitosos” que tienen problemas para pagar sus cuentas pendientes pero que tienen un tesoro incalculable en el corazón y en sus seres queridos. Habrán otros que seguro acumularon millones pero que pasarán las fiestas en soledad.

Es cuestión de cómo se vea el vaso de agua, medio vacío o medio lleno, eso se llama actitud y sin duda, nuestra actitud en la vida decide cómo encaramos situaciones que complican nuestro día a día y cómo las superamos. Al mirar hacia atrás seguro reconoceremos risas nuestras, de parientes y amigos…para que no olvidemos que hubieron alegrías. Pero lo que también sucederá es que el llanto y las lágrimas que en muchos casos ocasionamos a quienes amamos ahogarán ese instante de recuerdo. Es momento de mirarnos nosotros mismos y no a los otros, debemos medir cuanto dimos más que cuanto recibimos porque si hay una relación que nunca debe ser proporcional es esa. De las buenas experiencias y vivencias quedan los buenos y sanos recuerdos, de lo amargo y duro la resignación y fortaleza aprendida para el resto de nuestros días. Todo sirve, de todo nos nutrimos aunque es más importante cuánto damos y alimentamos a quienes nos rodean, cuánta luz somos capaces de irradiar para cambiar otras vidas.

Editorial

RODRIGO PAZ NECESITA UN GABINETE MÁS POLÍTICO

Le gestión del actual alcalde de la ciudad de Tarija, Rodrigo Paz, entra en su recta final, este que viene es el último año de los cinco y todos los secretarios pusieron a disposición sus cargos hace algunas semanas, como ya dijimos, una actitud positiva para dejar a la autoridad en libertad para decidir qué hacer.

También dijimos en su momento que Paz se equivocó al formar un gabinete con quienes habían acompañado a Oscar Montes en su administración edil, tal vez al principio podía servir para darle continuidad y dinámica pero luego pecó porque se quedó tal cual y no incorporó gente nueva para terminar de marcar su territorio, de ahí muchos problemas y falencias que se reflejaron en estos cuatro años. Ya no es tiempo de querer comenzar a darle la identidad que no se consiguió antes, será una pérdida de tiempo cuando es lo que más necesita al no atravesar por su mejor momento, con su imagen venida a menos por una serie de errores consecutivos por proyectos muy cuestionados y situaciones que no se supieron capitalizar, como el problema con los micros por ejemplo.

A partir de aquí, Paz necesita un equipo que tenga la suficiente experiencia y frescura para empujar sus obras y mostrarlas a la gente, a la vez, ayudarle a hacer política por la reelección que buscará de manera inminente, creemos. Si, precisa más que nunca un gabinete que haga política mostrando gestión y que no sea un lastre, cuando más bien se debe aprovechar cada espacio para intentar recuperar su imagen y la de la gestión en si, que le servirá como carta de presentación para seguir en el cargo luego de marzo del 2020. Suponemos que el alcalde ya está en esa tarea, nada fácil, porque significa que encuentre profesionales que se la quieran jugar el todo por el todo sabiendo que tienen trabajo solo por corto tiempo con el riesgo de quedar marcados si es que hay cambios en la silla municipal.

Editorial

VERANO Y VACACIÓN… SUBEN LOS GASTOS POR LA DIVERSIÓN

En estos tiempos de verano y vacación, cuando llega la familia y los amigos…. los gastos se incrementan y es cuando más nos damos cuentas que la Tarija barata quedó atrás, muy atrás. En el mercado central de la ciudad se encontraba comida deliciosa, limpia y barata, era un atractivo no sólo para los visitantes, sobretodo para quienes ya vivíamos aquí, era una costumbre ir a comer un saice, los choricitos y claro, tomar un combinado… todo con poco dinero. Quienes llegaban de ciudades como La Paz y Santa Cruz pasaban las vacaciones más lindas y baratas, gastaban mucho más dinero que nosotros pues tenían un poder adquisitivo mayor y encima todo les parecía “regalado”, la comida, el cine, el mercado, los helados, el taxi, la ropa, etc. Para quienes vivíamos en esta ciudad todo nos parecía “bien”, o sea, ni caro ni barato, estábamos acostumbrados a vivir así y con eso.

Hoy todo cambio, Tarija ya no es esa apacible urbe donde todo era muy accesible, según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) es una de las ciudades más caras de Bolivia… al parecer la fiebre del gas, el incremento de los ingresos públicos de sus instituciones y sólo Dios sabe que más logró que los precios de casi todo se fueran por lo cielos. Pensar en salir a cenar un día cualquiera implica tener en el bolsillo por lo menos Bs. 300.- y ni que decir si se pretende ir a bailar, Bs. 50 por persona de entrada con derecho ni al saludo del mozo. Si hablamos de inmuebles, lo que sucede en Tarija no tiene explicación alguna, hasta en el área rural ya se venden terrenos por metro cuadrado, en el centro hay que ser millonario para comprar un lote y peor una casa, con $us 10.000.- en el barrio SENAC se compraba un terreno de 1000 mts2, hoy el mismo esta en $us 200.000.- fácilmente. Se desató la fiebre de los “departamentos”, si Ud. encuentra uno de $us 80.000.- …. cómprelo porque para Tarija es un regalo, están por encima de los cien mil dólares americanos y sobrepasan en algunos casos los doscientos mil…es una locura. Conversando con un taxista, concluimos que con los $us 25.000.- o 30.000.- con los que se compraba uno hace anos, hoy con suerte se consigue un anticretico. Y de los alquileres mejor ni hablemos y mire que no estamos hablando de matrículas de colegios y universidades privadas ni de otros casos más porque sería muy extenso el relato.

Editorial

SIN PLANIFICACIÓN NO LLEGAREMOS MUY LEJOS

El desorden urbano se manifiesta de muchas maneras y una de ellas es el caos vehicular que convirtió a esta ciudad en sencillamente “insoportable”. Porque ese caos no se traduce únicamente en los vehículos que transitan por donde quieren, como quieren y cuando quieren inobservando toda norma, sino también en dónde y cómo se estacionan a cualquier hora, porque en el centro de Tarija prácticamente no existen la denominadas “horas pico”, todo el día el desorden prevalece y se impone.

Si no concebimos un plan de ordenamiento del tráfico vehicular con visión de futuro y en coordinación con los involucrados en la temática, no podremos mirar con buenos ojos el rumbo que le han dado a esta capital y menos aplaudir a quienes apuestan por el desorden y la improvisación.

La “maravillosa” idea de ensanchar las aceras o hacer más angostas la calles sin la planificación debida y el impedimento de estacionar en esas mismas arterias, ocasiono que el problema no desaparezca del centro y se traslade cuadras más allá sino que se extendiera sin discriminación alguna, o sea, si antes sólo el casco viejo padecía esta desgracia ahora la comparte con otras zonas y barrios más alejados…se produjo una expansión acelerada del caos citadino. Hoy debemos dar mil y un vueltas para encontrar parqueo, mordiendo los labios de impotencia por lo que han hecho con nuestra ciudad, se ven conos de plástico que “reservan” espacios supuestamente pagados, igual tenemos sillas o cajas que cumplen la misma función, el sentido de propiedad privada de ciertos espacios en las calles ha cundido en muchos de nuestros habitantes que pretenden hacerlo valer a gritos o rayando los vehículos que osaron traspasar los límites que abusivamente fijaron. ¿Qué podemos decir de esas arterias donde los autos se parquean a la izquierda y derecha dejando un peligroso túnel difícil de cruzar?. Nadie hace nada al respecto porque esto sucede cada noche en plena plaza de armas sin que a nadie “se le mueva un pelo”. Ese no importismo es letal para la “ciudad amable” de la que algunos hablan, aleja turistas y ademas influye en el ánimo y carácter de sus habitantes que de ser reconocidos como atentos y respetuosos han pasado a ser considerados agresivos y malcriados en un gran número de casos. Mientras la improvisación sea la regla con la que medimos las necesidades de la ciudad, cada vez más lejos estará el día en que podamos ver una urbe organizada.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

El reconocimiento de la marca Aranjuez con los artistas tarijeños, cuyas composiciones estés plasmadas en las etiquetas de uno de sus vinos más tradicionales como es el Terruño.

RESTA

Los desastres naturales provocadas por las últimas riadas en el departamento, especialmente en la provincia O’Connor.