El reto para Bolivia en 2019 es la Copa América

3

LA PAZ, ENE 01
Antes de pensar en la clasificatorias mundialistas Qatar 2022, el seleccionado boliviano tiene por delante la participación, en junio, en la Copa América Brasil 2019, un país que cuando el fútbol boliviano voltea a mirar saca pecho, porque ahí fue donde escribió un hecho histórico con la conquista de cuatro triunfos, una marca inolvidable en condición de visitante.
El primer semestre del año, a nivel de selecciones, estará marcado por la preparación de los equipos para llegar en las mejores condiciones posibles a la Copa América, un torneo que viene realizándose desde 1916 y que dará un perfil sobre el nivel con el cual llegan los equipos a las clasificatorias mundialistas, a celebrarse desde octubre y con una duración de dos años.
El entrenador César Farías ha trabajado con la Selección Nacional en 2018, pensando en la Copa América, con partidos de preparación fuera del país para que los futbolistas se desempeñen en escenarios extraños con el público en contra; sin embargo, esta labor ha sido envuelta con un manto de incertidumbre cuando dentro del Comité Ejecutivo de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) hay miembros que han abierto la posibilidad de contratar a otro profesional en lugar de Farías, quien tiene respaldo del titular, César Salinas. Sólo falta la rúbrica del contrato para continuar adelante con la labor del venezolano.
Con diez partidos amistosos disputados en 2018, todos como visitante, de los cuales ocho fueron bajo la dirección técnica de Farías (una victoria, cuatro empates y tres derrotas), el Equipo de Todos se ha preparado para la Copa y Farías pidió a la dirigencia utilizar la fecha Fifa de marzo para jugar dos cotejos, realizar micro ciclos en La Tamborada (Cochabamba) y una concentración de 21 días antes del inicio del certamen.
Bolivia comenzó su participación en la Copa América en 1926 con su debut en Chile, donde no obtuvo ningún punto y quedó último. En este certamen, los hechos principales el seleccionado estuvieron en la conquista del título de campeón en 1963 y el vicecampeonato en 1997, ambos en condición de local.
Como visitante, los números han sido contrarios al cuadro verde, salvo en una ocasión: en la edición de 1949 cuando el anfitrión fue Brasil (organizador por tercera vez), donde ante los ojos del Continente, Bolivia ganó cuatro compromisos en siete presentaciones. Hasta el momento no hubo campaña que iguale a supere esa actuación fuera del territorio.
De acuerdo a los datos de esa época, el plantel verde derrotó a: Ecuador (2-0), Uruguay (3-2), Chile (3-2) y Colombia (4-0); pero también conoció la derrota ante: Brasil (1-10), Perú (0-3) y Paraguay (0-7). El equipo estaba dirigido por el entrenador Félix Deheza y entre las principales figuras estaban: Víctor Agustín Ugarte, Vicente Arraya y Mario Mena, por citar algunos.
En ninguna de las dos anteriores versiones de la Copa que tuvo como organizador a Brasil (1919 y 1922) hubo participación de Bolivia. En la cuarta, en 1989, la delegación boliviana asistió al vecino país y regresó sin éxito, debido a que perdió ante Uruguay (0-3) y Chile (0-5), y empató frente a Ecuador (0-0) y Argentina (0-0).