LUN
DIC
10
LUN
DIC
10

La abstención como respuesta





5 diciembre, 2018

Por Ramón Grimalt
Ahora resulta que, por culpa de un manipulador de datos, estoy afiliado a un partido político, PAN BOL, que ni me va ni me viene, ni mucho menos me vendrá. Alguien, una vez más, ha jugado sucio, deslegitimando el irreverente proceso de las primarias del 27 de enero, retratando el accionar deplorable de los partidos políticos y complicando el de por sí difícil panorama del Tribunal Supremo Electoral (TSE) en realidad un barco a la deriva que ha perdido credibilidad.
Todo este pifostio desnuda nuestras vergüenzas de un modo tan repulsivo que ahora mismo propondría una abstención generalizada para castigar a quienes nos utilizan para fines que poco o nada tienen que ver con la democracia. En realidad, ninguno de ustedes, ni usted ni yo, naturalmente, deberíamos participar en alguna convocatoria del TSE y menos de las organizaciones políticas capaces de utilizar datos personales y falsificar firmas con tal de justificar su existencia a partir del número de militantes imprescindible para su reconocimiento como tal.
Mire usted, la abstención es tan democrática como el hecho de participar en las urnas y, aunque quieran convencerlo de lo contrario, no hay nada malo en ella. Bolivia debe ser uno de los pocos países donde sufragar es obligatorio y no hacerlo, sancionable. Esta visión absurda y sesgada de la democracia se fundamenta en la necesidad de apuntalar el sistema a partir de la participación ciudadana; en otras palabras, el voto avala y legitima el accionar político en un Estado de Derecho. Pero cuando éste es susceptible de manipulación, la sociedad civil tiene la necesidad de expresar su descontento y éste, por Dios, consiste en negarse rotundamente a ser el convidado de piedra a una fiesta para el goce exclusivo de un puñado de oportunistas que usan su voto como una vía de acceso directo al poder. Estoy seguro de que me caerán palos de todos lados por escribir esto, pero creo fervientemente que la única opción que tenemos es decirle al sistema que estamos hasta las narices y que entendemos que otro modelo de democracia es posible.
Decía Winston Churchill que la democracia es el menos malo de los sistemas políticos y, de algún modo, tenía razón. En Bolivia hemos padecido los rigores de la dictadura que, bien leída la historia, no puede calificarse de “militar” exclusivamente. Los gobiernos de facto contaban con el respaldo de los partidos políticos que siempre se han acomodado al lado del poder. Incluso el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) se alió en su momento con Acción Democrática Nacionalista (ADN) conformando el Acuerdo Patriótico, dejando en el olvido los “ríos de sangre” con que Jaime Paz Zamora se refería a Hugo Bánzer Suárez. Con estos antecedentes, usted sigue acudiendo a las urnas cuando lo convocan. Me pregunto y le pregunto, obviamente, ¿sabe usted por qué lo hace? Acepto todo tipo de respuestas.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

Como “exitosa” calificaron los artistas que participaron de la  exposición de Salomé Lea Plaza y sus alumnas, una muestra que brindó a los visitantes, una serie de elementos artísticos que tomaron alrededor de unos nueve meses en ser elaborados.

RESTA

De los 11 municipios que tiene el departamento de Tarija,  solo Cercado presentó su plan de emergencia para atender desastres naturales, como incendios o heladas y la capacidad de reacción ante algún problema.