DOM
DIC
16
DOM
DIC
16

Costas justifica disidencia: “El referendo era vinculante”






5 diciembre, 2018

Erbol

El vicepresidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Antonio Costas, explicó en entrevista con ERBOL que su disidencia a la habilitación de Evo Morales se fundamenta en el razonamiento de que el resultado del referendo del 2016 sigue vigente y era vinculante al procesos electoral vigente.

Explicó que había una “colisión normativa”, en la chocaban por un lado el referendo, que ratificó el artículo 168 de la Constitución y por su efecto impediría la habilitación de Morales, y por otro lado la sentencia 084/2017 del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) por la cual se levanta las restricciones a la candidatura por cantidad de reelecciones.

Costas observó que la sentencia del TCP -de manera deliberada en su criterio- no se pronuncia respecto a la vigencia o carácter vinculante del referendo, y sólo se limita a considerar los aspectos de derechos humanos y el Pacto de San José.

En ese entendido, el vicepresidente del TSE concluyó que al no pronunciarse el TCP sobre los efectos del referendo, su resultado sigue vigente y su carácter vinculante se debería aplicar en este proceso electoral.

“Al no pronunciarse, la dejó vigente pues, y como el referendo es vinculante al proceso, no es vinculante a la Asamblea, era obligatorio a la Asamblea para que no cambie el artículo, pero sí era vinculante a la administración de este proceso”, señaló.

“Yo entiendo que el voto de esos ciudadanos tiene que tener una atención cuidadosa y preferente por parte nuestra”, sostuvo.

Costas y la vocal Dunia Sandoval se declararon disidentes a la habilitación de Evo Morales como candidatos. El resto de los vocales: María Eugenia Choque, Idelfonso Mamani, Lucy Cruz y Lidia Iriarte votaron a favor.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

La aplicación de prevención y lucha contra la violencia “Empoderarme” a la fecha ya tiene 600 usuarios

RESTA

Los huelguistas comienzan a sentir desgaste físico pero persisten en su medida de presión de exigir al Tribunal Supremo Electoral el respeto a la democracia.