JUE
DIC
13
JUE
DIC
13

Luis Arce: Retomar un modelo neoliberal puede llevarnos a un extremo como la Argentina






3 diciembre, 2018

Redacción Central/Bolinfo/Tarija
(Diciembre 03/2018) Tranquilo…así se ve al exministro de Economía Luis Arce Catacora, quien se desenvuelve en los ambientes de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) de La Paz como si fuese su segunda casa.
Ahí, quien fuese ministro de Economía por 11 años se dedica a la docencia. En una de las pequeñas salas del edificio antiguo de la UMSA, el economista espera al periodista de elPeriódico para hablar sobre la actualidad nacional.
El hombre siempre de saco y camisa, se sienta para conversar y analizar en materia económica, pero explicando como a sus alumnos al periodista, de forma que pueda entenderse con claridad sus teorías.
“Era necesario hacer eso, era oportuno”, dice sobre la suspensión de la venta de dólares en las ventanillas del Banco Central de Bolivia (BCB).
Para Arce, esta no es una medida que alarme, indicando que solo fue una determinación administrativa, sin ninguna relación con una posible devaluación del peso boliviano.
“El tema es muy sencillo, desde el periodo neoliberal operaba y opera el bolsín del Banco Central, o sea que los bancos se proveen de dólares del BCB”, inicia la explicación.
Indicó que por el mecanismo del bolsín, los bancos privados hacen una oferta de los montos a comprar por un tipo de cambio.
Recordó que el año 2006, el Gobierno autorizó al BCB a que pueda vender dólares no solo a los bancos, sino al público, comprando y vendiendo al tipo de cambio oficial.
El problema fue que después de 11 años de implementar la medida, no registraron una venta significativa en ventanillas, por lo que administrativamente no justificaba el pago de personal en esa área.
“Fue una medida netamente administrativa, inocua para la economía boliviana”, aseguró al referir que el bolsín continúa, por lo que los bancos siguen adquiriendo regularmente los dólares, igual los librecambistas. “Por eso ningún banco se quejó de esta medida”, acotó.
Lamentó que por este accionar, “desde la oposición”, usando las redes sociales de internet, se genere un ambiente de “inestabilidad social” por la supuesta devaluación de la moneda boliviana.
Arce recuerda que en ese momento se encontraba dando una charla en el Instituto Tecnológico de Monterrey en México, cuando el director de la Carrera de Economía le citó que los estudiantes bolivianos en esta casa de estudios estaban preocupados por una posible devaluación de la moneda nacional, por ende, no podrían pagar su semestre si eso ocurría.
Cuando retornó a Bolivia se encontró con una situación más alarmante al recibir mensajes en su teléfono celular de sus amigos preocupados por la posible devaluación, incluso reveló que allegados cambiaron sus pesos bolivianos por dólares para abrir nuevas cuentas, perdiendo así su dinero.

“Eso demuestra que la gente está absolutamente desinformada, no escucha las noticias económicas, si las escucha no las entiende y por lo tanto, es muy sensible a cualquier rumor”, explicó.
Dijo que los más beneficiados con este rumor fueron los bancos y librecambistas. “Ellos compran al tipo de cambio oficial que es Bs 6,97 y en el banco le venden a usted 6 a 10 puntos por encima”.
Para Arce, cientos de usuarios perdieron “como en la guerra” por cerrar sus cuentas en bolivianos para abrir nuevas en dólares, perdiendo el interés. “Mire el caos que se genera por un rumor”, apuntó.
Precisamente, tocando el tema de los rumores, se le pregunta al economista sobre la versión de que Bolivia pueda sufrir los mismos efectos económicos que Argentina con la devaluación de su moneda, Arce Catacora respondió que son modelos diferentes.
Contó que estuvo la semana pasada en Buenos Aires dando una charla, donde los argentinos resaltan el modelo económico implementado en Bolivia.
El modelo económico boliviano se basa en lo social y productivo, afirmó. Al hacer una comparación, indicó que el problema de la Argentina es que volvió a implantar el modelo neoliberal que ya fracasó anteriormente.
“Es una incertidumbre lo que pueda pasar en la Argentina, por el momento, cuando uno mira los indicadores, tiene el dólar entre 34 o 33 pesos argentinos con una inflación que superará el 50% este año”.
Lamentó que en Argentina aprecien más el modelo boliviano que en el mismo país.
Cuando se le cuestiona sobre qué pasaría en el futuro con la economía boliviana, sin atenuantes dijo que podría ocurrirle una situación similar a la Argentina de anteponerse el modelo neoliberal como proponen los frentes de oposición.
“Si reemplazan el modelo económico social y productivo que ha sido exitoso, envidiado por los países vecinos, sí hay riesgo de que la economía esté mal”, advirtió.
Negó que la economía del país dependa de los hidrocarburos. “Los economistas neoliberales se han esforzado por más de 12 años, en hacer creer que Bolivia depende del precio internacional de los minerales y de los hidrocarburos para crecer”, aseguró.
A su parecer, esos economistas han entendido mal el modelo económico social comunitario productivo, “si es que lo han leído”.
Recordó que solo los ingresos por hidrocarburos le significan al producto interno bruto o PIB del país un 7%. Asegura que la manufactura o el sector agropecuario generan mayor representación en el PIB con el 18% y el 11% respectivamente.
“Les hemos demostrado que cuando cayó el precio del petróleo el 2008, el 2009 tuvimos el mayor crecimiento económico de la región”. También recordó que el año 2014 el precio internacional del petróleo cayó de 110 a 26 dólares, pero el país se mantuvo con los mejores niveles de crecimiento de la región en los subsiguientes años 2015 como 2016.
“En el neoliberalismo eso debió ser preocupante”, ironizó. Acotó que el modelo económico actual consiste en fortalecer el mercado interno, especialmente con la industrialización.

Dijo que en el caso extremo de que no existan contratos de exportación de gas, no se ingresaría en crisis.
¿Qué hacemos con el gas? Se preguntó y al mismo tiempo se respondió. “Fabricamos urea, ahora entenderán porque industrializamos el gas, y vamos a vender… esa es la estrategia, están en marcha otros proyectos industrializadores”, destacó.
Recalca que la economía boliviana es diversificada, siendo ese el eje de este modelo económico.
¿Volverá? Es una de las preguntas al cerrar la entrevista. El exministro antes de volver a su clase, dice tímidamente que no y es que a veces, no hay precio que pague el tiempo con los hijos, con la familia, con la tranquilidad. (eP).
elApunte
El bolsín y el 21060…
Víctor Paz Estenssoro (1907-2001+), como presidente el 29 de agosto de 1985, pronunció un célebre discurso que se recuerda por su descarnado y veraz diagnóstico de la situación nacional: “Bolivia se nos muere” dijo el entonces mandatario a tiempo de promulgar el decreto 21060 que delineó una nueva era político económica que cerraba el ciclo del Estado que él mismo había contribuido a crear en 1952.
En esencia, el decreto buscó la estabilización monetaria y la derrota de la hiperinflación que, según el entonces ministro de Planeamiento, Gonzalo Sánchez de Lozada, no era la principal tarea sino la única a emprender.

El mecanismo del bolsín fue una de las medidas más ingeniosas de la estabilización, permitió una combinación entre el libre juego de oferta y demanda de dólares en el mercado subastados en el Banco Central como el control ejercido por este a través de un respaldo permanente en divisas que fijaba diariamente el precio del dólar.
Este sistema que se mantiene hasta ahora sustituyó las traumáticas devaluaciones periódicas y la insuficiencia de la flotación.
Los datos
Según la explicación de Arca Catacora, solo los recursos provenientes del impuesto directo por hidrocarburos (IDH), y las regalías son afectados con los precios internacionales del petróleo.
La exportación de hidrocarburos, solo representa el 7% del PIB nacional.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

La escritora francesa, Isabelle Combès, quien tradujo el libro “Viaje en el Sur de Bolivia” de Hugues A. Weddell, hará la presentación oficial de este trabajo hoy en la noche a las 19:00 en el salón del Convento Franciscano.

RESTA

Bolivia está entre los 10 países del mundo que más deforestan”, fue el titular del artículo de la Cámara Forestal, que explicaba de que las principales causas son la quema para ganadería como agricultura.