DOM
DIC
16
DOM
DIC
16

Lluvias que inundan calles y viviendas improvisadas






29 noviembre, 2018

LORENA PÉREZ/BOLINFO/TARIJA
(elPeriódico, noviembre 29/2018) Las principales víctimas cuando llueve, son las calles del centro de la ciudad, mismas que se llenan de agua debido a que las bocas de tormentas son tapadas con basura.
El responsable de la Unidad de Gestión de Riesgos de la Alcaldía de Tarija, Boris Fernández Guerra, informó que desde junio incrementaron los trabajos en diferentes puntos de la ciudad, específicamente en el sistema de bocas de tormenta y el sistema pluvial.
“Realizamos la limpieza correspondiente, más que todo al interior de las mismas, dado que en con las últimas lluvias, con cualquier llovizna, materiales como la arena o la basura, se colmatan”, refirió.
En la presente gestión, según Fernández, no registraron un alto índice de anegamientos o inundaciones, pero con la caída de lluvias acompañadas con granizo, los problemas empiezan a surgir con los taponamientos de las bocas de tormenta.
“Cuando la lluvia viene acompañada de granizo, esto hace que se atasquen las bocas de tormenta como todo tipo de basura, vegetación seca o verde, lo que hace que superficialmente se generen algunos anegamientos”, indicó.
Cuando este problema ocurre, que es cada que llueve de manera gradual en la jornada, personal de la Unidad de Gestión de Riesgos, procede a limpiar estas bocas de tormenta para que el agua fluya por donde corresponda.
Pese a los constantes trabajos por parte de esta unidad, en cada lluvia, diferentes arterias en la ciudad de Tarija se ven inundadas, causando que los vehículos se dañen, que el agua ingresa hasta algunas viviendas u otras consecuencias.
“En aquellos barrios en los que no existe sistema pluvial, se generan problemas con las cunetas, se está recomendando a los barrios periurbanos y algunos asentamientos, que tengan cuidado para no tapar estas cunetas”, explicó.
Al momento, según datos de esta unidad, ya son dos barrios en los que registraron problemas de inundaciones, debido a que las cunetas se ven obstruidas, lo que provoca que al momento de una lluvia de gran magnitud el agua no fluya como corresponde.
De acuerdo a Fernández, la obstrucción que se genera en dichas cunetas, debe a que los propietarios al ingresar a sus viviendas con sus motorizados, generan daños en las mismas, lo que posteriormente provoca algún tipo de inundación en los inmuebles.
“Por suerte, hemos tenido al momento dos viviendas en las que se tuvo este problema, de todas formas se recomendó a la población tomar las precauciones correspondientes, sobre todo en la construcción”, indicó.
Principalmente en el Casco Viejo de la ciudad de Tarija, el agua de cada lluvia, invade hasta las aceras o incluso viviendas de algunos habitantes, un tema que según Fernández, recae principalmente en la basura que tapa las bocas de tormentas.
“En las calles General Trigo, Juan Misael Saracho, Campero y Sucre, tenemos problemas de anegamiento; la gente piensa que es por la antigüedad del sistema pluvial, que tiene unos 40 años, pero es importante informar que el causal es la basura”, recalcó.
“Cuando hace calor, las personas que van al río o las calles en las que realizan ferias, taponean las bocas de tormentas para evitar que salgan malos olores”, acotó el funcionario municipal.

“Cuando se presentan las precipitaciones, no retiran estos elementos y después vienen los problemas, pero en el caso de anegamientos, no se registraron de gran manera”, aseguró.
Asentamientos o viviendas improvisadas
El responsable de la Unidad de Gestión de Riesgos de la Alcaldía, Boris Fernández, aseveró que gran parte de las viviendas del área periurbana, son construidas por debajo del nivel de las calles y de manera improvisada.
Esta situación provoca que a la larga, se generen grandes daños por las lluvias, debido a las inundaciones.
“Especialmente en los barrios donde existen asentamientos, los lotes, al no existir o estar en un nivel adecuado, se generan inconvenientes, porque si el vecino tiene un lote arriba de su vivienda, también existen probabilidades que se puedan anegar”, explicó.
Un ejemplo citado por Fernández, en un caso atendido por esta unidad, el agua de la lluvia, ingresó a un establecimiento, al punto que unos 40 a 50 centímetros del suelo, ya estaban copados de agua.
Los riesgos y las consecuencias podrían ser fatales, porque en esta situación en específico, el establecimiento se trataba de un taller mecánico, en el que si el agua hubiera subido el nivel unos centímetro más, incluso podría haberse generado un incendio.
“Hace dos semanas se registró un anegamiento en un barrio donde varias viviendas se encontraban afectadas, especialmente en un taller, el agua llegó a las habitaciones casi al nivel de las tomas de corriente”, relató.
Las personas que habitan cerca de este taller estuvieron en riesgo, pero también los funcionarios de esta unidad, indicó Fernández, sobre todo a la integridad física de las personas.
Acciones preventivas
Para evitar pérdidas agrícolas, principalmente en el área rural, de acuerdo a Fernández, están realizando el pedido para la adquisición de más bombas antigranizo, lo que de alguna manera, permitirá combatir el problema.
“Se comenzará a repartir algunas bombas antigranizo a las comunidades que son más vulnerables, en este caso a la Subcentral de Lazareto, estamos haciendo mayor pedido de las mismas para combatir en algo el problema que trae el granizo”, aseveró.
Los aspectos positivos de la lluvia
El responsable de Agua y Saneamiento Básico de la Alcaldía de Tarija, Omar Morales, explicó que las precipitaciones pluviales en Cercado, se encuentran en promedio, de unos 600 milímetros anuales como máximo.

“Esto quiere decir 600 metros cúbicos por metro cuadrado que llueve en un año; sin embargo, hemos bajado de 400 a 390 metros cúbicos en la época seca”, indicó.
Morales, indicó que cuando llueve, les permite recargar los acuíferos, captar líquido superficialmente, garantizar el riego y dotar de agua potable a la población.
“La demanda en agua actualmente en la población, está satisfecha, porque tenemos una sobreproducción de agua, cuando la demanda máxima es de 18 millones de litros al día, nosotros estamos por los 20 a 21 millones”, aseveró.
El problema de las lluvias, de acuerdo a Morales, radica cuando se dan en altas intensidades, pero en muy poco tiempo, por lo que prevén llegar este 2018 a unos 500 milímetros anuales.
“El año pasado casi llegamos a este número, de todas maneras, la Alcaldía está garantizando la cantidad y la calidad de agua para la población”, expresó. (eP).
elAPUNTE
Unos 60 efectivos en la Unidad de Riesgos
Para atender cualquier situación de emergencia en el municipio de Cercado, según informó el responsable de la Unidad de Gestión de Riesgos de la Alcaldía de Tarija, existen unos 60 efectivos listos para actuar.
“Especialmente, hasta que pase la temporada de lluvias, estos efectivos atenderán en el menor tiempo posible cualquier emergencia, más que todo en el tema de anegamientos”, recalcó.
Los números de emergencias de esta unidad para cualquier tipo de emergencia, es el 114 y el personal de esta unidad, llegará al lugar con los equipos respectivos para atender la situación que amerite.

losDATOS
Hasta enero de la presente gestión, el viceministro de Defensa Civil, Carlos Brú Cavero, informó que aproximadamente unas 50.000 personas y unas 12.000 familias en siete departamentos de Bolivia fueron afectadas por lluvias e inundaciones.

NOTA DE APOYO
Subcentral de Lazareto afectada por meses
En las comunidades alejadas, las lluvias generan grandes daños, especialmente cuando vienen acompañadas de granizo.
Uno de estos casos en la provincia Cercado es de la Subcentral de Lazareto, que desde el 21 de septiembre, registra daños por este tipo de fenómenos naturales.
“La Alcaldía, como corresponde, ya tiene la declaratoria correspondiente y está procediendo a la dotación de insumos a las familias que fueron afectadas”, explicó.
La última lluvia en esta comunidad, fue registrada hace dos semanas, afectando a las comunidades de Guerrahuayco, San Andrés, Tolomosita Oeste y Turumayo.
“Entre un 80 a 90 por ciento de su cultivo agrícola se perdió”, indicaron desde la Alcaldía.
Las comunidades que están más al interior, perdieron entre un 40 a 50 por ciento. La Unidad de Gestión de Riesgos ya inició el trámite administrativo para emitir la declaratoria de emergencia.
Con la declaratoria de emergencia en estas comunidades, debido a las consecuencias y pérdidas de los habitantes por las lluvias, permitirá que otorguen recursos para recuperar “en algo” la economía de los principales afectados.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

La aplicación de prevención y lucha contra la violencia “Empoderarme” a la fecha ya tiene 600 usuarios

RESTA

Los huelguistas comienzan a sentir desgaste físico pero persisten en su medida de presión de exigir al Tribunal Supremo Electoral el respeto a la democracia.