JUE
FEB
21
JUE
FEB
21

La desintegración familiar es por falta de comunicación






21 noviembre, 2018

LORENA PÉREZ/BOLINFO/TARIJA
(elPeriódico, noviembre 21/2018) En el Segundo Congreso Internacional de la Familia “Desafíos de los Padres ante las Nuevas Realidades Familiares”, la secretaria de la Mujer y Familia de la Alcaldía de Tarija, Patricia Paputsakis, expuso que el principal problema de la desintegración familiar es la falta de comunicación.
“El principal problema es la falta de comunicación entre los integrantes de la familia, de ello derivan el consumo de alcohol, sustancias, problemas como los niños en situación de calle también es un problema de la familia”, explicó.
Este congreso, organizado a través de los departamentos de Ciencias Empresariales y de Pastoral, se llevó a cabo en la Universidad Católica Boliviana (UCB) Tarija y contó con la participación de expositores y representantes de Bolivia, Argentina, Perú, Uruguay y Chile.
Paputsakis, indicó que a través del programa de Fortalecimiento Familiar de la Alcaldía, cada año se atienden a unas 400 familias, las cuales fueron “fortalecidas” en sus capacidades entre los integrantes de la familia.
“Trabajamos con toda la comunidad, iglesias, profesores, mismos que nos ayudan a resolver cada una de las dificultades que atraviesan las familias. Ahora en este congreso, están presentes personalidades de diversos países, resaltó el programa que busca fortalecer las familias”.
Si la familia está fortalecida, según Paputsakis, toda la comunidad en su conjunto, también estará consolidada y se podrá evitar la desintegración en los integrantes de la misma.(eP)

SACA PUNTAS

mas
SUMA

La delegación defensorial de Tarija, conjuntamente con instancias públicas y privadas, conformó la Comisión de Seguimiento al cumplimiento de las recomendaciones, recordatorios de deberes legales y sugerencias contenidas en el informe del estado de cumplimiento de las medidas de atención como de protección a mujeres en situación de violencia en el marco de la Ley N° 348.

RESTA

En siete meses son cinco las muertes en el penal de Morros Blancos, para cada caso hay un reporte, nada más.