DOM
DIC
16
DOM
DIC
16

Argentina-México, presente y futuro






16 noviembre, 2018

BUENOS AIRES, 15 NOV
Argentina y México animarán mañana (hoy) el primero de dos amistosos con los que cerrarán el año y también una etapa en ambas selecciones, hoy por hoy entrenadas en forma interina.
El primer capítulo entre la “albiceleste” de Lionel Scaloni y la “azteca” del brasileño Ricardo “Tuca” Ferreti se jugará en el estadio Mario Alberto Kempes de la central provincia de Córdoba, 710 kilómetros al noroeste de Buenos Aires.
Hasta allí llegó la delegación del “Tri” luego de una escala en la capital argentina que generó un retraso en la preparación del partido, sumado al que sufrió la utilería que lo acompañaba y que llevó a la prensa mexicana a hablar de “maltrato”.
Mientras el plantel volaba, la indumentaria del seleccionado visitante fue trasladada desde Buenos Aires hasta Córdoba a bordo de un camión que, para colmo de males, sufrió un desperfecto durante su periplo, según se informó.
Una cuota de pimienta en la previa del choque entre Argentina y México, que pese a los antecedentes por los últimos dos duelos mundialistas en Alemania 2006 y Sudáfrica 2010 (ambos ganados por la “albiceleste”), no generó mucho entusiasmo en este país. Y es que Argentina está “paralizada” virtualmente desde hace días por las históricas e inéditas finales de esta Copa Libertadores entre Boca Jrs y River Plate, que será local en la revancha que definirá al campeón el 24 de noviembre.
México no se siente un simple “partenaire” de esta Argentina en la que también Scaloni encontró respaldo para seguir adelante de parte de varios de los jugadores a los que convocó en su corto ciclo.
Uno de ellos es Mauro Icardi, más de una vez llamado por Sampaoli, pero quien finalmente no viajó al Mundial de Rusia, situación por la que también pasó el juvenil Lautaro Martínez, su hoy compañero en Inter de Milán.
“Scaloni le pone mucho entusiasmo y pasión a su trabajo y merece esta oportunidad y quizás también seguir al frente de la selección”, auguró Icardi, capitán y goleador del “nerazzurro” que mañana estará en el banco de suplentes.
Martínez, en cambio, se anuncia como titular formando el tridente ofensivo junto con Angel Correa, del Atlético Madrid, y con Paulo Dybala, de Juventus y uno de los muchos convocados desde el “Calcio”.
Algunos como los zagueros Germán Pezzella, de Fiorentina, y Nicolás Otamendi, del Manchester City, fueron bajas de último momento por lesiones en el plantel de Scaloni, que resignó su invicto en el último amistoso con Brasil.
Fue por un 1-0 en tiempo de descuento de un partido jugado en Yeda, Arabia Saudita, el 16 de octubre, día en el que México cayó por idéntico resultado y también sobre la hora en Querétaro frente al Chile del colombiano Reinaldo Rueda.
Un empate sin goles con Colombia y triunfos por goleada frente a Guatemala e Irak, dos rivales de menos fuste, había cosechado hasta entonces la Argentina de Scaloni, quien también apuesta por el retorno de Messi más temprano que tarde.
El tiempo dirá si Messi vuelve para la Copa América de Brasil del año próximo, como algunos anuncian, y si lo hará al mando de Scaloni, que podría refrendar sus aspiraciones de continuar en el cargo después de estos dos amistosos con México.
Posibles alineaciones
Argentina: Agustín Marchesín; Renzo Sarabia, Gabriel Mercado, Ramiro Funes Mori, Nicolás Tagliafico; Ángel Correa, Giovani Lo Celso, Leandro Paredes, Marcos Acuña; Paulo Dybala y Lautaro Martínez. DT: Lionel Scaloni.
México: Guillermo Ochoa; Miguel Layún, Edson Álvarez, Néstor Aráujo, Jesús Gallardo; Diego Reyes, Víctor Guzmán, Érick Gutiérrez; Javier Aquino, Marco Fabián y Raúl Jiménez. DT: Ricardo Ferreti.
Arbitro: Esteban Ostojich (Uruguay).
Estadio: Mario Alberto Kempes, de Córdoba. Inicio: 21 locales (0 GMT).

SACA PUNTAS

mas
SUMA

La aplicación de prevención y lucha contra la violencia “Empoderarme” a la fecha ya tiene 600 usuarios

RESTA

Los huelguistas comienzan a sentir desgaste físico pero persisten en su medida de presión de exigir al Tribunal Supremo Electoral el respeto a la democracia.