MIE
NOV
21
MIE
NOV
21

La cadena del desperdicio de comida en GIFs






7 noviembre, 2018

ECOOSFERA

Nunca como ahora la comida había sido tan accesible. Una infinidad de sabores se encuentran a la vuelta de la esquina, y consentir al paladar es sólo cuestión de voluntad. Pero en realidad, no es tan sencillo.

No sólo porque la comida es cada vez más costosa, lo que hace de aquella cosa llamada la “canasta básica” nada más que un mito para la mayoría de la gente. También porque ese fabuloso mundo de alimentos frescos y siempre disponibles no es sino una farsa, detrás de la cual se oculta un brutal desperdicio de comida.

El mundo desperdicia alrededor de 1.4 mil millones de toneladas de toda la comida producida.

Esto podría alimentar a 2 mil millones de personas.

Para los alimentos, llegar del campo a tu mesa no es nada fácil. En cada paso de este proceso se va perdiendo comida, ya sea por exigencias estéticas o por hacer actos de prestidigitación con los alimentos.

La marca Misfits Foods, dedicada a difundir el problema y hacer deliciosos jugos a base de fruta y vegetales desechados por la industria, explica la cadena del desperdicio de comida con GIFs. Ésta consta de cuatro eslabones, en los cuales el último es el que más daños ocasiona (así es: nuestro consumo).

 

1. El campo

Cuando los granjeros venden su producto pierden alrededor de 1/3 de éste, debido a que las compañías no les compran frutas y verduras que no estén “presentables”. Estos cultivos que no son vendidos, y por lo tanto no son consumidos, utilizan un 25% del agua y ocupan un 18% de las tierras de cultivo.

 

2. Manufactura

Las frutas y verduras empacadas tienen detrás un proceso de pequeños desperdicios que terminan sumando una gran cantidad de restos que podrían ser utilizados, pero que se desechan en el momento de la manufactura. Quizá no haya algo más emblemático en este eslabón que el caso de las “zanahorias baby”, que son zanahorias consideradas “poco estéticas”, las cuales son recortadas con un cilindro y cuyos restos son desechados o, a lo sumo, usados como alimento para el ganado.

 

3. La venta al por menor

En el supermercado siempre esperamos encontrarnos con abundancia, frescura y, por supuesto, calidad. Pensamos que ello se traduce en fruta brillante y verduras bonitas, lo que no es sinónimo de calidad, sino de desperdicio –y seguramente, de muchos transgénicos–. Esa perfección no es normal; tanto es así que los supermercados tiran hasta 40% de la comida debido a la sobrecompra que realizan para poder tener aparadores abundantes y antojables. Una farsa total, que conlleva un gravísimo desperdicio.

 

4. Nosotros (el consumo)

218 mil millones de dólares son el equivalente monetario a la comida que se compra y que se tira, ya sea en forma de pequeñas o grandes sobras, o debido a que se pasan las fechas de caducidad. Según Misfits Foods, este es el eslabón de la cadena que más desperdicio de comida supone.

Y ya que estamos en la parte del “nosotros”, y evidentemente ésta es la que más daños ocasiona ­–lo cual demuestra que las acciones pequeñas no son tan pequeñas–, parece urgente realizar profundos cambios en nuestra forma de relacionarnos con los alimentos.

 

Haz algo más que no dejar ni un chícharo en el plato

No sólo es importante que te despojes de ese horrendo hábito de dejar comida, y que organices mejor tus comidas para evitar que los alimentos se echen a perder. Otra clave para combatir el desperdicio de comida está en reutilizar, separando con cuidado la basura y usando los desechos orgánicos para hacer una muy sencilla composta.

De esta forma evitas que tus desechos orgánicos terminen en vertederos y se sumen a la cadena del desperdicio de comida, la cual contribuye al cambio climático por la gran cantidad de gas metano que lanza a la atmósfera.

Si quieres algunos otros hacks, aquí hay cinco claves para dejar de desperdiciar comida (y hacerlo un proceso tan sustentable como delicioso).

El otro reto: fortalecer economías locales y hacer una ruralidad sostenible

Pero además, la creación de economías locales es un must, pues sólo éstas pueden hacer del proceso de producción, distribución y consumo de alimentos algo menos dañino para el planeta y para nosotros. Eso es lo que propone el movimiento Slow Food, que te puede dar algunas ideas para empezar a contribuir con este necesario cambio.

A la par, debe promoverse una ruralidad moderna y sostenible. Es necesario que las nuevas generaciones regresen al campo, para así restablecer la soberanía alimentaria de las naciones y que ya no dependan de la brutal cadena del desperdicio de comida al que nos orillan las transnacionales.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

El Gobierno Municipal de Tarija firmó un convenio de cooperación con Word Wildlife Fund (WWF), para fortalecer la gestión ambiental en Tarija.

RESTA

18 estudiantes de la Facultad Técnica Policial denunciaron ser agredidos físicamente por uno de sus instructores.