JUE
NOV
15
JUE
NOV
15

Un riesgo con el que jugamos todos los días






4 noviembre, 2018

Redacción Central/Bolinfo/Tarija
(elPeriódico-noviembre 04/2018) Son como parte de una película de Hollywood o una pintura que muestra la paz y tranquilidad de una villa olvidada en el tiempo, es como que debe estar ahí porque si no es así, la plaza no es plaza, el parque no es parque, son tan parte del cuadro como los niños y los ancianos, a los primeros los llevan a jugar y los últimos van a pasar sus largos y pausados días.
Desde que tenemos uso de razón, la plaza principal de la ciudad de Tarija está llena de palomas, estas aves que le suman al colorido y atractivo de un espacio que de por sí convoca. Son decenas o cientos de ellas, es que no viven ahí, están en las iglesias y templos, en las viejas casonas, en el entretecho oscuro que les sirve de refugio y nido, ahí procrean y nacen a la vida y desde ahí se lanzan libres a volar. Es tan normal y común convivir con las palomas que hasta darles de comer se ha vuelto algo lucrativo, así es, hay quienes venden maíz para que podemos divertirnos mientras las alimentamos. Lo que debe preocuparnos es que por su propia naturaleza y hábitos de vida, las palomas no son las que nos garantizan una convivencia saludable con ellas, hay estudios que reflejan que sus heces fecales atentan contra la salud humana, se secan y son esparcidas por el viento y al mismo tiempo inhaladas por la gente. Asimismo, entre su plumaje llevan insectos, bacterias y microorganismos que representan un riesgo para la población. Es el municipio el llamado a concientizar al pueblo, regular y controlar la proliferación de estas aves que son parte de los cuentos de hadas de nuestra infancia pero que en los hechos, no deben estar tan cerca de los seres humanos. (eP).