SAB
NOV
17
SAB
NOV
17

Cuidar del otro nos hace más humanos






18 octubre, 2018

ECOOSFERA

Mucho nos preguntamos sobre por qué nuestro cerebro se desarrolló como lo hizo, pues la evolución de la inteligencia –humana y animal– sigue sin ser plenamente entendida. Y es que muchos factores podrían estar relacionados con esto, entre ellos, hábitos que es difícil discernir si pertenecen a la inteligencia racional o, quizá, a una especie de inteligencia emocional que seguramente comenzó a darse desde épocas tempranas.

Pero según parece, la evolución de la inteligencia está ligada al cuidado de los miembros enfermos de la comunidad.

Muchos animales sociales se cuidan entre sí: los canes, los primates, los felinos y los caballos lamen las heridas de los miembros de su clan, algo que realmente ayuda a curarlas más rápido y evita infecciones, pues la saliva tiene enzimas que ayudan a matar bacterias y estimulan el crecimiento de las células. Así, lamer es una forma primigenia de medicina natural, como la que luego usarían nuestros ancestros utilizando plantas y flores –y que hoy sigue siendo fundamental–.

 

Entonces, ¿por qué cuidarnos entre nosotros nos hizo humanos?

Existen rasgos humanos que se desarrollaron más a partir del cuidado de miembros enfermos de la comunidad, específicamente de aquellos que contraían una infección altamente contagiosa. Según la bióloga Sharon Kessler, esto tiene mucho que ver con la evolución de nuestra inteligencia.

Y es que fueron nuestros antepasados quienes desarrollaron más mecanismos para hacer notoria su enfermedad, a través de síntomas físicos como los cambios de coloración en el rostro o las erupciones en la piel que provoca la fiebre. Esta “somatización” habría comenzado a ocurrir a partir del desarrollo de la inteligencia, pero también la habría estimulado, pues implicaba una capacidad de reconocer esos cambios por parte de los cuidadores.

Además, aunque poco se sabe sobre qué cuidados le brindaban nuestros antepasados más lejanos a los miembros de su comunidad, de acuerdo con Kessler, algunos huesos parecen proporcionar cierta evidencia al respecto. Pero la evolución de estos cuidados nómadas muestra también cambios en el tiempo, pues empezó a haber menos muertes o transmisiones de enfermedades producto de un mejor cuidado, teniendo en cuenta que las comunidades crecían y se conectaban cada vez más entre sí. 

Esto quiere decir que la humanidad evolucionó a partir del cuidado como estrategia para controlar enfermedades.

No obstante, Kessler parte de otra cuestión para llegar a sus conclusiones: que la inteligencia se hereda vía materna; aunque esto no puede ser así, ya que los rasgos no están ligados a un solo gen –y menos la inteligencia–. El hecho de que las madres procuraran un mayor cuidado a sus hijos y los amamantasen no sería un factor involucrado en la evolución de la inteligencia, por lo menos no desde el lado biológico. En cambio, desde el lado de la adaptación a los factores externos la hipótesis sí es factible, pues ser un “enfermero” permite desarrollar inteligencia específica.

Todo esto permite pensar también que la evolución de la humanidad tiene mucho que ver con la inteligencia emocional, pues en el cuidado de otros estaría involucrada la empatía –el giro supramarginal– y el desarrollo de otras zonas del cerebro ligadas tanto a la inteligencia racional como a las emociones.

Lo que nos hizo humanos fue sobrepasar la mera supervivencia y comenzar a entender a los otros para poder curarlos.

Esto, como apunta Kessler, facilitó el desarrollo de sociedades más complejas, incluso antes de la aparición de la agricultura. Así que cuidar de los otros no sólo es una forma de reconectar con la empatía, sino también de promover la evolución tanto de la inteligencia racional como de la emocional.

Así que la próxima vez quizá no lo pienses tanto para ir a cuidar del otro.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

Desde la Gobernación anunciaron que la uva tarijeña  será comercializada con todos los registros de higiene y certificaciones correspondientes en seis municipios del país.

RESTA

Que un solo menor esté en situación de calle demuestra el total fracaso de nuestras políticas de infancia.