MAR
OCT
23

El contrabando impulsa el uso de semillas transgénicas en Tarija






10 octubre, 2018

Sidar Paca/Bolinfo/Tarija
(elPeriódico,octubre-10/2018) La Constitución Política del Estado (CPE) prohíbe la producción, importación y comercialización de organismos genéticamente modificados, por ende, en Tarija se denunció que algunos productores nuevos estarían utilizando semillas “transgénicas” argentinas que ingresarían de contrabando al departamento.
La única semilla genéticamente modificada que es utilizada para la producción agrícola en el país es la soya en el departamento de Santa Cruz desde el año 2008, según el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag).
Hay personas que se dedicaban al uso de semillas genéticamente modificadas en la Argentina, y que al retornar a sus comunidades a dedicarse a la producción agrícola, estarían dando paso en Tarija a la producción agrícola “transgénica” ilegal.
La dirigente campesina de Cercado, Marcela Guerrero, informó que en las agroquímicas de Tarija, puede adquirirse este tipo de semillas genéticamente modificadas, porque ingresarían de contrabando desde la Argentina bajos costos que atraen al productor local.
La entrevistada explicó que, en la época de apogeo de la Argentina, gran parte de los jóvenes de las comunidades rurales del departamento se trasladaron a ese país a trabajar en el área agrícola, obteniendo conocimientos sobre el uso de esta semilla “transgénica” y su aplicación en el agro.
Mencionó que estas personas que están retornando a sus comunidades de origen por la caída del peso argentino, ya estarían haciendo uso de estas semillas que tienen más resistencia a los cambios climáticos y por su bajo costo por ingresar de contrabando.
“Estos productos que ingresan de contrabando están en el marco ilícito, pero como productores locales estamos en competencia, mucho hace la exigencia de consumir lo orgánico en el departamento”, aseveró la entrevistada, a tiempo de indicar que están en contra de estas semillas transgénicas.
Dijo que hay gente que está optando por el consumo de este producto como semilla por su rentabilidad. “Algún momento se ha declarado que Tarija sería un municipio productivo ecológico, pero a la fecha, poco hemos podido avanzar en este tipo de temas; la idea es fortalecer y masificar la cadena ecológica”, refirió.
Indicó que las instituciones como la Aduana Nacional y el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag), deben de realizar un mayor control en las fronteras del departamento para que no ingrese esta semilla modificada al departamento y que sea comercializada de manera ilegal.
“Se debe de hacer una fiscalización a todas las tiendas de agro insumos y agroquímicas que hay en Tarija, buscando la aplicabilidad de las leyes para evitar esta situación”.

Senasag
La directora departamental del Senasag Tarija, Fátima Pacheco Domínguez, informó que el control del uso de las semillas “transgénicas” no es competencia de la entidad, sino del Ministerio de Medio Ambiente, porque la institución solo se dedica al control sanitario en el departamento como en el país.
“Lo que nosotros vemos, son plagas y enfermedades. La soya es la única que ingresa de manera legal al país en semilla y en su mayoría al departamento de Santa Cruz”.
No obstante, mencionó que la agroindustria de Santa Cruz requirió de manera legal el ingreso de semillas de maíz, que sería rentable para los empresarios.
La institución nunca recibió alguna denuncia de ingreso de semillas genéticamente modificadas de contrabando al departamento, o que en los operativos que realizan en las agroquímicas y agro insumos se evidenciaría la presencia de estos productos a la venta.
Levantamiento de datos
Pacheco informó que una comisión conformada por funcionarios del Ministerio de Medio Ambiente y otras instituciones nacionales realizó un levantamiento de datos en el sector del agro.
“El Senasag apoyó con toda la parte técnica y la comisión hizo el levantamiento de datos en la provincia Gran Chaco para corroborar que no hay producción transgénica; en ese momento el informe reflejó que no hay producción de organismos genéticamente alterados”, explicó la entrevistada.
Iniaf rechaza semillas transgénicas
El director del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal, (Iniaf), Luis Acosta Arce, descartó que en el departamento estén utilizando las semillas genéticamente modificadas.
Este argumento es porque Tarija es un “gran productor” de semillas orgánicas como la papa que es reconocida a nivel nacional, según aseguró.
“Como Iniaf no apoyamos el tema transgénico y no trabajamos con semillas genéticamente modificadas”, aseveró el entrevistado.
Explicó que la “Ley 300 Madre Tierra” no permite el ingreso legal de semillas transgénicas al país y su uso en Bolivia.

“Tenemos ecosistemas excelentes y vamos a competir con semilla buena y sana a nivel nacional, porque tenemos las condiciones de producirlas en Tarija”, indicó.
El funcionario nacional pidió a las instituciones que decomisen toda semilla transgénica de contrabando que ingrese al país.
Colegio de Agrónomos
El presidente del Colegio de Agrónomos de Tarija, Efraín Rivera, indicó que con la producción agrícola actual no tiene los rendimientos suficientes para garantizar la seguridad alimentaria del país.
“Estamos trabajando con el Ministerio de Agricultura para normar y trabajar en ciertos productos con el tema de semillas transgénicas”.
Sin embargo, explicó que debe regularse la ley que sacó el Gobierno Nacional, la que debe ver con la producción orgánica, con el objetivo de clasificar ciertos productos agropecuarios para producirlo de manera “transgénica”.
“Lo que pasa es de dar mayor información a la población, porque al hablar de productos transgénicos se cree que te hace daño y no cumple las características sanitarias, evidentemente todos los productos tienen un daño mínimo por el uso de los agroquímicos”, acotó.
Es importante recordar que la apertura del Mercado Común del Sur (Mercosur), con arancel cero a casi todos los productos de la Comunidad Andina (CAN), ha puesto en alerta a los agropecuarios del oriente del país, quienes temen que no podrán competir en las mismas condiciones con poderosos de la agroindustria como Argentina, Brasil o Paraguay, y que ponen en riesgo 600 millones de dólares en exportaciones nacionales.
Los agropecuarios del oriente han insistido en la necesidad de autorizar variedades de cultivos genéticamente modificados para hacerle frente a los efectos del cambio climático y competir en similares condiciones a países vecinos.
Los entrevistados no descartaron que estos productos agrícolas que se producen en Tarija con semillas genéticamente modificadas se están comercializando en la actualidad en los mercados de la ciudad de Tarija.

EL APUNTE
Respuestas de la OMS sobre los alimentos transgénicos
La Organización Mundial de la Salud (OMS) preocupado por las preguntas de los gobiernos, los medios de comunicación y los especialistas en salud pública que trabajan en la esfera de los alimentos genéticamente modificados tomó la decisión de responder una serie de preguntas; y la respuesta es la siguiente:
La OMS indica que los distintos alimentos genéticamente modificados, y su inocuidad, tienen que evaluarse caso por caso, siendo “imposible” hacer una declaración general sobre la inocuidad de todos estos.
Los alimentos transgénicos que pueden obtenerse en el mercado internacional han pasado evaluaciones de riesgos, y no es probable que presenten peligros para la salud humana. No se han observado efectos en la salud humana como resultado del consumo de dichos alimentos por la población general en los países donde han sido aprobados.
Sin embargo, la OMS desempeñará un papel activo con respecto a los alimentos genéticamente modificados para velar porque la salud pública pueda beneficiarse tanto como sea posible de la nueva tecnología, asegurándose de que la salud no se verá afectada por el consumo de esos productos.

LA NOTA DE APOYO
Las semillas genéticamente modificadas
Sidar Paca/Bolinfo/Tarija
(elPeriódico,octubre-10/2018) Si bien las instituciones como el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag), y el Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal, (Iniaf) están en contra del uso de las semillas genéticamente alteradas, ¿que son realmente estas?.
Las plantas o semillas genéticamente modificadas comenzaron a desarrollarse a comienzos de los años 80, como producto de la aplicación de la biotecnología moderna.
Se conocen como plantas o semillas genéticamente modificadas a las que tienen información genética que ha sido modificada mediante ingeniería genética, ya sea para introducir uno o más genes nuevos o para modificar la función de uno propio.
Como resultado de esta modificación, las plantas o semillas genéticamente modificadas muestran una nueva característica, por ejemplo, resistir a una plaga o producir más proteínas o vitaminas.
El desarrollo de plantas o semillas genéticamente modificadas es posible como resultado de los avances científicos logrados en los últimos 50 años, especialmente desde el descubrimiento de la molécula del ADN como material de herencia.
En Tarija el sector campesino rechaza el uso de estas semillas para el sector agrícola y apoyan la productividad orgánica para garantizar la seguridad alimentaria.

LOS DATOS
• Agroquímicas y agroinsumos estarían vendiendo semillas transgénicas de contrabando.
• Santa Cruz es donde se produce soya transgénica en grandes cantidades.