VIE
OCT
19

Comer pan es mucho más saludable de lo que muchos creemos






10 octubre, 2018

ECOOSFERA
Tenemos algunos buenos argumentos que te harán revalorar el pan (y que te harán querer comer uno ahora mismo).
La comida es eso que te metes a la boca acompañado de pan. Tan versátil y delicioso, este acompañante milenario nos vincula –de un bocado– con casi todas las personas del mundo, a pesar de sus diferentes dietas, y al mismo tiempo masajea nuestro antojo y nos nutre. ¿No es maravilloso?

¿Quién podría no comer pan? Pues aunque no lo creas, existen personas que han dejado de comerlo por mitos sin fundamento.

Muchas de ellas han optado por eliminarlo de su dieta –y seguro no sin sufrimiento de por medio–, ya que desde hace un tiempo comenzó a ponerse de moda prohibir los carbohidratos en las dietas para bajar de peso, una tontería si reconocemos que, por ejemplo, deberíamos estar haciendo ejercicio para obtener buenos resultados, y para hacer ejercicio, necesitamos de mucha energía que el cuerpo destila desde los carbohidratos.

Entre estos datos que, más allá de ayudarnos, desinforman, se dice que

comer pan engorda, que inflama o que se puede sustituir fácilmente.

Pero lo cierto es que no es tan fácil. Así que te invitamos a seguir leyendo para que te enteres de por qué SÍ deberías comer pan o seguir acompañando tus comidas con él (claro, con inteligencia y moderación), si es que eres de los que aún guarda sus dudas.

¿De dónde surgió la idea de que los carbohidratos –y el pan– engordan?

Primero que nada, muchas personas han adoptado estrictos regímenes alimenticios en los cuales se restringe el consumo de carbohidratos –y con ellos, el pan–, pues en teoría “nos hacen engordar”. ¡Pero esto no es buena idea! Los carbohidratos son nuestra fuente de energía primaria: nuestro cuerpo los necesita para funcionar y, de hecho, nuestra dieta debe tener por lo menos 45% de carbohidratos.

También existe la idea de que, supuestamente, los carbohidratos elevan la producción de insulina, una hormona que se produce en el páncreas y que ayuda a regular el suministro de nutrientes en las células. Pero cuando se produce en exceso, la insulina deja de ser efectiva, y los nutrientes –que se transforman en grasas– comienzan a acumularse en el cuerpo. No obstante, la ciencia ha comprobado en numerosos estudios que el exceso de insulina no es provocado directamente por un alto consumo de carbohidratos, sino que ocurre en cualquier dieta en la cual se incurra en excesos –incluso en las dietas bajas en carbohidratos–.

Por eso lo importante es retomar el diálogo con tu alimentación, y no tanto restringir alimentos o reducir calorías.

Además, hay otra razón para consumir pan…

El pan no es puro carbohidrato

Cuando consumes pan estás consumiendo también una alta dosis de fibra, así como vitaminas y minerales que son muy difíciles de obtener por otra vía. Cada rebanada de pan contiene una porción de estos elementos, que no sólo te mantienen sano, sino que pueden propiciar la pérdida de peso gracias a que regulan el azúcar en la sangre y ayudan a sentir saciedad.

Pero si pensaste que sólo estamos hablando de pan integral, tienes algo más que saber: no es el único saludable.

El pan blanco también puede contener granos enteros esenciales, y es una buena fuente de vitaminas y minerales. Además, su proceso de fermentación descompone los nutrientes, de manera tal que se vuelven más asimilables para el organismo. Por si fuera poco, este proceso crea bacterias buenas que restauran la flora intestinal –como en el caso del yogur o los pepinillos–. Por eso los alimentos fermentados son esenciales en las dietas de las personas más longevas, pero pocos saben que el pan entra en esa categoría.

¿Y el gluten?

Mucho se ha dicho que el gluten, la proteína del trigo, es un enemigo de nuestro bienestar digestivo. Pero, como han señalado algunos apasionados panaderos, ¿es creíble que tras milenios de consumir pan, de pronto millones de personas se estén volviendo intolerantes al gluten? Muchos apuntan a que no comer gluten se ha vuelto más una moda que una necesidad real y que tiene más que ver, otra vez, con el deseo de perder peso.

Pero para quienes no son parte del 1% de la población mundial intolerante al gluten, no comer esta proteína equivale sólo a un gasto de dinero innecesario –ya que los productos “gluten-free” son muy caros–. Adicionalmente, una dieta así seguida sin supervisión puede provocar desnutrición, no por la falta de gluten, sino porque implica dejar de comer una gran cantidad de alimentos esenciales que forman parte de las recetas con trigo y pan.

Pero si no consumes pan porque eres vegano, ¡ahí te va otra buena noticia!

Si tu dieta es vegana y tiene como base un imperativo ético que te prohíbe consumir alimentos de origen animal, debes saber que eso no implica que abandones el pan. Quizá ya sabes que existen opciones veganas, o que tú mismo puedes hacer tu propio pan. Pero no tienes que ir tan lejos: muchos panes artesanales, e incluso comerciales, suelen ser veganos (sí, leíste bien), pues hay una gran variedad que no contiene huevo, leche ni ningún otro ingrediente de origen animal.

Comer pan bajo un régimen vegano es aún más necesario, ya que es una gran fuente de energía.

Así que, como puedes ver, no comer pan puede ser muy contraproducente para la salud. Además, ya hay mucho de feo en el mundo: ¿para que sumarle la abstención de algo tan delicioso como el pan, que sin duda nos hace más felices?

SACA PUNTAS

mas
SUMA

El presidente de la Asociación Departamental de Apicultores de Tarija, Carlos Ortiz, informó que el reto de este sector es producir 80 mil kilos de miel para la canasta del adulto mayor.

RESTA

Un incendio de magnitud fue registrado ayer antes del mediodía por la ruptura del ducto San Roque de YPFB, ubicado en cercanías de la comunidad El Pelícano, en el municipio de Villa Montes. El hecho dejó cinco personas gravemente lesionadas.