MAR
OCT
16

No existe un estudio actualizado de especies en peligro de extinción






27 septiembre, 2018

LORENA PÉREZ/BOLINFO/TARIJA
(elPeriódico, septiembre 27/2018) No existe ningún estudio actualizado sobre las especies de animales silvestres que se encuentran en grado de amenaza o peligro de extinción en el departamento de Tarija, además, las políticas para preservar la fauna con riesgos, son escasas.
El director de Gestión Ambiental y Biodiversidad de la Gobernación de Tarija, Eduardo Rueda Ruiz, dijo que hablar de especies de animales silvestres en peligro de extinción “es un tema delicado”, porque la fauna en Tarija, es amplia.
“Por ejemplo, en el caso del misquincho, ya no hay en el río Guadalquivir por el tema de la contaminación, pero eso no quiere decir que está en extinción”, explicó.
En base al Libro Rojo de la Fauna Silvestre de Vertebrados de Bolivia actualizado al año 2009, las instituciones como la Gobernación de Tarija, establecen mecanismos para la preservación de las especies con algún tipo de amenaza o en peligro de extinción.
Rueda, dijo que el libro proporcionado por el Ministerio de Medio Ambiente y Agua, es el documento en el que se basan para determinar el rango de peligro que tiene alguna especie silvestre.
Existen diferentes categorías de peligros, como el extinto, el extinto en estado silvestre o crítico, vulnerable, casi amenazado y datos insuficientes.
“En total, existen 21 especies de peces, que se encuentran en estado vulnerable y uno en estado crítico, que es el caimán”, expresó.
Actualmente, esta dirección, asegura que realiza controles de protección de fauna silvestre y piscícola en Tarija, en donde establece intervenciones para que las personas no realicen el traslado de animales del Chaco hasta la ciudad de Tarija.
La falta de un estudio o datos sobre la fauna silvestre en Tarija, debe a que esta tarea no es ejecutada por la falta de recursos. “No es como uno quisiera, pero trabajamos con lo que hay”, declaró Rueda.
El director de la Fundación Naturaleza y Vida (Natura), Iván Arnold Torrez, explicó que esta organización cuenta con un programa de conservación de correcciones transfronterizas, un reconocimiento otorgado a la flora y fauna del departamento de Tarija, que va más allá de las fronteras políticas.
“Es fundamental que la eco región chaqueña que la conforman Tarija, Chuquisaca, Santa Cruz, además de extenderse por Argentina y Paraguay, tenga niveles de conservación”, expresó.
Existen animales que requieren espacios territoriales muy amplios para vivir, mismos que deben contar con miles de hectáreas, como el jaguar u otras especies grandes, de esta manera, estos animales, pueden tener un desarrollo normal en el ámbito silvestre.
“Requieren mucho espacio y además, en el caso del jaguar, se necesitan animales de su especie para que su población se mantenga, caso contrario se podrían tener efectos como la deriva génica”, refirió.
Arnold, explicó que en casos extremos, el efecto de contar con pocas cantidades de animales de una misma especie, puede provocar el entrecruzamiento en las especies, que posteriormente, conlleva a problemas genéticos en las crías.
Los trabajos de conservación eco regional de Nativa, especialmente en la región del Chaco, se enfocan en un monitoreo con trampas cámara ubicadas en puntos estratégicos para observar cómo se está moviendo la fauna en este sector.

La encargada de conservación de la organización Nativa, Marcela Zamora, dijo que toda especie, tiene un rol fundamental en el ecosistema, así como el ser humano.
“Cada especie tiene un rol, es como un tejido en el que todos estamos vinculados, si nosotros desatamos un punto y cortamos, se puede desarmar este tejido”, relató.
Si algún animal desaparece de un ecosistema o un bosque, según Zamora, este no tardaría más de tres años para extinguirse, debido a que existen especies vegetales que dependen de ellos para seguir existiendo.
“Los vegetales dependen de los animales, para que sus semillas continúen dispersándose, un animal come una semilla y luego cuando es defecada en otro sector, una nueva planta crece lejos de la planta madre”, explicó.
Especies en peligro de extinción o con amenaza
Al hablar de especies de animales que se encuentran en peligro de extinción, según el director de Nativa, Iván Arnold, es referirse a la fauna que ya está en un estado “sumamente crítico”.
Algunas de estas especies, son los patos de torrentes (Merganetta armata), el oso de anteojos (Tremarctos ornatus) o también conocido como el jucumari; los felinos en general, como el puma o el jaguar.
“Bolivia es uno de los países más diversos del mundo en felinos, todos ellos tienen algún nivel de amenaza o peligro de extinción. Las especies amenazadas son poblaciones que todavía se mantienen en un estado viable y pueden pasar rápidamente a peligro de extinción por la disminución de su hábitat, sobre caza o pesca”, afirmó.
Cuando se habla de especies en peligro de extinción, según Arnold, usualmente se piensa en animales carismáticos o grandes, pero también existen especies pequeñas, uno de ellos, el mirlo de agua (Cinclus schulzi).
“Esta es una de las especies que está en proceso de evolución constante, porque es un pajarito que tendría que vivir más en los árboles, pero tiene más hábitos de un pato que se mete en las torrenteras que se puede observar en la reserva de Tariquía”, indicó.
El loro alisero (amazona tucumana), actualmente es una especie con “mucha presión”, debido a que las personas usualmente lo adquieren o lo compran para tenerlo de mascota en sus hogares.
Arnold, enfatizó que existe diversidad de especies de animales que tal vez no son tan visibles, que están sufriendo algún tipo de riesgo.
Sobre esta especie, la encargada de conservación de la organización Nativa, Marcela Zamora, afirmó que solo existe en el tipo de bosque que tiene la reserva natural de Tariquía.
“Este tipo de bosque nublado también está en Chuquisaca, pero tiene sus variaciones, es endémica de este ecosistema y está en el Libro Rojo con algún grado de amenaza”, indicó.
La fauna desprotegida por falta de normativas
El director de Nativa, Iván Arnold, indicó que en el departamento de Tarija, existen pocas normativas que protejan la flora y fauna en cualquiera de los pisos ecológicos, en el Chaco, en el subtrópico o los yungas.
“Nos hace falta trabajar mucho más en el entendimiento de lo que es la conservación de nuestros hábitats y la protección de la fauna, no tengo mayor conocimiento de normas o disposiciones políticas que se hayan dictado recientemente respecto a la protección de la fauna”.
Ante esta situación, Arnold, destacó la importancia en la población en el rol del cuidado de la flora y fauna en el departamento y no así, solo de las instituciones públicas u organizaciones que se dedican a preservar el medioambiente.
“Vemos cómo las campañas, por ejemplo, de Greenpeace, que fomentan el cuidado de cualquier animal en peligro de extinción, donde la ciudadanía es mucho más militante, ahora vemos mayor sensibilidad en los jóvenes con los animales silvestres como domésticos”, acotó. (eP).
elAPUNTE
Factores que amenazan a la fauna
Algunos de los factores que pueden generar un grado de amenaza a la fauna, de acuerdo al director de Nativa, Iván Arnold, es la cacería desordenada y en los últimos años, la disminución territorial del hábitat de diferentes especies.
“En otros lugares hay cacería y se determina lo que son los cupos de cosecha, ahí una persona sabe qué animal se puede cazar o en qué cantidades”, explicó.
Generalmente en área rural se dice que “el tigre se comió la vaca”, esta situación ocurre debido a que no se respeta el espacio del felino para que obtenga su alimento natural. El ser humano, cada día invade más este territorio.
“Todos los animales necesitan territorios extensos para desarrollar su población, a medida que vamos invadiéndolos por el uso forestal, cambio de usos de suelo y demás, les dejamos con poco espacio, por lo que sabemos que están destinados a extinguirse en las próximas décadas”, lamentó.

losDATOS
Unas 21 especies de peces en Tarija, se encuentran con grado de amenaza.
El Libro Rojo de la Fauna Silvestre de Vertebrados de Bolivia actualizado hasta el año 2009, es la herramienta que utilizan las instituciones para establecer mecanismos de protección a diferentes especies de animales silvestres.
NOTA DE APOYO
Evaluación eco regional en el Gran Chaco Sudamericano
La organización Nativa liderando un proceso trinacional, culminará un trabajo de evaluación en el Chaco.
En una primera evaluación realizada el año 2005, se quiere determinar en qué estado se encuentra este territorio.
“Este es un buen ejemplo de cómo una eco región sufre muchísimo, la presión de las actividades económicas, en el Chaco, hablamos en promedio, de unas mil hectáreas por día, es decir, cada jornada se pierde este territorio”, aseveró.
Unas mil hectáreas, según Arnold, equivalen a unos 1.300 campos de fútbol, un terreno que se pierde, por día. Esta deforestación sostenida ocurrió en los últimos 10 años en el Gran Chaco Sudamericano.
“Debe ser una de las regiones más amenazadas por el cambio de uso de suelo, no solo del continente, sino a nivel mundial, este es un ejemplo de cómo hace unos 10 años, las especies sobrevivían, las que ahora están cada vez más fragmentadas”, recalcó.