MAR
OCT
23

Evolución de los derechos humanos en la formación policial





27 septiembre, 2018

La institución policial, en pleno proceso de transformación y cambio, esta ejecutando la tarea ineludible de enfrentar el serio desafío de trabajar en la construcción y formación del nuevo perfil profesional del policía del futuro, que promueva un profundo compromiso en el cumplimiento de la misión constitucional, con el único propósito de recuperar la credibilidad, la confianza y el sitial de privilegio como institución fundamental del Estado Plurinacional de Bolivia, tomando en cuenta la vocación de servicio sustentado en los principios y valores éticos de lealtad, disciplina, honestidad, responsabilidad e integridad, privilegiando el respeto a los DERECHOS HUMANOS.
La observancia y cumplimiento de los derechos humanos por parte de los policías, además de ser una exigencia legal y ética, es también una exigencia practica en la aplicación de la ley, por tanto imprescindible en el proceso de enseñanza aprendizaje en las aulas policiales, con la finalidad de proporcionar la información pertinente sobre aspectos doctrinarios y normativos de los derechos humanos que guardan relación con la función policial, además de establecer procedimientos y técnicas básicas de intervención policial en el marco del respeto de los derechos humanos.
El objetivo que se persigue al incorporar de manera transversal la asignatura de derechos humanos a la curricula policial, es obtener un perfil profesional del egresado policía con calidad y excelencia, sobre todo basado en principios humanitarios de protección a los derechos constitucionales, con principios teóricos relacionados a los derechos humanos y a la ética profesional, inculcando en el aspirante a policía, el adiestramiento en el uso de la fuerza bajo los principios de legalidad, proporcionalidad y necesidad, de una manera progresiva, ética y técnica, habilidades necesarias para el desempeño profesional optimo del futuro profesional ante los requerimientos del contexto de la sociedad actual.
Una de las condiciones de la labor policial moderna, es su responsabilidad frente al entorno al que sirve. Para el cumplimiento de sus funciones, la Constitución Política del Estado confiere a los policías profesionales determinados poderes y facultades siendo los más importantes el uso progresivo de la fuerza y la detención de infractores a la ley. Estas acciones que ejecuten los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, deberán subordinarse y adecuarse al respeto y cumplimiento de la Carta magna, las leyes vigentes, y a los Convenios y Pactos internacionales en materia de derechos humanos. Así se garantiza la legalidad y legitimidad de estas acciones y se alcanza la finalidad y misión del servicio policial.
El funcionario policial, durante su formación académica profesional, en las Unidades Académicas de pregrado y posgrado de la Universidad Policial, adquiere los conocimientos necesarios para ejercer las labores preventivas, disuasivas y de represión a la actividad delincuencial. Sin embargo es necesario que también se desarrollen directivas adecuadas para garantizar la atención de quienes han visto vulnerados sus derechos, es decir las víctimas del delito.
La profesionalización de los cuadros policiales, constituye un proceso permanente de capacitación y entrenamiento que debe permitir un desempeño adecuado ante los diversos requerimientos de la sociedad contemporánea. Los planes y programas del Sistema Educativo Policial deben garantizar una alta preparación, individual y colectiva, incidiendo en los aspectos teórico – prácticos, además de los éticos. La capacitación deberá ser profesional, lógica y realista priorizando la enseñanza basada en competencias, para adquirir habilidad y destreza, asegurando el cumplimiento de la función de servicio a la comunidad, priorizando el RESPETO A LOS DERECHOS HUMANOS.