MAR
DIC
18
MAR
DIC
18

MIL PALABRAS (205) Causa, efecto y oportunidad





21 septiembre, 2018

Por Ramón Grimalt
El 1 de octubre será, sin duda, un día histórico. A las nueve de la mañana sabremos si la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en La Haya conmina a Chile a tratar con Bolivia una solución a todos aquellos asuntos pendientes que tienen que ver con nuestra mediterraneidad al margen del Tratado de Paz y Amistad de 1904 que, en principio, zanjaba el diferendo marítimo. El Gobierno tiene la seguridad de que el alto tribunal fallará a favor de Bolivia; en la acera de enfrente, se espera aquello que siempre ha hecho la CIJ en casos de controversia limítrofe o territorial, es decir una solución salomónica que no beneficie a una de las partes. En el país, la opinión pública se mantiene a la expectativa porque el fallo coincide con la campaña electoral de cara a las primarias del 27 de enero de 2019. Por supuesto, usted y yo anhelamos que la CIJ haga justicia histórica; pero al mismo tiempo somos conscientes de que un fallo favorable será debidamente instrumentalizado por el Gobierno que preside Evo Morales y no le faltará razón pues ha sido quien inició el proceso en el año 2006 como una política de Estado que al fin está a punto de prosperar.
En La Moneda se considera que Morales busca ese golpe de efecto electoral; en algunos sectores de la oposición en Bolivia, gracias a Dios, se es más prudente. De algún modo u otro somos conscientes de que la bandera de la reivindicación marítima es de todos. Si bien politizar el fallo es casi inevitable, hay que tomar en cuenta que habrá un antes y un después y el escenario post La Haya marcará definitivamente el derrotero de la campaña electoral de las generales de 2019. En este sentido, y ya que estamos, la oposición podría pescar en este río si sabe jugar sus cartas adecuadamente. Se me ocurre, por ejemplo, apostar por el expresidente Carlos Mesa quien en su momento fue el mejor vocero de la causa marítima. Memorable fue, por cierto, su intervención durante una entrevista en la televisión pública chilena donde retrató a políticos, diplomáticos y periodistas poniendo en evidencia una serie de argumentos incuestionables que luego, en La Haya, fueron presentados por un equipo jurídico de lujo con Antonio Remiro Brotons a la cabeza. Pero, claro, una cosa es un contexto político-histórico donde Carlos se mueve como pez en el agua y otra muy diferente lidiar con un país rebosante de contradicciones donde la gobernabilidad depende de factores que trascienden las garantías constitucionales.
Mesa es consciente de ello porque lo ha vivido en carne propia; ha padecido los rigores del bloqueo (callejero-rural-parlamentario); ha visto cómo su Presidencia era sitiada por moros y cristianos y que el partido político del que era vicepresidente (MNR) se dedicaba a buscar el pelo en la leche para defenestrarlo al mínimo error. Y Carlos no pudo (ni supo) resistir porque jamás ha respondido a la lógica altoperuana de las alianzas y las componendas. Tampoco, y todo hay que decirlo, supo aprovechar el noventa y pico de popularidad con que entró en Palacio Quemado (2003) y dejó que se diluyese como un azucarillo en agua tibia. Hoy, eso es pasado. El presente indica que las posibilidades de enfrentar al Movimiento Al Socialismo (MAS) están dadas. La cuestión es si tendrá el coraje (o la osadía, depende) de hacerlo.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

La Alcaldía y los comerciantes llegaron a un acuerdo para instalar la feria Navideña en el Parque Temático.

RESTA

El reordenamiento en la Parada al Norte se agrava y carece de un control. Durante todo el día se encuentran parqueados minivans que prestan servicio hacia Camargo, Tupiza, Villazón y Potosí.