SAB
SEP
22

LO QUE NOS CUESTA COMENZAR Y TERMINAR ALGO





11 septiembre, 2018

Dejar todo como lo encontraste, dejar todo en su lugar, ponerlo en donde lo sacaste… en fin, estas son lecciones que nos enseñan durante toda la vida, nos las inculcan en la casa y el colegio pero por alguna extraña razón no llegamos a comprenderlas fielmente, sobretodo si nos referimos a trabajos que hacen instituciones públicas o casi públicas.

Es tan difícil encontrar un lugar donde se encaró una obra o mejora que haya quedado igual que cuando se comenzó, explicamos, si por alguna razón en una calle empedrada o asfaltada se quiere o tiene que hacer una instalación adicional, ya sea de gas natural o alcantarillado, no queda más que romper el asfalto o lo que corresponda, se debe excavar y hacer la instalación, luego se debería tapar, cerrar y dejar como si nada hubiera pasado… y ahí surge el problema, eso dista mucho de la realidad. Queda todo hecho un desastre, los morros de tierra por un lado, los pedazos de calle por otro, las zanjas cavadas rellenas sin compactar que se convierten en rompe muelles improvisados, etc, esa es la fotografía que queda y casi por eternas memorias porque no hay quien venga arreglar y dejar todo como antes. Es parte del desorden con el que trabajamos, muestra como importa poco la debida planificación, que así vivimos y estamos acostumbrados a hacerlo, que no importa mucho donde se queden tiradas las cosas pues en medio del desorden da igual.

Esa conducta habla mucho de nosotros, ya que surge en instituciones de servicios que deberían garantizar la conclusión de un trabajo, que no genere incomodidad ni malestar a los vecinos, que ejecuten sus acciones en un marco de pulcritud y que mejoren la calidad de vida de la gente y no la empeore dejándoles huecos, zanjas, lomos, tierra, barro y cuanto podamos imaginar. Es cuestión de voluntad, es sólo que los directores, gerentes, responsables, se interesen en revisar cómo esta quedando todo… es cuestión que los ciudadanos exijamos el respeto de nuestros derechos y reclamemos por lo justo, por lo que corresponde… contar con servicios de calidad en todo sentido.