MAR
SEP
18

PELIGROSAS FORMAS DE ESTACIONAR





10 septiembre, 2018

Cuando la excepción se vuelve la norma, algo esta fallando, algo no esta bien, las conductas van por donde no deben y como es lógico, todo se complica, surgen los problemas. En nuestra ciudad tenemos la muy mala costumbre de inobservar las reglas de tránsito, nuestra educación vial deja mucho que desear como conductores y peatones, desde donde estemos creemos tener siempre la razón y no es así.

Podemos citar decenas de ejemplos en los que violentamos la normativa, sin duda alguna, pero si nos referimos a sólo uno, el del estacionamiento en doble fila es de los más peligrosos e imprudentes. Detenemos nuestros autos al lado de otros que ya están parqueados debidamente, ni siquiera encendemos nuestras luces para indicar que no nos movemos o que sólo es temporal , a veces dejamos el motorizado y salimos a hacer trámites “rápidos” o compras de último momento, otras estamos esperando a alguien que se bajó a hacer lo mismo sólo que demora más. En fin, las razones sin razón para proceder de esta manera son muchas, ninguna justificada. De hecho que está prohibido y muy pocos hacen cumplir esta regulación, en diferentes calles y avenidas vemos como se repite esta conducta, exponiendo a otros conductores y transeúntes, las dobles filas ya causaron accidentes y hasta muertes, al tener menos espacio para pasar y seguir circulando muchos optan por invadir el carril contrario en una maniobra de riesgo, se han producido colisiones frontales con heridos de por medio. Los casos más patéticos son los que involucran a motociclistas y ciclistas que de hecho están menos protegidos que quien va en un automóvil, la imprudencia de quien parquea de esta manera ha ocasionado que al abrir repentinamente la puerta, los que van en dos ruedas se golpeen y caigan, luctuosas experiencias se han tenido al respecto.

Si bien cuando recordamos estas conductas, la población reacciona, las autoridades igual, poco tiempo dura la emoción pues al cabo de sólo días es como si nada se hubiera dicho ni hecho. Se deben realizar controles rigurosos, estrictos, de manera que “aprendamos y entendamos” que seguir estacionando en doble final es ilegal, es peligroso, es irresponsable, es egoísta. Depende más de nosotros que de quienes deberían multarnos o sancionarnos por hacerlo.