DOM
NOV
18
DOM
NOV
18

Magisterio goleó 4 a 0 a Estudiantes Chiquiacá






25 agosto, 2018

ANDRÉS TÓREZ TÓRREZ
Como el ave Fénix, el equipo de Magisterio se levantó de un mal comienzo en el campeonato para derrotar a Estudiantes Chiquiacá por 4 goles a 0, en el cotejo de fondo disputado anoche por el Clausura de la Primera B.
NOCHE IDEAL
Fue un partido donde al equipo ganador le salieron todas y al perdedor no le salió nada bien, mal en defensa, confundido en el mediocampo y casi sin pesar en el ataque, casi sin proponérselo Magisterio aprovechó estas falencias para ganar su primer partido y lo más importante, escapar del fondo de la tabla de posiciones.
En apenas 9 minutos, Magisterio parecía tener cocinado el resultado del partido, llegó 3 veces al área rival y anotó 3 goles, más no se le podía pedir, a los 14 minutos centro que encuentra al defensor Ariel Mamani, que cayéndose anota el primer gol, a los 19 minutos falla un defensor queda solo Claudio Rojas, que con remate cruzado anota el segundo tanto, a los 23 minutos centro al punto penal y allí nuevamente aparece Mamani que con golpe de cabeza anota el sorpresivo 3 a 0 del partido.
Estudiantes Chiquiacá intentó reaccionar, pero estaba visto que no era su jornada, pero quedaba todavía el segundo tiempo, como para intentar una remontada, pero nada de aquello aconteció, ya que sus desordenados intentos fueron conjurados por los defensores, donde pese a algunos errores rayó a gran altura el defensor Ariel Mamani, el autor de 2 goles.
Magisterio esperó pacientemente que se desgate Estudiantes Chiquiacá en sus estériles intentos ofensivos y a los 40 minutos le puso la cereza a la torta, centro preciso desde la izquierda para que Henry Ancasi meta el cabezazo y sentencie la goleada de Magisterio F.C. frente a Estudiantes Chiquiacá por un inopinado 4 a 0.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

La oficina del Defensor del Pueblo, la Armada Boliviana y otras instituciones de Bermejo se sumaron este fin de semana a la campaña nacional contra la trata y tráfico de personas.

RESTA

Es lamentable que el olvido y la dejadez hayan llegado al bosquecillo de Juan XXIII, al ser un espacio pintoresco en otros tiempos que  luce hoy desdibujado en relación a la imagen que tenemos grabada en la retina.