LUN
NOV
12
LUN
NOV
12

Equipos coleros echaron a sus entrenadores






24 agosto, 2018

ANDRÉS TÓRREZ TÓRREZ
Cuando se han jugado 7 fecha del Campeonato Clausura de la División Profesional del Fútbol Boliviano, todos los equipos que ocupan los últimos puestos en la tabla de posiciones de este campeonato y la acumulada del descenso, han despedido a sus directores técnicos y no son pocos los que podrían seguir sus pasos.
LA CANTALETA DE SIEMPRE
De nuevo se reactualiza la misma cantaleta de los dirigentes de que cuando los resultados no son los esperados, se corta el hilo por lo más delgado, que en este caso es el director técnico, es mejor echar a uno que a varios jugadores, además de que en los contratos de los futbolistas no figura el rendimiento y además gozan de la protección de las leyes tanto deportivas como laborales.
No es casual que los 5 equipos coleros hayan apelado a este expediente, por un lado se evapora la chance de clasificar a alguna Copa Internacional, que se constituye en la tabla de salvación y por otro asecha la “sombra del descenso”, que es lo que quita el sueño a sus dirigentes.
Lo cierto es que Universitario (3 puntos), Real Potosí y Aurora (4), Destroyers (6) y Nacional Potosí (8), se ha desligado de sus directores técnicos y ya trabajan con los nuevos estrategas, esperando cambiar el rumbo de sus equipos.
Deberían ser 5 directores técnicos despedidos, pero en realidad son 6, debido a que en el arranque del torneo Real Potosí, tenía 2 equipos, 2 presidentes y obviamente 2 entrenadores, uno dirigió 2 partidos, Wálter Botta, mientras que el otro, el argentino Fernando Ochaizpur, no tuvo la misma suerte pero igual apeló a la FIFA, para cobrar hasta el último peso de su contrato.
Entre los despedidos tenemos a 4 extranjeros, los argentinos Carlos Leeb, el ya mencionado Ochoaizpur y Edgardo Malvestiti y el paraguayo Roberto Pérez y se completa la relación con los bolivianos José Pepe Peña y Botta.
Los dirigentes no tienen una idea formada en cuanto a la nacionalidad de los nuevos entrenadores, por ejemplo han desempolvado a 3 bolivianos, Edgar Apaza, Luis Illanes y Marcos Ferrufino, largamente conocidos como apaga incendios o chinchones, porque aparecen después del golpe del despido del anterior entrenador.
Mientras que como compensación ha llegado un solo extranjero, el argentino Adrián Romero, conocido por haber militado en varios equipos bolivianos, pero un ilustre desconocido en la función que ahora ocupará.
Por el momento los únicos entrenadores que se encuentran seguros en sus puestos de trabajo, son de los equipos punteros, llámese Francisco Mosquera (Royal Pari), César Farías (The Strongest) o César Vigevani (Sport Boys), de allí para abajo nadie tiene seguro nada, ya hay algunos clubes que han respaldado a su técnicos, pero todos sabemos que es una advertencia de que el próximo paso es el despido, si no mejoran los resultados.