DOM
SEP
23

Rememorando la fiesta de San Roque





17 agosto, 2018

Prof. Luis Rolando Baldiviezo Flores

BREVE HISTORIA.- Primer Domingo de Septiembre, día de fiesta en Tarija. El Santo más venerado por la población, comienza su recorrido por las calles de la ciudad, avanzando al son de tambores, quenillas, cañas y camacheñas. Los promesantes chunchos, de los que en esos años soy parte, acompañan a San Roque en la procesión de la fiesta y son los pollerines, ponchillos y turbantes que se mueven al unísono de las flechas que cada uno lleva en sus manos, los que imponen el ritmo en el avance. Los que ayudaban a cuidar el orden y la disciplina en esos tiempos eran los llamados cariñosamente “sonsos”, como el “Deren deren” y otros que con su chicote imponían respeto en la procesión del Patrón milagroso.
Pero el pueblo no solo reza, también se distrae y lo hace con juegos como el “Karagullo” (dados con figuras y sonaban fuerte dentro de una lata) y otros juegos más. La competencia tradicional era la carrera de cochecitos sin motor, hechos de madera con cuatro ruedas incluidos los rodamientos, en que participaban los jovenzuelos que bajaban raudamente por la pendiente de la calle General Trigo, para volver por la calle Sucre y terminar su recorrido en el atrio de la Iglesia.
Otro juego que de la época es el “palo encebau”, en el cual el muchacho participante, trepaba un palo cubierto de cebo en cuya cúspide tenían pañuelos que contenían dinero, que era el premio para quienes lograban subir. Pero muchos resbalaban por el cebo y no conseguían su objetivo.
Recuerdo con nostalgia el baldío frente al Templo de San Roque, en el que se realizaba la corrida de Toros y que de a poco, se fue transformando en una plazuela, gracias al trabajo y el empeño de los jóvenes vecinos del Barrio.
La Fiesta de San Roque hace 40 años atrás se estaba muriendo, había pocos cañeros y chunchos, todo estaba declinando, por falta de incentivo, organización y apoyo de las autoridades, pero hubo un grupo de Sanroqueños que levantaron la Fiesta, recolectaron víveres y herramientas para motivar a las alojeras, pasteleras, cañeros y empanaderas; incentivos como azúcar, arroz, un azadón, etc., de esta manera se levantó la Fiesta. Luego vino el Festival del Canto y la Aloja y la carrera de bicicletas San Roque – Chaguaya – San Roque, hace 31 años atrás que hicieron más grande la fiesta.
No nos olvidemos de los campaneros y recuerdo que para acceder al campanario del templo, teníamos que subir unas peligrosas escaleras y tocábamos “Chalequito verde talón…”
FOLKLORE.- Los músicos que tocaban la camacheña eran muy pocos, pero se los incentivó dotándoles de un poncho de color verde para identificarse y un almuerzo. Años atrás no pasaban de 8 personas, pero ahora asisten 18, no hay juventud, la mayor parte son personas de la tercera edad, ojalá haya promoción de gente joven, creo que nuestras tradiciones y costumbres no se van a incentivar con palabras sino con hechos.
De los cañeros podemos decir que hay un buen número, pero falta mayor organización, lo más bonito es que hay mujeres cañeras que adornan nuestra procesión.
Un punto alto es que cada año hay más chapaquitas alféreces que son más de 25. Las alfereces son aquellas mujeres que llevan un estandarte formado de varias pañoletas y cintas de vistosos colores y que cada año de su promesa van agregando una cinta o una pañoleta. Estas mujeres acompañan al Santo en su peregrinación para curar a los enfermos.
LO NUESTRO.- Las empanadas blanqueadas, rosquetes, aloja de maní, pastelitos con cebolla, picantes de gallina y otros no faltan en mi querida Fiesta del Patrono San Roque, el arte culinario no va a morir nunca. Lo bueno y positivo es que en esta fiesta no hay discriminación, un campesino tiene los mismos derechos que uno de la ciudad, las mujeres en muchos casos participan igual que los hombres. La fiesta de San Roque es reconocida a nivel nacional e internacional y es cero alcohol.
Decían las personas antiguas que cuando el Santo estaba radiante, sonriente y su trono bien arreglado, el año sería bueno, habrá buenas cosechas y viviremos en paz y armonía, daba la coincidencia de que este presagio se cumplía. San Roque es un Santo que infunde respeto y fe.
PERSONAJES.- En la fiesta de San Roque se destacaban varios personajes como el tamborero “Ochenta” que siempre andaba con la sonrisa a flor de labios; “El Jullero” que vociferaba por la calle ancha diciendo que era héroe de Boquerón, pero que al llegar a Entre Rios se espinó y se volvió. El “Tarugo” que era guapo para contar cuentos y alegraba las chicherías con sus ocurrencias y no nos olvidemos de don Raúl Borda, Luis Martínez y otros que ayudaban al engrandecimiento de la fiesta.
Las nuevas generaciones conocen poco de la Fiesta de San Roque, es por este motivo que realicé esta breve reseña histórica.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

La propuesta realizada por el Sedeges para que la ropa incautada por la Aduana Nacional en los últimos operativos efectuados en la ciudad de Tarija sea donada a los hogares de acogida, como a los sectores más vulnerables del municipio.

RESTA

Siguen los chaqueos con la complicidad de las mismas comunidades campesinas que tratan de encubrir a los responsables de los incendios que son registrados, mismos que ponen en riesgo el medio ambiente e incluso la vida de los habitantes de estas zonas.