JUE
NOV
15
JUE
NOV
15

Qué es la dismorfia Snapchat y por qué está invadiendo la psique juvenil






17 agosto, 2018

ECOOSFERA

El reflejo es la génesis de la dismorfia, un trastorno quizá tan antiguo como los espejos, pero que apenas en 1987 fue catalogado como un auténtico trastorno psiquiátrico. En la actualidad es imposible saber cuántas personas padecen trastorno dismórfico corporal (TDC), ya que la mayoría de los afectados no busca ayuda.

No obstante, es indudable que cada vez más jóvenes tienen una percepción negativa de sus cuerpos.

Resulta paradójico que, en la modernidad, las obsesiones corporales invadan tantas psiques, y que sean los espejos donde sucede esa especie de catarsis negativa.

Porque históricamente los espejos han cargado otro simbolismo. En el mundo místico, los espejos reflejaban el espíritu; en la literatura, son puertas a mundos inversos o superficies en las cuales adivinar el futuro. Pero sólo ahora se han vuelto un espacio de repudio, obsesión y autoexclusión, entre otros fenómenos de talante negativo.

La era digital ha exacerbado las peores patologías, y el TDC es un ejemplo de ello. Ahora no es sólo el reflejo, sino la fotografía la que desata obsesiones.

Cada vez más jóvenes se realizan cirugías estéticas para lucir como en sus fotografías y selfies, editadas con aplicaciones como Facetune.

Estos jóvenes acuden con cirujanos plásticos con una inquietud: si es posible lucir tan perfecto en la realidad como en las selfies repletas de filtros. Son los rostros digitalmente alterados los que están provocando un inédito tipo de TDC, ahora llamado “dismorfia Snapchat”.

El 55% de los pacientes en EE.UU. se operan para verse mejor en las selfies

Para los especialistas se trata de un inquietante fenómeno psicológico, donde la línea entre la fantasía digital y la realidad concreta se desvanece. Lo más grave es que ahora no son sólo los estándares de belleza de las celebridades lo que detona mayores obsesiones corporales, sino la aparente perfección de nuestros conocidos, tal como señala un artículo en JAMA Facial Plastic Surgery.

 

Pero, ¿tiene cura la dismorfia Snapchat?

El fenómeno de la generación selfie –y sus malas aproximaciones a lo que debiera ser la autoestima–, así como el TDC y la nueva dismorfia Snapchat, no son sino el correlato de algo mucho más grande: el desarrollo del individualismo como culto al yo, que en el capitalismo se ha exacerbado.

Por ello, tanto el TDC como la dismorfia Snapchat y muchos otros trastornos asociados, como la depresión, sólo pueden curarse si cambiamos los paradigmas que rigen el entendimiento de lo que es bello deseable, y sólo si extirpamos el individualismo de raíz egocéntrica –que, dicho sea de paso, no es una actitud inherente al ser humano–.

Debemos aprender a ser entendiendo que somos parte de un todo, lo que conlleva cambios sociales, espirituales y psíquicos de gran envergadura. De otra manera, trastornos como la dismorfia Snapchat sólo podrán tratarse, más no curarse.

 

SACA PUNTAS

mas
SUMA

El Primer Foro Nacional de Marcas Territoriales y Marca País fue inaugurado ayer por la mañana en el hotel Los Parrales con la participación de autoridades e instituciones del sector público y privado.

RESTA

Un estudio realizado por una universidad en la ciudad de La Paz y que fue avalado por el Ministerio de Salud, reveló que Tarija es uno de los tres departamentos que encabeza el consumo mensual de bebidas alcohólicas.