DOM
SEP
23

La Fiesta Grande de Tarija…tiene sus conflictos






16 agosto, 2018

LORENA PÉREZ/BOLINFO/TARIJA
(elPeriódico, agosto 16/2018) La tradición y la cultura que emana la Fiesta Grande de Tarija a la población que visualiza esta festividad religiosa, no muestra los conflictos y elementos problemáticos que ocurren en el transcurso de esta actividad que aglutina a miles de personas.
Adrián Villanueva Borda, quien es chuncho hace 34 años, señaló que la Fiesta Grande de Tarija, además de ser una actividad cultural de gran importancia en el departamento, el país y en el mundo, para los promesantes tiene un significado religioso elevado.
“El 80 por ciento de los chunchos, hace una promesa de por vida, el poder bailar para San Roque por temas de salud, vemos que en otras fiestas se piden cosas materiales, pero esta, es distinta”, afirmó.
Para los chunchos, bailar en esta festividad “es un sacrificio de vida”, pues según Villanueva, no es fácil llevar en la cabeza, un turbante, por horas bailando.
La visión que transmiten los chunchos, con los colores en sus trajes, su danza y la fe de cada uno de ellos, oculta un aspecto que tal vez no es evidente para cualquier persona que tuvo la oportunidad de presenciar una procesión.
Villanueva, contó que en los últimos años, hubo problemas al interior de la festividad de San Roque, como que en el medio de una procesión, los promesantes se pelean entre sí.
“Este problema se presenta porque algunos chunchos con poca antigüedad, quieren bailar adelante, tal vez porque allí nunca para el tambor, musicalmente suena muy bien, por eso todos quieren estar en este lugar”, indicó.
Uno de los principales estatutos de los chunchos, señala que el orden en las filas, es realizado de acuerdo a la antigüedad de cada uno, pero eso según Villanueva, “no se respeta”.
“Es un problema que desde hace unos 15 años no se soluciona, tal vez esto pasa por los jóvenes que no saben en esencia cuál es su promesa, conozco a muchos que solo bailan por bailar y ese es otro problema”, lamentó.
Villanueva, expresó que existe algún tipo de mecanismo que se maneja en las personas que organizan las procesiones para que algunos chunchos, que bailan unos dos a tres años, puedan bailar al lado de San Roque, en las primeras filas.
“No sé si llamarlo muñeca o corrupción, pero no puede ser que yo con un grupo de unos 300 chunchos que bailamos muchos años desde pequeños, bailemos atrás, hemos pedido incluso a otros dirigentes de manera cordial que se soluciones este tema”, expresó.

Una reunión con la mesa directiva de la organización de la Fiesta Grande de Tarija, prevé realizarse con este grupo de chunchos, con el fin de obtener una solución al orden en el que bailan los chunchos en las procesiones.
Por su parte, el presidente de la directiva de los chunchos promesantes, Félix Rivera, afirmó que los que nos respetan el orden en las filas de las procesiones, son los mismos chunchos.
“Si son chunchos antiguos, ellos deben respetarse y respetar a los demás, porque el que no está registrado en una lista, entra en las filas, esto es lo que reclaman”, respondió.
Rivera, enfatizó que “nunca” se dio esta situación durante las procesiones y por este motivo, la dirigencia cuenta con un registro de unas 150 parejas que van adelante junto a la imagen del patrono.
“Todos quieren bailar en la cabecilla, hay muchas peleas por la cantidad de chunchos que ahora se tienen que llenar unas 10 cuadras de baile y de organizadores, somos solo unas 20 personas”, explicó.
Según registros de esta directiva, contabilizaron hasta el año pasado más de 4 mil chunchos que participaron de las procesiones.
Un poco de la historia de San Roque
Para conocer un poco acerca de la historia de San Roque, el párroco de la iglesia del mismo nombre, Garvin Grech, explicó que el santo, provenía de una familia adinerada y era un laico franciscano, es decir, decidió rendir su bautismo, no casándose ni haciéndose religioso, pero ejerciendo una vida de pobre.
San Roque, nació en Montpellier, Francia el 16 de agosto de 1295 en un hogar de próceres de la nobleza francesa, sus padres fueron, Juan de la Cruz y Liberia, su nobleza descendía de los cristianos reyes de Francia.
“No tenemos los datos históricos de San Roque, como los hay de San Francisco, ya que en ese tiempo no existía la idea de historia como la conocemos ahora; lo que sí sabemos, es que era una persona que dejó mucha influencia”, expresó.
Grech, indicó que San Roque, dejó su nobleza y a su padre, con el fin de realizar las peregrinaciones, recorriendo más de mil kilómetros en las mismas.
“El año pasado, estuve en Santiago de Compostela y pude hacer casi 400 kilómetros en 15 días de caminata; el santo, en su proceso de conversión, es decir, para ser un cristiano comprometido, de Montevideo a Roma, hizo más de mil kilómetros”, refirió.

Confirman presencia de cardenal en Tarija
El calendario de la Fiesta Grande de Tarija, inicia el 16 de agosto con una celebración religiosa en la iglesia San Roque y posteriormente los chunchos, realizarán una peregrinación con el santo en las calles del centro de la ciudad.
El párroco de la iglesia de San Roque, Garvin Grech, afirmó que el martes 11 de septiembre, durante el encierro, estará el cardenal Toribio Ticona.
“Con la ayuda de Dios, esta fecha esperaremos al cardenal, el martes me llamó para confirmar su presencia”, resaltó el religioso. (eP).
elAPUNTE
El perro significa la presencia de Dios
En el transcurso de la peregrinación de San Roque, el párroco Garvin Grech, indicó que el santo, se topó con diferentes enfermedades, entre ellas, la lepra y en la tradición, se dice que en ese entonces, vio a Cristo.
“Al volver a su pueblo, San Roque, se encontraba en un estado irreconocible, transformado, por lo que la gente lo apartó, algunos dicen porque estaba enfermo y otros porque lo veían como maleante, luego lo denunciaron por haber matado y lo llevaron hasta la cárcel”, relató.
San Roque fue totalmente excluido de la sociedad y en un momento de rechazo, uno tiende a deprimirse, contó Grech, por lo que el santo, se fue al desierto y ahí, un ángel le trajo un pan y una jarra de agua.
“Ahí redescubre a Dios, ese perro, es la presencia de Dios, no es ninguna mascota, en la iconografía, los animales son la señal de la presencia de Dios, es el fiel compañero que va al lado del humano en las buenas como en las malas”, afirmó.
losDATOS
Según registros de la directiva de los chunchos de Tarija, hasta la gestión 2017, más de 4 mil promesantes bailan en las procesiones.
NOTA DE APOYO
El rol de la mujer en la Fiesta Grande de Tarija
El presidente de la directiva de los chunchos promesantes, Félix Rivera, aseveró estar “conforme” con la presencia y el rol de la mujer en la Fiesta Grande de Tarija, pero como alféreces y no así de chunchos.
“Esto está formado desde nuestros abuelos y en el reglamento, no puede una mujer vestirse de chuncho, cada persona hace su promesa al santo desde distintos puntos, incluso regalando refrescos… es tradición”, afirmó.
Por su parte, uno de los chunchos de la Fiesta Grande desde hace 34 años, Adrián Villanueva, señaló que la mujer siempre tuvo participación en esta actividad, como alféreces, quienes llevan un estandarte y con cintas que representan cada año.
“Cuenta la leyenda que los chunchos en épocas pasadas, cuando tenían la enfermedad de la lepra, pasaban por las calles y al producir ruido con tambores u otros instrumentos, la gente salía de sus casas, para dejar comida, prendas de vestir u otros”, indicó.
Posteriormente detrás de ellos, estaban las mujeres, quienes con carretillas y otros elementos, recogían estos productos para llevarlos al lugar donde vivían los leprosos; por este motivo, según Villanueva, las mujeres siempre tuvieron su lugar en la Fiesta Grande de Tarija.
“Creo que en vista que hay interés de varias mujeres por participar de esta fiesta, esto no quiere decir que tengan que ser chunchos; la gente ve que es algo bonito, pero es un sacrificio, ahora tenemos una crisis social, si en un apretón que exista entre los promesantes, a una mujer la tocan sin querer, generará una denuncia”, argumentó.