MAR
OCT
16

MONTES Y PAZ… ENTRE PELEAS, DENUNCIAS Y JUICIOS





10 agosto, 2018

Siempre hemos escuchado aquello de que nadie sabe para quién trabaja y de realmente quién se beneficia de lo que se haga en determinadas situaciones, a veces pensamos que somos nosotros mismos pero no es así, aparecen otros que capitalizan mejor y con más rapidez. La política es un escenario que abre situaciones impensadas en algún momento, que luego se vuelven reales y dan para creer aquello de que no hay nada escrito y que es el arte de lo posible.

Mientras entre ellos se sacan los ojos cada vez que pueden, denuncias y procesos judiciales van avanzando, unos de manera silenciosa, otros con más bulla, para uno por acciones de sus quince años como autoridad, para el otro casi estrenándose en reyertas legales por poco más de tres. Lo cierto es que ambos, se han encargado de hacer evidentes situaciones que afectan su imagen personal, que dañan su figura política y los expone a sanciones legales que pueden llevarlos a la cárcel. Con seguridad que sabe de quiénes estamos hablando, Oscar Montes y Rodrigo Paz, al primero lo persiguen los juicios y recientemente se reabrió uno por enriquecimiento ilícito que afecta a su familia también, como para preocuparse y mucho, considerando que ya estaba respirando tranquilo y la noticia le cayó como balde de agua fría. Ni mencionar aquella denuncia por el uso de trabajadores municipales en trabajos particulares y decenas más que se fueron quedando en el camino. Al segundo le van apareciendo sindicaciones y querellas por sus cuestionadas y millonarias obras en su breve periodo edil, una por falsedad ideológica planteada por el diputado Norman Lazarte por no tener título profesional válido en Bolivia y hacerse llamar y firmar como tal, a la que se adscribe el Concejo Municipal por si fuera poco. A eso se suma la del concejal Sergio Gallardo ante el Ministerio de Transparencia por la licitación y adjudicación para la construcción del puente 4 de Julio. Difícil laberinto del que tendrá que salir. Para colmo, un informe de varios entes colegiados de profesionales sobre el mástil millonario, anuncia otra denuncia por irregularidades muy serias que hablan hasta de “precio excesivo”, termino que muchos entienden como “sobreprecio”. Lo de “ciudad inteligente” es incierto pues el municipio solo tiene la mitad del dinero, ya que la gobernación decidió no participar, pero el proyecto se licitó con base a un pliego de especificaciones para una obra completa, no por partes. Está claro que mientras no se demuestren ilegalidades, se presume la inocencia de Paz, también la de Montes.

Mientras tanto, las instancias donde se hicieron las denuncias respectivas, van avanzando lentamente en la investigación y, de a poco, arrojando indicios que pueden llegar a comprometer seriamente a los involucrados, que están más entretenidos y distraídos en sus disputas políticas, sin ver que los pueden estar acercando más y mas, cada día que pasa, a un futuro duro y desagradable, en el que tendrían que ocuparse más de ellos y sus familias que de seguir haciendo política de nivel cuestionable.