MAR
OCT
16

Falta de equipos en terapia intensiva en el hospital de Tarija cuesta vidas humanas






8 agosto, 2018

Sidar Paca/Bolinfo/Tarija(elPeriódico,agosto-08/2018) Personas de escasos recursos de Tarija tienen que atravesar una dura realidad cuando los médicos del hospital San Juan de Dios, les informan que el servicio de terapia intensiva está colapsado.Las opciones que quedan cuando no hay espacio, son con clínicas privadas, pero no todos tienen los recursos que estas solicitan.Por esta situación, hay familias que optan por llevarse al paciente a su domicilio a esperar que el destino tome la decisión de que si “vive o muere”.Samuel J.S., de 34 años del barrio Lourdes, comentó que él y sus familiares tuvieron que atravesar un momento realmente “difícil y triste” cuando su hermano de 25 años se accidentó con su motocicleta en febrero del 2018.“Nos sorprendimos cuando los médicos del San Juan de Dios nos informaron que mi hermano tenía que ser internado en el servicio de terapia intensiva, porque su vida corría riesgo por el accidente que sufrió y se complicó su estado”.Pero la sorpresa fue mayor, cuando les indicaron que no tenían espacio en su servicio y que debía ser llevado a una clínica privada.Samuel señaló que su hermano fue internado en un servicio de terapia intensiva de una clínica privada, pero, como los costos eran “tan altos”, todos sus familiares optaron por vender algunas pertenencias para conseguir el monto económico total que les cobró la entidad en salud particular. “Decidimos vender todo, para no permitir que mi hermanito fallezca”, aseveró.El jefe del servicio de terapia intensiva del San Juan de Dios y presidente del Colegio Médico de Tarija, Jaime Márquez Cavero, dijo que están atravesando problemas.“Estamos con una falta tremenda de unidades de terapia intensiva para adultos y niños en todo el departamento”, aseveró.Márquez explicó que ninguno de los hospitales del departamento cumple con las normas en salud que indica de que el 20 por ciento de la capacidad de estos centros debe de ser de terapia intermedia o intensiva.

El médico mencionó que el servicio de terapia intensiva del San Juan de Dios, siempre está ocupado por pacientes con problemas craneales, embolia, cardiovasculares, abdominales o pulmonares.Los profesionales pidieron a la administración del hospital Obrero si pueden transferir a un paciente que esté dentro de la Ley 475.Pero, en caso de que no haya espacio en el hospital Obrero, indican a los familiares del paciente que lleven a su pariente a un centro privado que tiene un costo elevado por el servicio de terapia intensiva.“Muchísima de la gente no tiene los recursos para pagar el servicio de terapia intensiva de una clínica privada, por ello que el paciente es internado en estos nosocomios por dos o tres días”.En el caso de que los familiares del paciente no cuenten con nada de recursos económicos, estos optan por llevar a la persona a su vivienda a que el destino decida si “vive o muere”.“Hay gente que no puede encontrar espacio en el servicio de terapia intensiva en el San Juan de Dios y no tiene para pagar uno privado, por ello, tuvo que pasar que la familia se lo lleve al paciente a su casa, pero eso no sabemos, lo que sería muy lamentable”, refirió.Falta de unidades“En el San Juan de Dios solo tenemos siete unidades de terapia intensiva, cuando deberíamos tener 20 camas de este servicio. Pero, anteriormente trabajamos con más camas, pero por falta de material tuvimos que disminuir el número”.La necesidad de unidades de terapia intensiva en el hospital de tercer nivel de la capital es evidente, con la finalidad de que las personas no estén pagando altas sumas de dinero para salvar la vida de su familiar.Mencionó que coordinaron con el gobernador y el director del hospital de que el servicio de terapia intensiva de este centro llegaría a tener diez camas con todos los equipos como respiradores automáticos, monitores entre otros, pero a la fecha no se cumple este compromiso.
El médico indicó que cada unidad de terapia intensiva con todos sus equipos tiene un costo promedio de Bs 200 mil, un costo alto para ser invertido por parte de la Gobernación, pese a que hay el espacio para que puedan montar más equipamiento en el servicio de este hospital.Otros serviciosSegún el Colegio Médico de Tarija, el servicio de terapia intensiva del hospital Obrero tiene cinco unidades, donde los pacientes son trasladados cuando no hay espacio en el San Juan de Dios para internar a la persona que se encuentran en una situación crítica.Además, la institución dio a conocer que las únicas clínicas privadas de Tarija que tienen servicios de terapia intensiva son Santísima Trinidad, Prosalud, CIES y la Cardio Vascular, pero cada una tiene alrededor de cuadro unidades con costos económicos que son regulados por el Colegio Médico.El Colegio Médico de Tarija indicó que la ciudad tarijeña no alcanza a tener ni 25 unidades de terapia intensiva sumando todos los servicios de las clínicas privadas, del San Juan de Dios y el hospital Obrero.“En Bermejo se creó un servicio de terapia intensiva, compraron equipos, pero no hay personal quien lo maneje. En Yacuiba pasa lo propio, no hay profesionales que operen las unidades de terapia, y en Villa Montes no hay”, explicó.Entonces en todo el departamento, aseveró Márquez, que no pasan de 30 unidades de terapia intensiva, sumando los servicios de los hospitales de Tarija en general, por lo que no es suficiente para cubrir la demanda existente.SedesEl director del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Paul Castellanos Zamora, mencionó que está prevista la ampliación del servicio de terapia intensiva del San Juan de Dios incorporando otras unidades más con todos sus equipos.Además, el Hospital Materno Infantil tendrá su propio servicio de terapia intensiva para menores de edad y mujeres que lo necesiten, con el fin de descongestionar el San Juan de Dios.Castellanos explicó que el Colegio Médico de Tarija controla los aranceles de los servicios de terapia intensiva que clínicas privadas y reglamentado por la Ley 3131.Otro caso que llamó la atención es de un menor de edad que necesitaba con urgencia ser internado en el servicio de terapia intensiva del San Juan de Dios porque recibió un disparo de un arma de fuego en la cabeza.Al encontrarse colapsado el hospital, tuvo que ser llevado a la clínica Yapur, donde los padres, de escasos recursos, tuvieron que hacer hasta lo imposible para cubrir los gastos.No obstante, hay familias que no cuentan con los recursos suficientes para acudir a una clínica privada cuando el servicio de terapia intensiva del San Juan de Dios se encuentra colapsado, por ello que tienen que tomar una dura decisión y resignarse, llevando a su pariente a su vivienda. (eP).EL APUNTELey 475 cubre a mujeres, niños y adultos mayoresEl director del hospital San Juan de Dios, Roberto Baldivieso Calle, explicó que la Ley 475 permite que las mujeres embarazadas, niños menores de cinco años y adultos mayores que sean internados en el servicio de terapia intensiva del hospital Obrero, siempre que se tenga espacio en ese centro de salud.Baldivieso indicó que las personas que no se encuentran dentro de la Ley 475 y necesiten este servicio, lo único que pueden hacer sus familiares es acudir a una clínica privada.AmpliaciónLa Gobernación tiene previsto comprar equipos para incorporar cuatro unidades de terapia intensiva en el servicio del hospital, dependiendo de que sean licitados estos equipos por la Unidad de Contratación.“Aún así, esta cantidad de unidades será insuficiente, pero esperamos que se amplíe más”, aseveró.NOTA DE APOYO

Gobernación debe equipar el San Juan de DiosSidar Paca/Bolinfo/Tarija(elPeriódico,agosto–08/2018) La asambleísta departamental, María Lourdes Vaca Vidaurre, dijo que el ejecutivo departamental debe de equipar los servicios del hospital San Juan de Dios como de terapia intensiva como de hemodiálisis, pero la Gobernación no estaría priorizando recursos para el servicio el sistema en salud del departamento.“Este es un problema extremadamente grave, que está ocurriendo en nuestro departamento, porque el hospital San Juan de Dios prácticamente está colapsado, no existe una política integral de prevención en salud, no hay una atención a la infraestructura o al equipamiento”.Debido a esta situación, los más perjudicados son los pobladores de escasos recursos.“La sala de terapia intensiva del San Juan de Dios tiene una capacidad solo para diez personas, imagínese si hay un excedente a este número, se tiene que turnar o finalmente tienen que migrar a clínicas privadas, afectando la economía que en muchos casos, afecta a las personas de escasos recursos de nuestro departamento”, explicó.Lamentó que este tema no está siendo tomado con seriedad por el ejecutivo departamental, situación similar que ocurriría con la atención de los enfermos renales, con la falta de equipos.LOS DATOS• Personas de escasos recursos no tienen con qué pagar un servicio de terapia intensiva de una clínica privada, por lo que toman una decisión difícil con su familiar que se encuentra entre la vida y muerte.• El servicio de terapia intensiva del San Juan de Dios no abastece la demanda de la población.