MAR
OCT
16

Descuentos de asambleístas “faltones” en Tarija podrían ir un fondo social






8 agosto, 2018

Redacción Central/Bolinfo/Tarija
(elPeriódico, agosto 07/2018) Al ponerse en la mesa la modificación del reglamento interno de la Asamblea Departamental para sancionar a los legisladores faltones o que no trabajen, el presidente de esta institución, Guillermo Vega Flores, ha propuesto que los descuentos vayan en beneficio de un fondo social.
La información la dio el asambleísta, Rubén Velasco Romero, quien dijo que ahora está trabajando en esta propuesta, para derivarla luego al pleno de la Asamblea para su tratamiento.
“En conversación con el presidente de la Asamblea, se ha visto de que esos recursos económicos por el concepto de los descuentos de faltas tengan un bien social”, dijo en conferencia de prensa.
El asambleísta de Unidad Departamental Autonomista (UD-A), Mauricio Lea Plaza Peláez, hizo conocer que también se sumó a la solicitud para modificar el reglamento de la Asamblea.
“Como bancadas creemos que es absolutamente necesario iniciar un reajuste de complementación del reglamento de la Asamblea, creemos que hay que incidir en temas importantes como la asistencia, las licencias, las declaratorias en comisión, que son algunas de las debilidades del reglamento”, explicó.
Aclaró que no solo debe controlarse la asistencia de los asambleístas a sesiones, sino también a las leyes que están haciendo y qué acciones de fiscalización están realizando.
“Si solo medimos a los asambleístas por su participación en sesiones, ustedes han visto que las mismas han reducido en su número, debido a la falta de temas para legislar y en consecuencia, el solo participar en sesiones no debe ser un indicador, sino del rendimiento, de la producción y de la utilidad de los asambleístas en el desempeño de su cargo”, agregó.
La asambleísta del Movimiento Al Socialismo (MAS), Sara Armella Rueda, denunció la semana pasada que solo el 5% de los 30 asambleístas asistió a todas las sesiones programadas en julio. (eP).
Los datos:
El actual reglamento de la Asamblea tiene vacíos, pues un legislador fácilmente puede pedir permiso para ausentarse, arguyendo que sostendrá una reunión con una “x” autoridad para tratar temas legislativos. El reglamento pide poco, casi nada de respaldo.