MAR
OCT
23

Científicos rastrean, por primera vez, el origen de una “partícula fantasma” proveniente de otra galaxia






8 agosto, 2018

Ecoosfera

Científicos han identificado, por primera vez, el origen de un neutrino que viajó desde fuera de la galaxia. Nadie sabe cuál es esxactamente su fin, pero los neutonios son partículas muy pequeñas, parecidas a los electrones, que viajan a una velocidad similar a la de la luz. Se sabe que abundan en el universo, y que son capaces de atravesarnos por millones en tan solo un segundo, sin darnos cuenta.

De manera que, el hallazgo de su origen, es un hecho sin precendentes, que podría cambiar para siempre a la Astronomía. ¿Por qué? Esto significa que ahora se cuenta con información sobre los posibles orígenes de los “rayos cósmicos de alta energía”,que puede ayudar a resolver un viejo misterio: el origen de la radiación cósmica, descubierta por el físico Victor Hess en 1912.

Este trabajo pionero de coordinación entre técnicas de observación tan dispares en observatorios repartidos por todo el globo, en los lugares más extremos del Universo, abre una nueva era en la detección de los mensajeros cósmicos, ofreciéndonos una nueva perspectiva del Cosmos.

Disección de un hoyo negro / Hubble

Afirma María Victoria Fonseca, Presidenta de la Junta de la Colaboración MAGIC y Catedrática de la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Las partículas de alta energía proceden de un blazar, un agujero supermasivo en el centro de una galaxia que absorbe materia y emite chorros de radiación.

Esta campaña ha cubierto todas las longitudes de onda del espectro electromagnético, desde la radio a los rayos gamma y, lo más importante, el neutrino de IceCube que lanzó la alerta.

Declara el investigador principal del observatorio IceCube, Francis Halzen para el diario La Vanguardia. Es por esto que el hito abre nuevas posibilidades para la astronomía multimensajero, ya que para el descubrimiento se utilizaron dos tipos de mensajeros: ondas electromagnéticas y neutrinos.

El Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y el observatorio IceCube explicaron que existe una alta probabilidad de que el neutrino se originara en un agujero negro activo en el centro de una galaxia distante de tipo blazar en la constelación de Orión.

Según la revista Science, el hallazgo contribuye a abrir nuevas ventanas al Universo. Antes se habían identificado dos fuentes de partículas de alta energía: el Sol y una supernova cercana en 1987. A partir del último descubrimiento se concluye que los blazares son una fuente de neutrinos astrofísicos. Los blazares están entre los fenómenos más violentos del universo y son un tema importante en la astronomía extragaláctica.

Un rastro de la radiación cósmica

El Universo está inmerso en rayos cósmicos, conjuntos de partículas aceleradas a grandes velocidades. Llegan a la Tierra constantemente, aunque la atmósfera nos protege de ellos. Sin embargo, el origen de los rayos cósmicos más energéticos,conocidos desde hace más de cien años, era un misterio hasta hoy.

Los rayos cósmicos consisten mayoritariamente en protones de altas energías. Según aclara Elisa Bernardini, investigadora principal del proyecto en MAGIC, científica de DESY Zeuthen y de la Universidad Humboldt en Berlin, el motivo de que sea tan difícil encontrar las fuentes de origen de los rayos cósmicos se debe a que “los protones de carga eléctrica positiva son desviados por los campos magnéticos en el espacio, por lo que, al no viajar en línea recta, no podemos ver la dirección de dónde vienen”.

En cambio, los neutrinos y los fotones, al no tener carga eléctrica, viajan por el universo sin desviarse. Esto permite identificar los objetos astrofísicos en los que se originaron. Por otro lado, los blázares son objetos que pertenecen a la familia de los núcleos activos de galaxias, son conocidos como los más extremos y variables en todas las bandas del espectro electromagnético.