SAB
SEP
22

NO DESANIMARSE POR LAS PROPIAS FRAGILIDADES





3 agosto, 2018

Cuando nos sentimos débiles e incapaces, pero confiamos primeramente en Dios, Él actúa en nuestra vida.

La conciencia de nuestras fragilidades puede asustar y hacernos desanimar; pero, la fe de que nunca estamos solos nos da coraje y fuerza para seguir adelante.

El apóstol Pablo decía preferir gloriarse de sus debilidades, porque reconociéndose débil, la fuerza de Cristo se manifestaba en él. La gracia de Cristo era su fuerza y eso le bastaba. (Cf. 2Cor. 12,9)

Por eso, no podemos desanimarnos por causa de nuestras fragilidades, porque con Dios, cuando somos débiles es que somos fuertes. (Cf. 2Cor. 12,10)

Jesús prometió que, si permanecemos unidos a él, haremos las obras que Él hizo y aún mayores. (Cf. Jn. 14,12)

Es bueno reconocer nuestras fragilidades, pero sin desanimarnos, porque confiamos en la acción de Dios en nuestra vida. DESDE ADENTRO

NO DESANIMARSE POR LAS PROPIAS FRAGILIDADES

Cuando nos sentimos débiles e incapaces, pero confiamos primeramente en Dios, Él actúa en nuestra vida.

La conciencia de nuestras fragilidades puede asustar y hacernos desanimar; pero, la fe de que nunca estamos solos nos da coraje y fuerza para seguir adelante.

El apóstol Pablo decía preferir gloriarse de sus debilidades, porque reconociéndose débil, la fuerza de Cristo se manifestaba en él. La gracia de Cristo era su fuerza y eso le bastaba. (Cf. 2Cor. 12,9)

Por eso, no podemos desanimarnos por causa de nuestras fragilidades, porque con Dios, cuando somos débiles es que somos fuertes. (Cf. 2Cor. 12,10)

Jesús prometió que, si permanecemos unidos a él, haremos las obras que Él hizo y aún mayores. (Cf. Jn. 14,12)

Es bueno reconocer nuestras fragilidades, pero sin desanimarnos, porque confiamos en la acción de Dios en nuestra vida.