MIE
OCT
17

CAZANDO ASAMBLEÍSTAS FALTONES





3 agosto, 2018

Resulta que algunos asambleístas se enojaron con ella, por estar insistiendo en el control de asistencia a las sesiones de la Asamblea Departamental, lo cierto es que Sara Armella viene desde hace tiempo tratando de corregir algo que siempre estuvo chueco, una especie de “dejar hacer y dejar pasar” respecto a la presencia de los legisladores tarijeños en las sesiones de este ente, por eso se ha ganado la antipatía de algunos que seguramente están entre los “faltones”, no faltaba más, son los que hacen lo incorrecto y no les gusta que se los obligue a hacer lo que corresponde. Con esas actitudes, qué podemos esperar de muchos de estos señores y señoras que representan al pueblo de Tarija.

Nosotros aplaudimos lo que está haciendo esta mujer campesina, que con valor está demostrando que se puede superar una de tantas malas conductas en el ente legislativo, sucede que a pesar de que no van a sesionar… por supuesto sí van a cobrar sagradamente los Bs. 14 mil de dieta cada mes, a eso no faltan ni están enfermos ni en comisión, ni tampoco se ausentan a propósito para impedir algo… para eso nadie falta. En la asamblea se hizo práctica común dejar sin quórum el pleno para suspender una sesión y así evitar en tratamiento y/o aprobación de alguna propuesta o tema picante, vieja chicana asumida y practicada en Tarija también. Igualmente, la disculpa dudosa de que no se asiste porque se está trabajando en la comisión respectiva cuando por ahí ni se aparecen. El descaro de algunos no tiene límites y sin el menor empacho, abren la mano para recibir lo que se le debe pagar a un asambleísta responsable y cumplido, no a uno faltón, negligente y descarado.

Lo único que preocupa es que a Sara Armella se la ve sola en esta tarea, el presidente Guillermo Vega brilla por su ausencia, será que no quiere que nadie se enoje con él, será que no quiere hacerse de un problema con sus colegas. Ojalá no sea así. El pueblo piensa, porque ya lo vio antes, que “entre bomberos no se pisan la manguera”, y así parece ser, por lo menos así lo demuestran. Esta debería ser una línea de acción respaldada y encabezada por el propio Vega pero parece no ser así. Lo que el pueblo entiende es que entre ellos sean colegas pero no cómplices de mentiras, engaños e irresponsabilidades, esto no es un juego ni estamos en colegio, estamos hablando de recursos de la gente y de necesidades públicas que deben ser atendidas por funcionarios públicos, a quienes se les paga para eso… no es un favor ni es gratis. Dicen que “una golondrina no hace verano” pero desde que Armella remueve este tema, en la Asamblea ha subido la temperatura, se siente un calor casi veraniego, esperamos que no se rinda y sea quien corrija irregularidades que otros no se animaron ni se animan a enfrentar.