DOM
SEP
23

El lado oscuro de la pastilla anticonceptiva






1 agosto, 2018

Cultura Colectiva

Algunas de las preguntas más recurrentes sobre la pastilla anticonceptiva versan sobre el ciclo menstrual: ¿Se modifica o se mantiene de la misma manera? ¿Disminuye el fluido o aumenta? ¿Qué hay del dolor y los síntomas? Las preguntas invaden la mente de aquellas chicas que comenzarán a usarlas como método. La realidad es que al tomarlas, el ciclo menstrual es muy regular, el sangrado disminuye y dura menos tiempo. Si bien se trata de una alteración al ciclo natural, es también un gran alivio para el cuerpo. Ahorran hierro y la sangre genera más glóbulos rojos.

Pero, ¿cuál es el costo de evitar embarazos no deseados y provocar​ un ciclo regular a base de fármacos? ¿Tendrá alguna desventaja? De hecho, la píldora y su historia tienen un lado oscuro que pocos conocen: A pesar de sus bondades, la pastilla puede resultar contraproducente para las mujeres y no sólo física y psicológicamente, también social y políticamente.

El problema actual radica en la industria farmacéutica, que destina millones de dólares anuales a ocultar los graves efectos de algunos fármacos que han resultado letales. Lógicamente al no enterarnos de los estragos que causa sobre cada una de las usuarias, la seguimos usando como control, mientras que las empresas fabricantes del medicamento no advierten sobre el verdadero peligro de tomar anticonceptivos, sino que alientan al consumo de los mismos.Entonces, ¿cuáles son los estragos y malas jugadas que el método trae consigo? Te sorprenderías al saber que van mucho más allá de conflictos y obstáculos a la salud ya que desde su creación, en la década de los 60, los secretos detrás del anticonceptivo rondaban las farmacéuticas. Hubo grupos de personas que lucharon por los derechos de las mujeres y la transparencia en cuanto a la información; sin embargo, fueron cuatro personas las pioneras en el uso de anticonceptivos: La activista Margaret Sanger, el biólogo Gregory Pincus, la multimillonaria Katherine McCormick y el ginecólogo John Rock.

Efectos secundarios que no fueron predichos

Entre los cuatro crearon un movimiento para que la pastilla saliera a la luz y estuviera a disposición de las mujeres; sin embargo, debía ser probada previamente. Entonces reunieron a un grupo de mujeres que se prestaron a la prueba. Pincus y Rock recibieron el apoyo económico de McCormick para financiar el proyecto. Nunca se les informó que era una pastilla para evitar el embarazo y la mayoría de mujeres dejaron el proyecto debido al malestar que les trajo el medicamento con sus efectos secundarios: inflamación, trombosis (casi) letal y cambios repentinos y duraderos de humor.

Cuando abandonaron el grupo, sufrieron otros cambios como la desaparición del deseo sexual, la depresión y un desequilibrio emocional. Ganaron peso, náuseas, cólicos y dolores en los senos, además de dismenorrea y edemas, directamente relacionados con la afectación del sistema endocrino y la infertilidad. De hecho, estos efectos aún son frecuentes entre las consumidoras de los anticonceptivos.
Racismo y represión social


El equipo que ideó la pastilla viajó por algunos estados buscando voluntarias para el estudio del anticonceptivo; no obstante, en la mayoría era ilegal, así que eligieron Puerto Rico. En aquel lugar ni el aborto ni los métodos anticonceptivos eran ilegales. De hecho, muchas mujeres puertorriqueñas fueron esterilizadas sin su consentimiento y sometidas a un procedimiento conocido como “La Operación”. Despectivamente, Pincus y Rock creían que si una mujer analfabeta o de escasos recursos podía usar la píldora correctamente, cualquiera lo haría.

El gobierno Puertorriqueño lo permitió, incluso les concedió entrada a las zonas más vulnerables y les dio acceso a cualquier cosa que necesitaran, sin importar la integridad de sus mujeres. Ellos “vendían” la idea diciendo que era para proteger a su propia comunidad, pero la ofrecieron a las mujeres en situación inestable y no a las que tenían cierto poder económico o estudios. Durante el estudio, tres mujeres fallecieron en circunstancias que nunca fueron esclarecidas, y las autoridades se negaron a hacer una autopsia para determinar la razón de su deceso.

Feminismo: ¿a favor o en contra?

Finalmente,  en 1960 la legislación del país más poderoso del mundo aprobó la píldora anticonceptiva. Con ella, las mujeres del mundo controlarían su cuerpo y natalidad y al mismo tiempo, sería decisión de ellas tomarla o no. Ante el lanzamiento, algunas organizaciones conformadas únicamente por mujeres tomaron la idea de la píldora como una liberación que daba poder a las mujeres para decidir sobre su reproducción y vida sexual. La promoción de la píldora era una solución eficaz para el control natal, así como su decisión sobre su sexualidad y su cuerpo.En la actualidad, el feminismo se cuestiona esta práctica normalizada, alegando del biopoder que resulta de la dependencia de un fármaco o control hormonal que en teoría, parece efectivo y sano. De igual manera, el feminismo actual afirma que la píldora significó más bien la liberación sexual de los hombres, pues desde su llegada no es necesario que ellos se protegieran, mientras que ahora, son las mujeres las que cuidan de él.

Para las posiciones más radicales, la supuesta emancipación femenina a partir de la píldora nunca existió. Incluso consideran que los hombres han sido excluidos de su responsabilidad, pues a la fecha no existen pastillas o parches para ellos, pero ¿no es esto una discriminación de género? En cierta media sí, ya que los métodos anticonceptivos masculinos virilizan al hombre, mientras que los femeninos controlan la sexualidad y capacidad reproductiva en las mujeres.Las píldora anticonceptiva carga consigo sus evidentes ventajas, pero también secretos sobre los efectos secundarios y políticas de control natal, según la perspectiva del feminismo. La decisión de usar la pastilla está en cada mujer, pero es necesaria una legislación que obligue a la industria a dejar claro su mecanismo y al mismo tiempo, responsabilice a toda mujer de los beneficios y problemas que acarrea utilizarla.

**

SACA PUNTAS

mas
SUMA

La propuesta realizada por el Sedeges para que la ropa incautada por la Aduana Nacional en los últimos operativos efectuados en la ciudad de Tarija sea donada a los hogares de acogida, como a los sectores más vulnerables del municipio.

RESTA

Siguen los chaqueos con la complicidad de las mismas comunidades campesinas que tratan de encubrir a los responsables de los incendios que son registrados, mismos que ponen en riesgo el medio ambiente e incluso la vida de los habitantes de estas zonas.