JUE
ENE
24
JUE
ENE
24

DÓNDE COMEMOS





29 julio, 2018

Desde siempre en Tarija se ha cultivado el hábito de comer en la calle, de a pie, sin muchas comodidades, sin exigencias superfluas, probar esos platos típicos sabrosos preparados para distintas horas del día, refrescarse con aquellas bebidas que forman parte de nuestro menú criollo. Sucede que encontramos en diferentes lugares y dependiendo del horario, comidas de diferentes características… el saice, la sopita, el picante, las empanadas, etc, así como el combinado, la aloja de maní o cebada o la linaza… en ese sentido el tarijeño es muy gustero, no hay que lo detenga, ni el trabajo, porque es cuando más presencia de personas se registra en ciertos lugares donde se venden estas comidas. Pero más allá de estas peculiaridades tan nuestras, no podemos dejar de reconocer que los puestos callejeros se han proliferado y ya no estamos hablando de la Tarija de 50 mil habitantes ni de los muy conocidos comercializadores de sus comidas… ahora somos muchos más, tanto quienes nos alimentamos como quienes preparan y ofrecen estos servicios. Eso obliga a reflexionar, en especial sobre las condiciones de salubridad y limpieza con que se preparan dichos platos, sobre si son supervisados por autoridades de salud alimenticia, sobre si cuentan con algún permiso que legalice su actividad y establezca responsabilidades si es necesario.

Es muy cierto que nuestras costumbres van más allá de lo que las normas de convivencia social que se han ido implementando establecen, especialmente en un pueblo que no renuncia a sus tradiciones por sentirlas como parte de su identidad.

El nuevo escenario obliga a las instituciones llamadas por ley a definir nuevos mecanismos que le brinden garantías a la población, no podemos seguir pensando ni actuando como hace 20 años atrás pero también nos empuja a nosotros como consumidores a coadyuvar en estas tareas de control. La informalidad manifestada en las calles vendiendo comida a la gente es un peligroso elemento que debe ser controlado y legalizado si es preciso, sometiendo a esos negocios si es necesario a estrictas verificaciones de calidad para no exponer la salud pública.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

En respuesta a los reclamos de los comunarios, la Policía Departamental entregó ayer un nuevo módulo en esa comunidad para reducir los índices delincuenciales y accidentes en los ríos.

RESTA

Las interminables filas no cesan en las oficinas del Sereci. A los anteriores problemas registrados en fin de año por las cédulas de identidad como los permisos de conducción, se suman cientos de padres para conseguir el certificado de nacimiento, uno de los requisitos para la inscripción a las unidades educativas.