DOM
AGO
19

El plan de “Salvataje” del Club Atlético Ciclón






27 julio, 2018

JOAQUÍN JORDÁN AZURDUY
Luego de dos postergaciones, ayer la dirigencia del equipo de Ciclón presentó el informe de todo lo referido a las deudas y cómo será el trabajo a plantear por intentar salir de esta crisis que lo amenaza con desaparecer.
El presidente del club Johnny Zeballos hizo conocer cuánto se debe a impuestos, a los jugadores Gabriel Díaz y Álvaro Paniagua, por lo que mencionó que junto a los dirigentes realizarán actividades como una teletón y realizarán la apertura una cuenta solidaria para que 3 mil socios apoyen con 30 bolivianos y así se pueda salvar a la institución Albiceleste.
“Hemos tocado fondo, el club está en una situación incómoda económicamente, nos está agobiando a nosotros como dirigentes que vamos a hacer con el club, las deudas se nos vinieron encima, tenemos deudas hace un tiempo atrás que tenemos que asumirlas, tenemos deudas con Impuestos y con dos jugadores, pero con la gestión que hicimos pudimos acortarlo porque eran demasiados grandes, lo único que nos toca es incentivar a la gente, más que todo a los ciclonistas que nos den una mano, por el bien del club y del fútbol tarijeño, no nos olvidemos que Ciclón siempre estuvo al frente peleando los primeros puestos, ahora estamos tratando de afrontar una nueva etapa y un nuevo proyecto para que tengamos bases más sólidas , en lo deportivo tenemos una escuela y eso a lo largo darán los frutos, el deseo es seguir con Ciclón y pedir a los verdaderos ciclonistas que aparezcan y apoyen a su club en esta misión de poder salvarla”, dijo en la conferencia de prensa realizada en el patio del Comité Cívico, el presidente del Club Atlético Ciclón, Jhonny Zeballos.
La institución deberá pagar aproximadamente 25.000 bolivianos a Impuestos Nacionales hasta el 7 de agosto, a Gabriel Díaz se le debe 15.000 dólares americanos y al jugador Álvaro Paniagua es de 7.000 dólares americanos. En caso de no cancelar a los jugadores, Ciclón podría ser perjudicado con la quita de puntos del torneo oficial de la Asociación Tarijeña de Fútbol hasta la pérdida de categoría.
“informarles que logramos ya bajar los montos pero siguen altos y eso es lo que nos preocupa, con Gabriel Díaz hemos negociado alrededor de dos meses, el total de la deuda incluyendo los interés que los ha aprobado FIFA y que en su momento lastimosamente no fue apelada esa resolución es de 15.000 dólares que abría que cancelar al jugador, él está dispuesto a recibir un monto inicial de 7.000 dólares y que el saldo podamos reprogramarlo en cuotas y de esa manera hacer efectivo el cumplimiento de su obligación para que termine el proceso que se sigue en contra del club por parte de la FIFA, en el caso de Álvaro Paniagua es de 7.000 dólares por tres meses de sueldo, lamentablemente no se pudo hacer una conciliación con él y siguió el curso de proceso y salió a favor del jugador, pedir a la gente que nos apoye y ayude a salvar al club, mencionar que la deuda del jugador Gabriel Díaz debe cancelarse hasta el 1 de agosto, en caso de no cancelara se podrá perder tres puntos una vez que inicie el campeonato y así consecutivamente hasta el descenso de categoría, ojala que no lleguemos a eso, hay la preocupación de algunos dirigentes y jugadores, esperamos el apoyo de toda la gente con su aporte, es como si fuésemos a un partido de fútbol y que la entrada valga 30 bolivianos, necesitamos que vayan 3.000 personas a ese partido que es crucial para nuestra vida, con todo lo recaudado sería de 90.000 bolivianos que nos va a ayudar bastante a sanear la economía del club, además que con los dirigentes para el 3 de agosto estamos realizando la caminata por Ciclón y el 4 de agosto llevaremos la teletón” finalizó Carlos Yeske.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

Miles de canes están siendo vacunados en todo el país, en la campaña en contra de la canina. En Tarija fueron habilitados diferentes puntos en los barrios.

RESTA

Venció el plazo para que la Asamblea Departamental de Tarija pueda declarar prioridad la compra de un resonador magnético para el hospital  San Juan de Dios. Tanto la Asamblea como la Gobernación se culpan entre sí por esta situación, mientras la salud sigue relegada.