JUE
AGO
16

PARLAMENTARIOS QUE BRILLAN POR SU AUSENCIA





24 julio, 2018

El desprestigio que cargan entes legislativos se va heredando de periodo en periodo sin importar mucho quienes son sus miembros o si son los mismos de antes. De por sí, la población no los ve con buenos ojos a pesar de que es quien los elige y, aunque parezca gracioso, ellos mismos se ocupan de confirmar esa mala percepción que tiene la gente. Las críticas van en contra de asambleístas plurinacionales, departamentales y de concejales municipales.

En el caso de los diputados y senadores tarijeños, la situación no es muy distinta, no son muy bien vistos y parecerían interesados en hacer los méritos suficientes para eso. El hecho de que no se puedan reunir o sesionar deja mucho que desear sobre su verdadero interés y responsabilidad con la región. Existen temas pesados en la agenda que deberían ser tratados pero no sucede de esa manera, las quejas aumentan y el deterioro de su imagen es cada vez mayor, al punto que pocos podrán aspirar a una reelección ya que no están mostrando a la población, gran cosa sobre su trabajo. En este caso las miradas enojadas no apuntan a los del oficialismo o a los opositores, llegan a todos, porque nadie o muy pocos marcan la diferencia, la actitud es la misma. No pasa por cuantas veces convoque la directiva, puede hacerlo siempre, la inobservancia a esa disposición es la que molesta. En algún momento se habló de sancionar a los faltones pero nada sucede, se quedó en solo un anuncio, mientras tanto nuestros “honorables” siguen ganando sus jugosas dietas sin que nadie pueda objetar. Ya se escucha aquello de que “entre bomberos no se pisan la manguera”. Vergonzoso.

En realidad, es la población la que debe hacer un análisis a conciencia y dejar de elegir a quienes no hacen nada ni se preocupan por su región. Es cierto que algunos van “colgados” del saco del candidato a Presidente pero a otros se los elige directamente, es la gente la que debe exigir sanciones directas a quienes no asistan ni rindan cuentas de sus actos en pro de sus mandantes. Si el cambio no llega desde la gente, este fenómeno tan nuestro se seguirá presentando y continuaremos con eso de que “cada pueblo tiene los gobernantes que merece”.