SAB
AGO
18

Intenso frío favorece pesca en el Pilcomayo






19 julio, 2018

Laura Vidaurre/ Bolinfo/ Tarija
(elPeriódico, junio 19/2018) Para el secretario de Medio Ambiente de la Gobernación, Pablo Avilés Pérez, las instituciones de Paraguay no colocaron una tranca en el río Pilcomayo para impedir el ingreso del pez sábalo a Bolivia, sino que las bajas temperaturas hicieron que este se “asiente”.
Avilés informó de la conformación de una comisión trinacional, para hacer un muestreo de la cantidad y calidad de los peces.
El secretario dijo que después de un recorrido por el río en las zonas de Dorminic y Villa Montes, constató que todavía hay peces, pero en una cantidad mínima.
“Por el fuerte frío el pescado se ha asentado y ha buscado su medio de hábitat para sobrevivir, es por eso que no estaba subiendo el pescado, eso nos dicen”, contó el secretario.
Mas allá de pensar en que los paraguayos pusieron una tranca para que los peces no pasen a Bolivia, el dirigente de la Asamblea de Pueblos Guaraníes, Teófilo Murillo, hizo énfasis en la creación de políticas para salvar el río Pilcomayo de la contaminación.
“En el río desde hace algunos años ya se viene contaminado, el cauce también se ha ido cambiado por los hermanos del Paraguay y de Argentina”; lamentó.
El dirigente guaraní, destacó que las instituciones deben reunirse con representantes de los países vecinos para crear políticas a favor del Pilcomayo.
“Esta situación de la contaminación no se soluciona, ya se sabía que existe una contaminación y que ahora se agravó, ya no existe tira para el consumo de los que vivimos en esos lugares”, sostuvo. (eP).

SACA PUNTAS

mas
SUMA

El  Grupo de Apoyo Civil a la Policía realiza atenciones de auxilio a los peregrinos y visitantes que asisten al templo  de Chaguaya,  y pasan por el municipio de Padcaya, indicando que hay campamentos instalados en los diferentes puntos por donde pasan los promesantes.

RESTA

Venció el plazo para que la Asamblea Departamental de Tarija pueda declarar prioridad la compra de un resonador magnético para el hospital  San Juan de Dios. Tanto la Asamblea como la Gobernación se culpan entre sí por esta situación, mientras la salud sigue relegada.