SAB
DIC
15
SAB
DIC
15

Deschamps busca ser el tercer técnico que gana el Mundial






15 julio, 2018

BARCELONA
Didier Deschamps jugará su particular final enfrentado a la historia de la Copa del Mundo. El seleccionador francés puede convertirse, al cabo de 28 años, en el tercer entrenador que conquiste el título Mundial después de haberlo hecho anteriormente como jugador, tras ganarlo en 1998 como capitán de Francia.
Franz Beckenbauer, en 1990, fue el segundo de la lista, dirigiendo desde el banquillo a la Alemania que se impuso en la final a Argentina, 16 años después de que, en 1974, fuera el capitán de la antigua Alemania Federal que se impuso en la final a Holanda.
El primero de esta selecta lista, el que la estrenó, fue Mario Lobo Zagallo, campeón como jugador con Brasil en 1958 y 1962 y como entrenador en 1970. El legendario brasileño también formó parte del equipo técnico liderado por Parreira en 1994 y asesor del conjunto brasileño que ganó el trofeo en 2002.
Dechamps, que con 82 encuentros como entrenador ya es récord en la historia de la selección francesa, sustituyó a Laurent Blanc en 2012 y tras caer eliminado a manos de Alemania en los cuartos de final del Mundial de 2014, alcanza su segunda final consecutiva después de la dolorosa derrota en la Eurocopa de 2016 frente a Portugal.
Persona de fuertes convicciones, a este francés de Bayona, de 49 años de edad y que pudo ser pelotari antes que futbolista, no le tembló el pulso a la hora de apartar a Karim Benzema de la selección a causa del escándalo provocado por un vídeo sexual en que se parecía hacer chantaje a su compañero Valbuena. Ni todas las presiones alrededor del vestuario y de personajes populares en todo el país le hicieron cambiar su decisión, imperturbable hasta el final y que ha mantenido… Convirtiéndose en líder indiscutible.
“Es un ganador”, resumió Antoine Griezmann al hablar de él, de un entrenador al que el crack de la selección y del Atlético de Madrid comparó con Diego Simeone por ese “carácter” en el que el triunfo, su búsqueda, es lo más importante. Un tipo que, además, sabe controlar con guante de hierro a un vestuario que conoce bien. Porque el vestidor de la selección francesa nunca ha sido fácil.
Lo vivió como futbolista y capitán. Al lado de tipos como Zidane o Barthez, junto a Thuram, Blanc, Desailly, Petit o Dugarry y Djkorkaeff, a los que capitaneó hasta la gloria en 1998 pasando por encima de una selección brasileña que tenía en sus filas a Ronaldo, a Rivaldo, Cafú o… Dunga, su alter ego en la canarinha y que se estrelló de mala manera cuando tuvo que llevar las riendas de su selección, demostrándose que no siempre el líder espiritual en el campo puede serlo, también, triunfador en el banquillo.
Campeón de Europa con el Olympique de Marsella en 1993 y la Juventus en 1996, fue un mediocampista excelso en el acompañamiento de las grandes figuras. Si en la selección Zidane disfrutó de él, lo hizo tanto Boksic en Marsella como Del Piero en Turín, antes de que tras dos discretas temporadas en el Chelsea se retirase en 2001 como futbolista en el Valencia.
Mónaco (con el que fue subcampeón de Europa), Juventus (a la que ascendió a la Serie A) y Olympique de Marsella (al que condujo a su último título de Liga) fueron los equipos a los que dirigió antes de que la federación le diera las riendas de la selección francesa después de la eliminación ante España en los cuartos de final de la Eurocopa de 2012, cuando Laurent Blanc, compañero suyo como jugador del equipo nacional, decidió abandonar el cargo.
Francia, una selección repleta de talento y jugadores surgidos de las más diversas escuelas, no ha sido precisamente la que mejor fútbol ha desarrollado en el Mundial de Rusia… Pero su solvencia contrastada la ha llevado a superar todas las pruebas con las que se ha ido encontrando por el camino.
Deschamps sabe que tiene en Griezmann un capitán fuera de lo común y en Kylian Mbappé a un diamante en bruto. Y a su lado un colectivo magnífico y que ha sabido ponerse a las órdenes de un entrenador que sonríe lo justo, trabaja hasta la extenuación y no se deja llevar por las modas que van surgiendo.
Su partido número 83 como seleccionador puede significar la segunda estrella como campeona del Mundo para Francia. Y la suya propia. Está a un paso de hacer historia. Como Zagallo. Como Beckenbauer. Como nadie más.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

La Gobernación anunció la creación de la Secretaría de la Mujer, además de políticas en favor de este sector vulnerable

RESTA

Los gremiales de la feria navideña insisten en instalarse en el barrio Fátima, aseguran no volver al campo ferial del barrio El Constructor