VIE
SEP
21

Mesa pide reactivar juicio a Quiborax por falsificación






13 julio, 2018

ERBOL

Carlos Mesa solicitó a la Autoridad de Fiscalización de Empresas (AEMP) hacer gestiones para reactivar el proceso penal contra representantes de Quiborax por falsificación, con el objetivo de que reparen el daño económico causado al Estado en este caso.

El pedido de Mesa surge después de saberse que la AEMP desistió del proceso penal contra Allan Fosk y otros representantes de Quiborax, poco antes de que la Procuraduría firmó en acuerdo con la empresa chilena para pagarle 42,6 millones de dólares de indemnización por quitarle su adjudicación en la explotación de ulexita.

El expresidente sostiene la Procuraduría hizo una pésima defensa de Bolivia en este litigio, porque permitió que se abra un arbitraje internacional sobre la base de un acta falsificada, con la cual Quiborax cambió su status de ser empresa boliviana a ser chilena.

El proceso penal por falsificación contra Quiborax ya tuvo un condenado, David Moscoso, quien admitió su culpa y fue sentenciado a dos años de cárcel, aunque se benefició del perdón judicial.

Mesa cuestionó que la AEMP y la Fiscalía se hayan retirado del juicio contra los restantes acusados de Quiborax, tomando en cuenta que ya hubo un condenado que admitió la culpa.

La Procuraduría argumentó que el tribunal de arbitraje emitió una medida cautelar para levantar los procesos contra Quiborax, sin embargo, Mesa aseveró que el laudo no obliga a Bolivia a extinguir ningún proceso penal.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

El Colegio de Comunicadores Sociales de Tarija ya tiene su personería jurídica y está organizando la elección de sus dirigentes. En buena hora la organización de los profesionales en el área de la comunicación, desde donde puedan normarse las reglas éticas para los profesionales no solo de los medios de prensa, sino también de las instituciones públicas como privadas.

RESTA

La respuesta esquiva de la Dirección de Ingresos Municipales respecto a la falta de controles a las tiendas que ofertan productos de contrabando, desligando toda responsabilidad, cuando es una realidad palpable en el centro de la ciudad como en diferentes barrios de la capital.