DOM
NOV
18
DOM
NOV
18

LA COLABORACION COMO ESTRATEGIA EN LA LUCHA CONTRA EL CRIMEN ORGANIZADO






12 julio, 2018

La colaboración como estrategia en la lucha contra el crimen organizado

* Cnl. DESP. Vladimir Yuri Calderon Mariscal

La era de la globalización, trajo por añadidura la apertura de fronteras y la caída de las barreras comerciales. Como efecto colateral de este fenómeno, las comunicaciones, el comercio, y el acceso a nuevas tecnologías se han expandido considerablemente. Sin embargo, de manera directa se ha producido también una evolución de la actividad delictiva, que ha encontrado un caldo de cultivo adecuado que se nutre de las ventajas y exigencias de la apertura de los mercados. Esto representa el “lado oscuro de la globalización”, algo de lo que muy pocos quieren hablar. De ahí, se están forjando fortunas como resultado del trafico de drogas, armas, órganos y personas que conlleva todo un conjunto de delitos. Todos los años los grupos de delincuencia organizada lavan enormes sumas de dinero de procedencia ilícita a la sombra de corruptos y desleales.

La delincuencia organizada y las practicas corruptas van de la mano, ya que la corrupción facilita las actividades ilícitas y dificulta la intervención de los organismos encargados de hacer cumplir la ley. La lucha frontal contra la corrupción, por lo tanto, es esencial para combatir la delincuencia organizada. Se podría afirmar, con mucha seguridad, que se ha establecido un nexo entre los grupos: delictivo, la corrupción y el terrorismo. Por ejemplo, algunos grupos terroristas han recurrido a la delincuencia organizada para financiar sus actividades. Por lo tanto al aplicar correctamente las leyes en materia de lucha contra la delincuencia organizada, el fomento a la capacidad de hacer cumplir la ley y la promoción de la cooperación internacional en la lucha contra la delincuencia organizada y las practicas corruptas, también fortalecen la capacidad de combatir el terrorismo.

La corrupción, mas impunidad, se traducen en un bajo rendimiento de lucha contra el delito, haciéndose imprescindible la acción conjunta contra el crimen organizado, es decir la colaboración entre la institución policial y la sociedad civil, autoridades, organizaciones sociales, educativas, religiosas y todas las fuerzas vivas de la sociedad, constituyéndose en importantes “alianzas estratégicas”.

La presencia de las organizaciones criminales ha generado una percepción social sesgada de incertidumbre y desconfianza en las fuerzas publicas de seguridad, por lo que se considera necesaria la formulación de una política criminal que abarque, estrategias en las áreas de educación, salud, trabajo, seguridad social, entre otras, para mejorar las condiciones adversas que puedan propiciar el surgimiento de nuevas organizaciones delictivas. Deben implementarse estrategias orientadas a atacar a los grupos de crimen organizado, y enfocada al estudio y comprensión de las causas y circunstancias que lo motivan y le interesan, ya que para combatir a la delincuencia organizada resulta necesario tener en cuenta su origen y nacimiento.

La colaboración entre los diversos actores encargados de combatir a la delincuencia organizada a nivel local, nacional e internacional, no es tarea fácil. Un elemento central que hay que resaltar es que si no se estimula la cooperación entre policías, fiscales y jueces, la consecuencia de la falta de acción será crear nuevas victimas de la delincuencia. Esta vendría a ser una consecuencia de la incapacidad de compartir información, de unificar criterios, de asumir el rol constitucional que cada actor detenta; y comprender finalmente que la seguridad de nuestras familias están en juego, por tanto la COLABORACION ES UNA CUESTIÓN DE VIDA O MUERTE.

* El Cnl. Calderon es el Agregado Policial en la Embajada del Estado Plurinacional de Bolivia en Washington DC. EE.UU

SACA PUNTAS

mas
SUMA

La oficina del Defensor del Pueblo, la Armada Boliviana y otras instituciones de Bermejo se sumaron este fin de semana a la campaña nacional contra la trata y tráfico de personas.

RESTA

Es lamentable que el olvido y la dejadez hayan llegado al bosquecillo de Juan XXIII, al ser un espacio pintoresco en otros tiempos que  luce hoy desdibujado en relación a la imagen que tenemos grabada en la retina.