DOM
SEP
23

EL CONTRABANDO NUESTRO DE CADA DÍA 





9 julio, 2018

De que el contrabando campea por nuestra ciudad, no queda duda alguna, nadie debe sentirse aludido ante una realidad tan grande como el sol, sucede que nuestra economía está marcada por este fenómeno y más en nuestra condición de frontera con la Argentina. Los vaivenes cambiarios son la hamaca en la que se mece el contrabando aunque por la calidad de muchos productos extranjeros, hasta con un precio más elevado se siguen vendiendo.

Las autoridades lo saben y luchan pero parecería imposible frenar esta ilícita actividad, las tiendas del centro y de la periferia lucen mercadería que no tiene un sello de ingreso al país y por supuesto no cuenta con el respaldo sanitario necesario. Al consumidor parece no importarle porque le basta con los controles que se hacen en esta nación vecina, más estrictos y garantizados dicen algunos. Por eso es que nadie les hace mala cara y los compra sin mayor inconveniente. La feria de la “Víbora Negra” y la de Villa Fatima, son vitrinas enormes de productos de contrabando y nadie dice nada, no se puede justificar pero ahí están a vista y paciencia de todos.

Es muy cierto que varias instituciones y sus responsables hacen el mayor esfuerzo pero aún así resultan insuficientes, el contrabando encuentra sus propias formas y caminos para llegar hasta nuestros mercados y de ahí hasta nuestros hogares. No se trata solo de productos comestibles, la gama es bastante variada y al alcance del demacrado bolsillo del tarijeño, que anda buscando como ahorrar lo más posible y comprar lo que necesita al precio más bajo. Debemos ser tajantes al afirmar, sin embargo, que el contrabando daña profundamente la industria nacional y genera el cierre de empresas y la pérdida de fuentes laborales. Como quien dice, es una actividad que más temprano que tarde resulta letalmente nociva para el país y sus habitantes. Es evidente también que no hay conciencia ciudadana para no comprar productos que tengan este origen pero más puede la magra economía familiar, que exige día a día y aprieta de manera constante.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

La propuesta realizada por el Sedeges para que la ropa incautada por la Aduana Nacional en los últimos operativos efectuados en la ciudad de Tarija sea donada a los hogares de acogida, como a los sectores más vulnerables del municipio.

RESTA

Siguen los chaqueos con la complicidad de las mismas comunidades campesinas que tratan de encubrir a los responsables de los incendios que son registrados, mismos que ponen en riesgo el medio ambiente e incluso la vida de los habitantes de estas zonas.