VIE
NOV
16
VIE
NOV
16

Juan Pablo, el “preso olvidado” por 20 años en una cárcel






2 julio, 2018

Tiene el alias de Tigre, fue condenado por el asesinato de un vecino en el año 1991

SAÚL CARDOZO/ BOLINFO TARIJA
(elPeriódico-julio 02/2018) Para Juan Pablo, la vida se detuvo el 16 de abril de 1991. En esa fecha ingresó al penal de Morros Blanco preventivamente por la muerte de un vecino en San Lorenzo, al que mató durante un robo de poca importancia y por el que acabó siendo condenado a 20 años de cárcel.
Desde entonces, la vida de Tigre, como le dicen en este centro de reclusión, acababa en los muros de la prisión, donde durante todo ese tiempo, no recibió una sola visita de sus familiares. “En ese entonces me quedé prácticamente solo en esta vida”, contó.
En esos 20 años, no pudo realizar ni una sola salida al exterior, salvo en las escasas ocasiones en que fue trasladado al Palacio de Justicia para sus audiencias respectivas.
“Fue uno de los presos más antiguos del penal de Morros Blancos, también se le conoce como el Tigre, incluso por los mismos efectivos policiales, quienes estuvieron en custodia del interno.
“Cuando cumplí mi condena salí a un mundo que solo conocía a través de la pequeña televisión que había dentro del penal, que fue una de sus escasas distracciones durante dos décadas”, dijo.
Contó que probablemente habría seguido en el olvido más absoluto de no ser por el que fuera su compañero de celda durante siete años, hasta el 2005, a quien contó todo lo que le pasaba y lo que había hecho, además del arrepentimiento que tenía.
“Cuando salió de la cárcel mi compañero de celda, durante varios años me aseguró que regresaría para ver cómo me iba y después de varios días, él llegó al penal cumpliendo su promesa, convirtiéndose así en la primera visita que recibía en más de diez años”, comentó.
Preguntando sobre la situación actual de su amigo, Juan Pablo respondió que está pasando por problemas emocionales.
“Es alguien muy envejecido, encerrado en sí mismo y desmoralizado por lo que había vivido dentro de la cárcel, pero no puedo contradecirlo, porque lo mismo me pasa a mí, que pese a estar ahora libre, no puedo dejar de pensar que mi vida pudo haber sido diferente”, describió.

Antecedentes
El Tigre, quien ahora tiene 48 años, contó que el año 1991, se encontraba consumiendo bebidas alcohólicas con unos supuestos “amigos” y ellos comenzaron a “llenarle la cabeza”, diciéndole que al lado de su casa, vivía una familia que tenía “mucho dinero”, indicándole que durante los fines de semana, los hijos salían, dejándolo solo al padre.
Fueron a la casa y vieron al dueño trabajando sus tierras. “Entonces ingresamos y comenzamos a buscar primero dinero, luego vimos artefactos eléctricos, como estábamos con tragos hicimos ruido, lo que alertó al dueño de casa, quien llegó de repente, ahí lo único que atiné es a agarrar un cuchillo que había por el lugar”.
El entonces joven lo apuñaló al dueño de la casa, “luego salimos corriendo y nos escapamos”, dijo.
Como se llevaron artefactos de la casa, fue más fácil para la Policía, porque encontró un televisor que uno de los cómplices estaba vendiendo y así llegaron a los demás.
“Cuando volví a mi casa, vi a mucha gente, incluso mis familiares en la casa de al lado ayudando a consolar a los hijos de mi vecino a quien acuchillé, que había fallecido desangrado”, contó.
Pablo, relató que al tercer día del hecho, la Policía llegó a su casa directamente a sacarle para llevarlo a la cárcel. “Estaba tomando té y los policías ingresaron a mi casa y me aprehendieron e indicaron a mis padres que en ese entonces aún vivían que había matado a mi vecino, ni siquiera pude negarme, porque los otros dos ya me habían delatado”, aseveró.
Desde ese entonces, ningún familiar volvió a verlo, sus hermanos que eran menores, al parecer se olvidaron o decidieron olvidarse de Pablo.
“Tampoco quiero volverles a buscar, no quiero que recuerden y que así puedan vivir en paz, yo ahora libre sigo con mi vida y a seguir adelante con lo que sé hacer, la carpintería”, relató. (eP).

El APUNTE
Su sentencia

Minutos antes de escuchar la pena de cárcel que le tocaría cumplir, dijo que su peor miedo era que sus padres le olvidaran, lo que terminó por suceder. Aseguró además estar arrepentido y que había aprendido de sus errores.
“No hay un día de mi vida que pido volver el pasado y llegar a ese lugar donde estaba tomando con esas personas y no hacerles caso, además de no agarrar ese cuchillo; pero no se puede, por eso lo único que hago es pedir perdón a Dios”, añadió.
Indicó que su abogado que le defendía, hizo todo lo posible para que no le condenen a 20 años; sin embargo, “fue imposible”, porque sus cómplices quienes fueron procesados por robo, le habían “vendido”, responsabilizándolo de todo a él

SACA PUNTAS

mas
SUMA

Al culminar ayer al mediodía en el hotel Los Parrales el I Foro Nacional de Marcas Territoriales y Marca País, los organizadores como participantes calificaron el evento como “positivo” para el enriquecimiento de estrategias de promoción del turismo, además de la producción local.

RESTA

La falta de mantenimiento de los parques en la ciudad de Tarija. La caída de una parte estructural de uno de los juegos fue con suerte, pues pudo haber dejado víctimas fatales, algo que la Alcaldía no tomó en cuenta. Una irresponsabilidad gigante.