SAB
SEP
22

Consejos para tomarte una foto “así como que no te das cuenta” para tu Instagram






29 junio, 2018

Cultura Colectiva

Porque ya no te gustan las selfies y preferirías no salir en la foto familiar antes que decir “whisky” frente a una cámara. Esta modalidad de fotografía en Instagram te podría salvar la vida.

Olvídate de espejos, selfie-sticks y todo lo que compraste en 2015 para tomarte “la selfie perfecta“, la misma que sólo te hizo lucir como una persona solitaria y sin atención frente a todo el mundo. Mejor consigue a alguien capaz de “sorprenderte” con una cámara tomándote una foto justo en el momento menos esperado. Desde hace algunos meses estas despistadas fotos se han apoderado de Instagram y todas las redes sociales como una tendencia bastante llamativa, debido a que la visión se abre mucho más y muestra un escenario increíble que ni las selfies, con todos sus inventos, habían enfocado.

Gracias a estas fotos, es posible mostrar el estilo de vida que llevamos y queremos que todo el mundo conozca. Es justo ese aparente desinterés hacia la cámara que hace de estas tomas mucho menos forzadas que una selfie. Quien opta por una “como que no me doy cuenta” puede ser mucho más libre, se aleja del absurdo hecho de tener que sonreír en todo momento y puede asumir una pose mucho más despreocupada. Al final de cuentas, si las fotografías se hicieron para capturar un momento memorable, ¿por qué arruinarlo con una mueca fingida?

Aunque suponen un modo mucho más libre de adornar tus redes sociales, incluso para tomarte este tipo de fotografías necesitas seguir unos cuantos consejos para realizarlas.

¿Has visto esas fotos donde alguien toma de la mano a su fotógrafo como diciendo “sígueme”? Si quieres demostrarle al mundo que te la pasas viajando con tu pareja o amigos, definitivamente necesitas algo así.

Acéptalo, quieres presumir tu comida. Si te da pena dar un aspecto muy bobo tratando de enfocar tu plato en medio de un restaurante, pídele a alguien que te tome una “sorpresiva foto” mientras comes. Eso sí, siempre cuida que tu plato no luzca como un desastre.

La más utilizada por todo mundo, pero también la más efectiva, es esa foto en la que tienes una pose pensativa mientras miras hacia el horizonte. Este tipo de fotos dan la impresión de que a alguien le enamoró tu reflexivo rostro y quiso guardarlo para siempre.

Para este tipo de fotos siempre es necesario llevar un outfit increíble. Piensa que estas imágenes inspiran a muchas personas a tratar de lucir como tú, así que dales algo bueno que admirar.

Juega con las luces y la sombras del lugar en donde te encuentres. Por ejemplo, si estás en un espacio con persianas, experimenta con las hojas para crear líneas que resalten o escondan algunas partes de tu cuerpo.

Ya sea manejando, a punto de escalar una montaña o acariciando un animal exótico, las fotos en donde apareces realizando actividades poco comunes —al menos para ti o tus amigos—, como si éstas fueran parte de tu rutina diaria, son la razón por la que existen este tipo de fotos. Así que muestra un poco de seriedad durante un par de segundos y luego sorpréndete todo lo que quieras.

Sin quieres probar que estuviste en un lugar exótico, tómate una foto con este paisaje de fondo. Ya sea contemplando sus maravillas o simplemente caminando a través de sus calles, cualquier pose ─mientras no mires a la cámara─ será perfecta.

Aunque uno de los mejores consejos para hacerte estas fotografías es que luzcas siempre arreglada, trata siempre de ser tú. Sobre todo porque tomarte una foto para Instagram ya no es una actividad de una sola persona, sino que debes incluir a alguien que sostenga la cámara por ti y te saque de la absurda soledad de la selfie.