MIE
JUL
18

A la LIBO en flota, el periplo de los representantes tarijeños





29 junio, 2018

Por Eduardo Ávila

Sabemos que las distancias en nuestro país son grandes, el trasladarse de una capital de departamento a otra por tierra, es una aventura/experiencia que no a todos les encanta, esto debido a las largas horas de viaje (mínimo 10 al más cercano) y las incomodidades y peligros que se corre en los mismos.
Ahora imagínate que eres un tipo de mínimo 1,90 metros de estatura, que no entra cómodo en un asiento, que eres deportista y te debes comer horas inmóvil o sentado; y que para colmo, no ganas dinero alguno y solo quieres representar a un Departamento en la única liga profesional deportiva nacional que tiene equipos Tarijeños (y siempre candidatos) en sus listas.
Esa es la actual y cruda realidad de nuestros clubes representantes en la LIBOBASQUET 2018, esto debido a un “recorte” presupuestario del SEDEDE, dependiente de la Gobernación más rica del país; el cual luego de años de haber apoyado con este beneficio, decidió que ya no es el momento de apoyar al único deporte que da alegrías a los sufridos Tarijeños.
Entiendo el discurso de la crisis y de la época de austeridad, pero me pregunto ¿No vale la pena invertir un poco en el Deporte?, hoy no tenemos más equipos en otras circunstancias iguales; ¿Es tan imposible aportar un poco más, para que estos jóvenes en un 90% amateurs, puedan trasladarse en mejores condiciones a sus partidos de visitante?.
El equipo de Vikingos en esta semana tuvo que viajar a dos compromisos de visitante, sumale que pierdes mínimo 3 días entre el viaje y el partido, hablamos que casi toda la semana estuvieron afuera; ¿porque es importante este dato?, consultando a los dirigentes, estos me afirman que tuvieron que viajar con la mayoría de los jugadores juveniles y los extranjeros, como es un deporte amateur, los titulares tuvieron que quedarse por sus compromisos laborales, por supuesto el resultado deportivo es la desventaja; la misma suerte correrá La Salle en las próximas semanas.
Vikingos y La Salle no solo son representantes de la ciudad, son los primeros campeones de esta versión profesional del Básquet Boliviano, La Salle en las 2 primeras versiones y Vikingos en la tercera. Entonces la ilusión en miles de fanáticos de este deporte aflora en cada LIBO, todos queremos repetir la historia de ver algún chico tarijeño alzando una copa con las lágrimas en los ojos.
Esos pibes que se matan entrenando, que ahora tienen que decidir entre jugar, estudiar o trabajar porque los viajes se hacen eternos, y que aún así deciden jugar, aunque implique una aventura digna de Odiseo para poder volver y decir que pueden ser campeones.
Por esos pibes, por los dirigentes que sufren hasta para conseguir el agua del partido (y lo vivo a diario), por los que amamos este deporte, yo me pregunto ¿Podremos hacer un sacrificio?. No creo que el departamento se quede en quiebra por ellos, y si es así, mejor invertido que en muchas cosas sin sentido.