VIE
SEP
21

México: 133 políticos asesinados en la campaña electoral más violenta






28 junio, 2018

El comercio

Ciudad de México. Un total de 133 políticos han sido asesinados desde que comenzó en setiembre el proceso electoral en México y que culmina este domingo con las elecciones presidenciales, informó a la AFP este jueves la consultora Etellekt.

De esa cifra, 28 eran precandidatos y 20 más candidatos, añadió la firma especializada en análisis de riesgos y políticas públicas.

La consultora aseguró que esta es la campaña electoral es la más violenta desde la transición de 1997.

Las elecciones del domingo son las más grandes en la historia del país: se renovarán más de 18.000 puestos, incluidos los curules del Congreso bicameral.

El último episodio sangriento contra políticos ocurrió el miércoles en el estado de Michoacán, donde un alcalde interino fue asesinado a balazos cuando circulaba en su automóvil en la localidad de Buena Vista Tomatlán a plena luz del día.

De los 133 políticos asesinados, 17 eran mujeres, y además medio centenar de familiares de militantes de distintos también han sido ultimados.

“Esta violencia se ha concentrado en el ámbito local, al menos el 71% de todas estas agresiones han sido en contra de autoridades electas y candidatos que aspiran a puestos del ámbito local, sobre todo alcaldías y legisladores municipales”, comentó el director de la consultora, Rubén Salazar a la radiodifusora Grupo Fórmula.

En comparación con el proceso electoral deL 2012, la cifra de políticos asesinados es diez veces mayor ahora.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

El Colegio de Comunicadores Sociales de Tarija ya tiene su personería jurídica y está organizando la elección de sus dirigentes. En buena hora la organización de los profesionales en el área de la comunicación, desde donde puedan normarse las reglas éticas para los profesionales no solo de los medios de prensa, sino también de las instituciones públicas como privadas.

RESTA

La respuesta esquiva de la Dirección de Ingresos Municipales respecto a la falta de controles a las tiendas que ofertan productos de contrabando, desligando toda responsabilidad, cuando es una realidad palpable en el centro de la ciudad como en diferentes barrios de la capital.