MAR
JUL
17

12 cosas que evitarán tengas una relación tóxica con tu pareja






25 junio, 2018

Cultura Colectiva

¿Has sentido que todas tus relaciones sentimentales toman el mismo derrotero, iniciando en el paraíso y terminando en el infierno?

La naturaleza del hombre lo guía inexplicablemente a cometer una y otra vez los mismos errores. A repetir patrones que creía superados, incluso a esperar con ingenuidad obtener un resultado distinto cuando siempre actúa del mismo modo. Es posible que tanto tú como tu pareja contaminen y viertan un poco de lo peor de ustedes cuando en realidad una relación debe ser lo opuesto, una complicidad construida sobre la base de las mejores cualidades de cada uno. Para evitarlo, sigue estos consejos y lo más importante, mantente siempre real:


No te sientas superior a tu pareja

Cuando dos personas están juntas y tienen una relación de cualquier índole en la que cada uno se reconoce como igual, se les llama “pareja”. Puede ser que tengas una vida laboral más “exitosa” que tu pareja según tu percepción, que tu sueldo sea mayor o bien, siempre habrá alguno más hábil en distintas actividades, pero nada de eso significa que puedes tratar a esa persona (y básicamente a ninguna otra) con superioridad o altanería. Fracaso seguro.


Evita los celos

Es por todos sabido que cuando los celos dominan una relación, los principios básicos de confianza se carcomen poco a poco y a pesar de que ambos sientan un gran amor el uno por el otro, la inseguridad hace imposible que sse mantengan juntos. Todos sienten alguna pequeña dosis de celos en algún momento, la clave es no descontextualizar esa inseguridad y hablar sobre ella tranquilamente entre ambos.


Aprende a comunicarte y a escuchar

Es todo un cliché: la comunicación es la base del éxito en pareja. Pero dista mucho de ser tan simple. Entenderse, plantear sus temores, dudas, inquietudes, molestias, alegrías, expectativas e ideas de cualquier índole es lo más difícil de conseguir en una relación. Es necesario un canal de comunicación, una voluntad sincera y el conocimiento de ambos. Dos personas crean un lenguaje sofisticado, una vía compleja que debes alimentar externando tu opinión y poniéndote todo el tiempo en el lugar de tu pareja para entender lo que quiere decir.


Sé receptivo

Comunicarse va mucho más allá del habla. Si eres un buen observador y dedicas tiempo a escuchar a tu pareja, entenderás que en ciertos momentos ella se siente más cómoda para charlas sobre temas difíciles o que le pasa algo que aún no comparte contigo, a través de todo lo que dice su expresión corporal. Ocupa todos tus sentidos y tendrás frente a ti una serie de señales que muy difícilmente mentirán sobre el sentir de tu pareja.


Acepta tus errores

Para que las cosas se compliquen solamente hace falta que alguno de los dos cometa un ligero error, incluso sin pensarlo. Todas las relaciones humanas están forjadas de la esencia que caracteriza al ser humano, su tendencia con toda certidumbre a cometer errores. A veces el egoísmo domina una relación y se pierde la objetividad. Debes ser crítico para aceptar las distintas causas de un problema, sobre todo si contribuiste en gran forma a su desarrollo.


Aprende a disculparte

Actuaste sin pensarlo y cometiste un grave error. No te expresaste correctamente y tus palabras dieron pie a una discusión. Ya que conoces la importancia de aceptar tus errores, el siguiente paso para resolver los conflictos sanamente es aprender a disculparte. No se trata de una cuestión de trabajo para enviar correos electrónicos o mensajes instantáneos, es necesario hacerlo personalmente, expresando con sinceridad lo que sientes.


Discute para encontrar una solución, no para tener razón

Las discusiones comunes de pareja pueden subir de tono si alguno de los dos está cegado por mostrar que invariablemente, tiene razón. El diálogo se rompe y sube la intensidad porque se abandonó la noción de encontrar una solución y cada uno pelea en frentes opuestos en busca de reconocimiento. Nunca olvides que la idea es resolver una situación complicada juntos, no dividirse y luchar por quien tiene la razón.


Sé solidario

Un principio básico en las relaciones de pareja es la solidaridad. Si esa persona especial está pasando por dificultades familiares, laborales o de cualquier índole, no basta con escucharlo, hay que actuar. Ofrece tu apoyo desinteresado, demuestra que no solamente estás en las salidas y los momentos agradables, sino que consideras a tu pareja como una compañera de vida y por lo tanto, estás dispuesto a vivir a su lado cada uno de sus matices, tanto los momentos alegres y de plenitud como los amargos y complicados.


Evita la intromisión de tu familia en la relación

Este tema que aparentemente parece superado por los adultos mayores, influye para mal en muchas relaciones y de la misma forma que los celos, es capaz de terminar desbaratándolas si no se atiende con inteligencia. Lo que tu familia crea sobre tu pareja es un juicio propio que nada tiene que ver con el tuyo, ni con la base de principios en los que supones debe basarse su relación y que acuerdas día a día con esa persona. Permitir que un familiar se entrometa es una de las formas más absurdas de echar a perder una vida en pareja.


Conoce todo lo que esa persona es, además de tu pareja

Si sientes un amor desinteresado, tendrás la imperiosa necesidad de conocer más de esa persona. Quiénes son sus mejores amigos, cómo es su familia, que le gusta hacer además de lo que comparten juntos… Compartir tu esencia es la mejor forma de mostrar quién eres. De forma contraria, interesarse por todo lo que es esa persona fuera de la relación es un ejercicio de conocimiento entre ambos.


Demuestra lo que sientes

A algunas personas les cuesta demasiado demostrar sus sentimientos, pero en realidad es tan sencillo como se escucha. La clave no está en hacerlo por medio de regalos caros o palabras sofisticadas, simplemente déjate llevar por ese sentimiento que ahonda en tu pecho y busca a cada instante su forma de expresión. Puede ser a través de un detalle, una pregunta o directamente. Sólo déjalo salir y asegúrate que llegue a su destinatario con la misma intensidad con que lo sientes.


Encuentra tiempo de calidad para ambos

Puede parecer una estupidez, pero en el vértigo de la sociedad contemporánea, a veces la gente se ocupa de las cosas menos importantes y las que en verdad interesan ,como la vida personal, terminan diluyéndose. Si amas a alguien, siempre encontrarás un hueco en tu calendario para pasar tiempo de calidad a su lado. No importa que no se trate de un restaurante lujoso, las mejores vacaciones o una cita de lo más romántica. El hecho está en olvidarse de todo lo demás el tiempo que pasen juntos y compartan todo lo que necesitan expresar.


Las relaciones son tan sencillas o complicadas como ambas partes lo quieran. ¿Alguna vez has pensado lo difícil que es salir con una persona, en contraposición con alguien con quien la química se da sola? Es solamente el reflejo de que si existen dos voluntades que apuntan hacia el mismo sentido, la posibilidad de estar juntos y sortear cualquier cantidad de vicisitudes siempre estará latente.