VIE
SEP
21

El ‘Bolivia dijo no’ calienta pugnas del MAS y colectivos






24 junio, 2018

ERBOL

Colectivos ciudadanos aseguraron que pese a las críticas del presidente Evo Morales, continuarán con la defensa del 21F bajo la consigna “Bolivia dijo no”, en una antesala de lo que será la disputa electoral con el MAS con miras a las elecciones generales.

Los activistas defienden el resultado del 21 de febrero de 2016, cuando el 51% de los bolivianos rechazó la repostulación del presidente Evo Morales para el próximo año.

De hecho el Jefe de Estado en un mensaje directo dijo este sábado que frente a la “reacción de los reaccionarios, de los opositores” y aseguró que “la derecha, diga lo que diga, haga lo que haga, mienta lo que mienta, igual vamos a seguir ganando las elecciones, porque el proceso es del pueblo”.

Horas antes los exdefensores del pueblo Rolando Villena y Waldo Albarracín rechazaron las declaraciones del presidente Morales quien dijo que “defender los resultados del referéndum del 21 de febrero de 2016 es defender la mentira y defender a la derecha”.

Villena cree que el jefe de Estado “está preso del error, de la desesperación porque sabe que el tiempo se le ha terminado. Las elecciones del 2019 van a ser la receta más contundente, si acaso el gobierno insiste en repostularse”.

Por su lado Albarracín afirmó que Bolivia está “indignada” por la “negativa señal” que Morales que da al país al indicar que la Constitución no vale y por ello anunció que masificarán las movilizaciones contra la intención del Movimiento Al Socialismo (MAS).

SACA PUNTAS

mas
SUMA

El Colegio de Comunicadores Sociales de Tarija ya tiene su personería jurídica y está organizando la elección de sus dirigentes. En buena hora la organización de los profesionales en el área de la comunicación, desde donde puedan normarse las reglas éticas para los profesionales no solo de los medios de prensa, sino también de las instituciones públicas como privadas.

RESTA

La respuesta esquiva de la Dirección de Ingresos Municipales respecto a la falta de controles a las tiendas que ofertan productos de contrabando, desligando toda responsabilidad, cuando es una realidad palpable en el centro de la ciudad como en diferentes barrios de la capital.