MIE
JUL
18

Plantean alternativas para financiar mejor salud pública






23 junio, 2018

ERBOL

Diferentes actores del sector salud y especialistas, reunidos por el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA), plantearon diferentes alternativas para financiar un mejor sistema de salud pública, con miras a dar prestaciones al conjunto de la población mediante seguros gratuitos.

Las propuestas de profesionales y las experiencias de gobiernos subnacionales en este tema fueron recogidas en una mesa de trabajo y sistematizadas en la publicación denominada “Salud para todos. Las experiencias de los sistemas de salud locales en Bolivia”, que realizó el CEDLA en 2017.

Según el texto, en la mesa de trabajo se estableció que uno de los problemas que podrían afrontar los seguros de salud locales es la sostenibilidad económica, considerando los recortes en los presupuestos municipales y departamentales como efecto de la caída de los ingresos del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH).

“Asimismo, se coincidió en que la salud pública en Bolivia pasa por una crisis estructural en cuanto a la precaria infraestructura, equipamiento, el insuficiente personal médico y las limitaciones para garantizar el acceso a medicamentos”, señala la publicación.

El especialista Guillermo Cuentas presentó cifras que dan cuenta de la situación financiera de la salud pública. Señaló que para 2017 el Estado boliviano previó invertir 253 dólares per cápita en salud, cuando el promedio sudamericano estaba en 753 dólares.

Ante esa situación, el experto planteó aplicar impuestos específicos para financiar la salud, tal como se hizo en otros países. “Todos los bolivianos deberían tributar, cocaleros, futbolistas y otros. De modo que, si ampliamos el universo tributario vamos a tener más recursos”, dijo.

Como ejemplo mencionó que Japón cobra 10 centavos por cada dólar en llamadas a celulares, Australia aumentó impuestos a la minería, Hungría y Rumanía determinaron incrementar los tributos a la sal y al azúcar, y otros países establecieron impuestos a la comida chatarra.

En esa línea, Germaín Caballero, alcald