JUE
SEP
20

Alemania busca dar un golpe de timón






23 junio, 2018

– Una victoria no solo clasifica a los suecos a falta de una jornada, sino que anticipará la eliminación del país que conquistó del pasado Mundial

SOCHI
Suecia fue el punto de partida en la carrera de Joachim Löw como seleccionador de Alemania, en agosto de 2006 y hoy, casi 12 años después, se convierte en juez de una causa en pos del Mundial de Rusia que puede acabar anticipadamente este sábado en Sochi, o seguir vigente.
‘Jogi’, como es conocido popularmente, asumió en propiedad el banco de la Mannschaft, al que llegó en 2004 como ayudante de su amigo Jürgen Klinsmann y a partir de entonces comenzó a poner los cimientos del ‘Kurtzspielspass’, algo así como juego de pase corto.
La pareja Klinsmann-Löw se dedicó durante esos dos años a echar por tierra la rígida estructura de juego lateral, robótico y defensivo e imprimió un rol dinámico, veloz, ofensivo y versátil.
El debut de Löw como primer entrenador se produjo en un amistoso contra Suecia que ganaron sus pupilos por 3-0 el 16 de agosto de 2006 en Gelsenkirchen.
Suecia llega como líder del Grupo F junto a México, el verdugo de los germanos en la primera jornada.
Alemania no tiene nada y, por primera vez en su era como seleccionador, se asoma al abismo.
Para los críticos, la crisis ya se venía venir por la obstinación del entrenador de 58 años en mantener en su 11 titular a jugadores que hace tiempo están lejos de su mejor momento, como Mesut Özil, Sami Khedira y Jérôme Boateng.
Para dar un certero golpe de timón, hay tres opciones, la más conservadora, ratificar a sus once del debut y esperar una reacción rebelde que los absuelva de su mal partido en el Luzhniki de Moscú.
La segunda, daría un poder más ofensivo al equipo con dos movimientos en el tablero: Jonas Hector, que se perdió el debut por una gripe, en el puesto de Marvin Plattenhardt; y Marco Reus por el de Julian Draxler.
Poner de entrada toda la carne en el asador es la opción extrema que guarda el entrenador, aunque quizá no sea la primera.
La selección de Suecia alcanzó sus tres primeros puntos en el Mundial ruso por la vía de un penalti sobre Viktor Claesson que el árbitro salvadoreño Joel Aguilar solo sancionó dos minutos después gracias a la ayuda del VAR.
El capitán Andreas Granqvist lo cambió por gol y dio a los escandinavos la primera victoria en una primera jornada mundialista desde 1958.