JUE
JUL
19

Después de la muerte de Oti, tres versiones señalan tráfico de armas






22 junio, 2018

ERBOL

Tras la muerte de Víctor Hugo Escóbar alias el “Oti” en la cárcel de Chonchocoro y la posterior detención de su cuñado, el abogado Oscar Peña, surgieron versiones que vinculan al peligroso delincuente a un delito de tráfico de armas en el departamento de Santa Cruz y que al parecer no existen resultados de una posible investigación.

Escóbar murió a consecuencia de múltiples heridas cuando junto a su compañero Javier Flores, alias el “Tacobayo”, fueron atacados por otros internos. Flores fue llevado herido a un hospital de Viacha, donde confesó a la Policía Boliviana que el problema estaría ligado la disputa por una recompensa de 130.000 dólares por un caso de armas.

En horas de la mañana del 20 de junio, durante una conferencia de prensa junto al director de la Felcc coronel Jhonny Aguilera, el Jefe de la Felcc-Viacha suboficial Octavio Ventura, se salió del libreto porque dijo que Flores “refiere que los motivos del hecho fueron con relación a las armas de fuego que fueron introducidas por el grupo PGR de Brasil a Bolivia, mismo que tenían una recompensa de 130 mil dólares americanos”.

Esta afirmación despertó la curiosidad de los periodistas que consultaron al coronel Aguilera, quien enfrentó el apuro afirmando que el dato tiene carácter referencial y debe ser corroborado en las siguientes horas.

Aguilera pidió cortar micrófonos para luego abordar al suboficial a quien le preguntó “de dónde sacas eso de las armas”. “Eso dice él”, responde Ventura. “Sí pero qué constancia tenemos nosotros…” replica el coronel, según se escucha en el audio en medio del ruido por el recojo de micrófonos.

Luego el mismo día, en horas de la tarde, surgió un audio grabado por Oscar Peña ante la llamada del representante legal del Ministerio de Gobierno en Santa Cruz, Vicente Avalos, quien no explica el motivo de su contacto, pero recibe una serie de reclamos de su interlocutor.